18° GUATEMALA
15/08/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Opinión
Opinión
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

De política no se habla en la mesa

Juan Diego Godoy
26 de mayo, 2021

Evidentemente no soy politólogo ni analista ni mucho menos, y por esa razón considero que es  más que oportuno para quienes nos desempeñamos en otras profesiones y áreas, hablar de  política. Es justo, necesario e inevitable. Y hacerlo en la mesa, en las reuniones sociales y donde  sea, debe ser una costumbre y no un tabú.  

Vamos a ello.  

Siempre me ha molestado una frase esa que suelen decirnos en algún momento de nuestra vida:  “Para evitar conflictos en las reuniones sociales, mejor no hable ni de política” (a la frase suele  añadírsele conceptos como “religión” y “fútbol”, pero para efectos de esta columna, los dejaremos  fuera). La frase, a nivel superficial, podría interpretarse como conciliadora. Claro, ante tantas  opiniones, ideologías y ofertas políticas, mejor callar para evitar discusiones. Pero si vamos al  fondo de ella, nos daremos cuenta que la frase en sí y todo lo que representa es, más bien,  uno de los grandes problemas que tenemos como sociedad. Se nos ha enseñado a evitar los  temas supuestamente polémicos cuando son esos los que conforman, en buena medida, nuestra  idiosincracia y que por lo mismo deberían discutirse abiertamente y con la madurez que exigen.  

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

¿Cómo no se va a hablar de abono cuando lo que se quiere es un bonito jardín? El problema es,  por ejemplo, que hemos permitido que ciertos conceptos peyorativos se adueñen de la política. La  corrupción, el despilfarro, la ineficiencia y el descaro son vicios políticos. Nadie lo duda. Pero  hablar de las plantas muertas no estropea el jardín. Al contrario, contribuye para mejorarlo. ¿Qué  lugares necesitan abono? ¿Qué plantas requieren sol? Lo mismo pasa la política. Ahora bien, del  jardín no solo se habla de sus fallos. Se comenta lo bien que le hace la sombra del árbol a esas  plantas y lo bonita que se ve la combinación de colores con aquellas especies de por allí. Lo  mismo debería de pasar con la política. La honestidad, el servicio, la dignidad y la honradez  también son características de la política, o mejor dicho, son virtudes que suelen quedar relegadas  en las discusiones porque se nos ha enseñado que el Gobierno es malo, que los políticos son  ladrones y que el sistema está podrido. Generalizaciones simplistas, nada más. Poco se nos  dice de la concepción original de Estado, de los beneficios de la democracia y de los  valores republicanos. ¿Cómo mejora y se motiva un atleta si solo nos empeñamos en señalar  sus faltas? 

Es cierto. Tenemos a la orden del día movimientos populistas, instituciones tomadas por  estructuras sombrías, amenazas a las libertades individuales y, por ende, colectivas, ideologías  radicales de derecha e izquierda con planes firmes para llegar al poder. Pero con toda esta peste  llamando a nuestra puerta, ¿cómo no vamos a hablar de política? Lo haremos en la mesa, en la  sobremesa, debajo de la mesa y aunque no haya mesa. Porque hablar de la situación del país  es el primer paso para cambiarla. Pero eso sí: lo haremos sin caer en discusiones centradas solo  en los vicios. Recordaremos las virtudes, las oportunidades, los sueños. Porque cuando los  ciudadanos comprendemos que vivimos en contextos de repúblicas cuyo fin es asegurar ideales  como la libertad, la democracia y la dignidad, entonces nuestras preocupaciones van en la línea de nuestra calidad de vida como sociedad y, por ende, de las instituciones y mecanismos para  asegurarla. De la política. 

@jdgodoyes / Sucríbase a La Columna Semanal aquí: https://chat.whatsapp.com/ GRfNaM5ZJt02Mn9sMkjSS8

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER