23° GUATEMALA
05/10/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

La evolución de la halterofilia

Warren Orbaugh
27 de septiembre, 2021

Este fin de semana, viendo a los jóvenes de menos de veintitrés años competir en el Campeonato Juvenil Europeo, que se celebra en Rovaniemi, Finlandia, del 24 de septiembre al 3 de octubre, me recordé de cuando empecé a competir a los veinte años. Y las cosas eran muy distintas entonces. El deporte del Levantamiento de Pesas Olímpico ha evolucionado considerablemente. En esa época se competía en tres ejercicios: FUERZA a dos brazos (Press); ARRANQUE a dos brazos (Snatch); y ENVIÓN a dos brazos (Clean and Jerk).

El Fuerza a dos brazos, llamado así por ser la potencia de los brazos y hombros el factor preponderante en su ejecución, al prohibirse el uso de cualquier ayuda o impulso que no provenga exclusivamente de la fuerza muscular de éstos, se ejecuta en dos tiempos. En el primero se coloca la barra horizontalmente delante de las piernas del atleta, quien debe tomarla con ambas manos y llevarla en un solo tiempo bien neto a la altura de los hombros, sea efectuando una “tijera” o flexión de piernas de importancia no limitada llamada “agachada”, y entonces asentando la barra sobre los hombros y clavículas, vuelve los pies a una misma línea paralela a la barra.

En el segundo, debe marcar un tiempo de detención de dos segundos, contados a partir de haber sido asentada la barra y haber adoptado una posición fija e invariable, y entonces, previa indicación del juez central se inicia la elevación de la barra, que debe ascender sin sacudidas ni arranque brusco, en forma continuada hasta la extensión simultanea de ambos brazos. Durante todo el transcurso de ese tiempo el atleta debe mantener su posición inicial con las piernas perfectamente estiradas, sin flexión de rodillas. Es un ejercicio que requiere mucha fuerza.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

El Arranque consiste en elevar la haltera, efectuando una “tijera” (estilo francés) o una “agachada” (estilo alemán), debiendo llegar a la completa extensión de los brazos en un solo movimiento.  En el estilo francés o de tijera, se tira hacia arriba lo más alto posible y se desplazan los pies rápidamente, uno hacia adelante y el otro hacia atrás en la forma más larga posible, evitando que la rodilla toque el piso.  En el estilo alemán o agachada, se tira hacia arriba lo más alto posible y rápidamente se sienta uno en cuclillas debajo de la barra.  Inmediatamente después, en ambos estilos, el atleta se incorpora hasta estar totalmente erecto y quieto demostrando control sobre el peso. Este ejercicio requiere mucha velocidad.

Los máximos pesos que el hombre ha levantado sobre su cabeza se han logrado mediante el estilo de Cargado Limpio y Envión.  Este se descompone en dos etapas perfectamente definidas: cargar el peso hasta la línea de los hombros y envión de éste por sobre la cabeza hasta extender totalmente los brazos.  El primer tiempo, cargado limpio, también llamado “cargado estilo inglés”, es el menos complicado de los dos.  Requiere de un potente despegue del peso y un buen tirón de espalda coordinado con una tijera (estilo francés) o agachada (estilo alemán) que permite recibir y fijar el peso en los hombros para luego incorporarse.  El segundo tiempo, más dificultoso por estar el peso más alejado del suelo y, por tanto, tener el centro de gravedad más elevado, consiste en enviarlo perfectamente por encima de la cabeza desplazando el cuerpo bajo la barra en una tijera corta (estilo francés) para evitar que el peso obligue a tocar la rodilla en el suelo y mantener los brazos y hombros perfectamente trabados, recoger el pie delantero primero y luego el trasero hasta la posición vertical y así demostrar dominio del peso. 

Se distingue el “cargado inglés o limpio” del estilo usado con preferencia por los forzudos profesionales del continente denominado “cargado continental”.  En el continental se carga el peso hasta el abdomen primero y luego doblando las rodillas y enderezarlas bruscamente acompañado de un fuerte tirón con los brazos llevando el peso a los hombros, en lugar de cargarlo directamente sin tocar el cuerpo (limpiamente) hasta llevarlo a los hombros como en el estilo inglés.

Los dos estilos de arranque, la agachada y la tijera, fueron durante un tiempo punto de controversia entre los levantadores alemanes y franceses hasta que Francia consiguió el control completo de la Federación de Halterofilia.  En una competencia en Alemania entre las dos naciones, los alemanes descalificaron a los levantadores que hicieron arranque en tijera, y en la próxima competencia en Francia, los franceses en represalia descalificaron a los atletas que hicieron el arranque en agachada.  En el Campeonato Mundial de 1931 en Luxemburgo, Moktar Hussein perdió su posibilidad de ganar el título mundial por traer atrás su pie delantero en el arranque en tijera.  Fue hasta en 1932 que los alemanes finalmente consideraron legal el arranque en tijera.  Pero cuando la Federación Francesa reescribió las reglas en 1935, insertaron una cláusula con la esperanza de desincentivar a los levantadores de hacer el arranque en agachada al convertir el levantamiento en ilegal si el levantador fallaba en incorporarse inmediatamente, algo que es muy difícil para un levantador en cuclillas profunda-

Debido a la dificultad de juzgar si el levantamiento de Cargado Limpio y Fuerza era ejecutado sin infringir las reglas, ya que los atletas podían inclinarse hacia atrás transformando el Fuerza de hombros casi en fuerza supina, las organizaciones de Levantamiento Olímpico decidieron quitar este levantamiento del deporte después de los Juegos Olímpicos de Múnich en 1972.  Esto ocasionó que muchos levantadores, particularmente fuertes – lo que era una ventaja en este ejercicio – y no tan flexible y veloces – características indispensables para el Arranque – optaran por dejar el Levantamiento Olímpico y se incorporaran al Levantamiento de Potencia, modalidad que enfatiza más el uso de la fuerza del atleta. El levantador olímpico pasó de ser un forzudo a un atleta con características parecidas al que practica el decatlón o a una combinación de forzudo y gimnasta.

La técnica también cambió. El uso de la tijera en la cargada y el arranque prácticamente desapareció de las competencias. Los únicos que la siguen utilizando son los viejos de mi edad que compiten en los campeonatos Master. Y la Cargada Limpia ya no es tan limpia. Antes debíamos alzar la barra hasta los hombros sin rozar parte alguna del cuerpo. La forma en que se hacía puede verse en videos antiguos donde superpesados como Norbert Schemansky levantaban. Ahora la cargada parece un “continental dinámico”, pues la barra toca el cuerpo. Primero se alza hasta pasar las rodillas, que aun dobladas se llevan hacia adelante rozando la barra con los muslos y luego golpeándola con la parte frontal de las caderas y enderezando bruscamente las piernas acompañadas de un fuerte tirón con los brazos se lleva el peso a los hombros. Ciertamente esta manera es más efectiva y ha permitido levantar más peso. 

No sólo cambió la cargada, sino que también, el envión. Ahora hay atletas que en lugar de hacerlo con tijera lo hacen con agachada. Este estilo fue introducido en las competencias por los atletas chinos y va adquiriendo popularidad, sobre todo entre levantadores ucranianos.

Y el control de dopaje ha evolucionado. Antes prácticamente no existía sustancia alguna que fuera prohibida. Ya para los años ochenta, la lista de sustancias prohibidas incluía sustancias como: Amineptine, anfetaminas, bromantan, cafeína, carledon, cocaína, efedrina, esteroides andrógenos anabólicos, antidiarreicos como Paregórico, remedios para el asma como Bitolterol o Alupent, analgésicos antinflamatorios como Vicodin o Demerol, medicamentos para resfriados como Benadryl descongestionante, Tylenol resfriados, Advil, Alka-Seltzer, y muchos otros. Ahora la lista es más extensa.

Ciertamente el deporte de la Halterofilia ha evolucionado – yo diría que para bien – y ahora al ser más técnico ha permitido levantar más pesos, como vi hacer a estos jóvenes europeos.

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER