14° GUATEMALA
22/01/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Chapines en USA
Chapines en USA
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Cancelado y humillado; sentenciado y expuesto (Parte 3)

Juan Diego Godoy
14 de julio, 2021

Es, para sus críticos, la puesta en marcha de la tóxica idiosincracia puritana de los últimos  tiempos; la escrupulosidad excesiva en vía de lo políticamente correcto. Para sus simpatizantes,  es todo lo contrario; una especie de contrapoder en manos de las minorías que se rebelan contra  el status quo. En un mundo de grises que se empeña por alcanzar la utopía del blanco y del  negro, la Cultura de la Cancelación es otro más de los temas polarizadores del mundo actual.  

Vamos a ello. 

Para abordar el tema hicimos una división en dos bloques: los críticos y los simpatizantes. En esta tercera entrega van las conclusiones o lo que serían unos  apuntes al pie de la página.  

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

La Cultura de la Cancelación actual —porque siempre ha existido adecuada a sus tiempos y  contextos— se alimenta sobre todo de redes sociales como Twitter o Facebook, que permiten la  existencia proliferación de cuentas que o bien pueden ser anónimas y se refugian en ese  anonimato, o a pesar de estar bien identificadas, se refugian tras la sombrilla de la pantalla. Y es  que no es lo mismo decir las cosas cara a cara que tuit a tuit. También se alimenta en el  chismorreo de las calles y áreas comunes, pero ese chismorreo a perdido su importancia gracias  al auge del internet y al confinamiento por la pandemia del coronavirus.  

Las plataformas digitales deberían servir para dar voz a quienes han sido marginados y  mencionábamos en la columna anterior y también para la divulgación y discusión de ideas. Más  allá de eso, se cae en la toxicidad. Es inevitable. Las redes no son espacios para debatir, porque  es mentira que el debate como tal puede darse a tiro de publicaciones y “me gustas”. Son útiles  para conectar y concretar. Incluso para exponer —como lo hemos visto con el auge de  aplicaciones como Meet y Zoom— y para preguntar. Hasta allí. Más allá de eso, lo que conviene  es el tú a tú. Se comparten y se nutren más y mejor las ideas con un café o cerveza enfrente que  con una pantalla. No tengo pruebas pero tampoco dudas.  

Las redes tampoco son espacios para pretender hacer justicia sin Justicia, persiguiendo el  linchamiento digital como deporte nacional (uno con el que tal vez sí que nos colgaríamos varias  medallas y trofeos). Recordemos que es falso que todos los intentos de linchamiento en las redes  prosperan. Al contrario. Muchos fracasan. Sobre todo en idiosincracias como la nuestra que  tienen memoria de corto plazo. Hoy se lincha a fulano y mañana a mengano. Pasado mañana  nadie se acordará de fulano ni de mengano porque están entretenidos con sutano. Y así. No  confundamos el linchamiento con la denuncia. Esta última sí que tiene cabida en las redes y ha  comprobado su efectividad. Lastimosamente, la línea es muy delgada entre la denuncia y el juicio  digital.  

Cabe mencionar que aunque usted no lo crea, estoy convencido de que cada vez somos más  críticos y menos propensos a creer en todo lo que desfila por las plataformas. La credibilidad ha  decrecido parejo. Lo hemos sufrido los periodistas, pero también los amarillistas y faferos, los  comerciantes de desinformación y los netcenters. Justo pagando por pecadores, eso sí.  

Una de las grandes lecciones que nos deja la Cultura de la Cancelación es que hemos de  aprender a ver el gris en este mundo que fracasa cuanto más se vende como negro y blanco. A  dejar de etiquetar cada cosa como “buena” o “mala” y encerrarla en un cajón, sino mas bien  cuestionarla y considerar que, quizás y solo quizás, aquello planteado puede estar basado en un  razonamiento digno de nuestra atención. Hay una Verdad. Sí. Pero para llegar a ella hay muchos  caminos. También tenemos que trabajar en restaurar la confianza en el cambio de opinión de las  personas con ideas ajenas y en el respeto a los planteamientos que no comulguen ni con  nuestros valores, creencias o principios. Ni usted ni yo estamos siempre en lo correcto. Y por  favor, ¡que no desaparezca el sentido del humor y la ironía! 

@jdgodoyes 

Suscríbase a La Columna Semanal aquí: https://chat.whatsapp.com/GRfNaM5ZJt02Mn9sMkjSS8

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR