19° GUATEMALA
17/05/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

La inteligencia económica, una herramienta importante para Guatemala

Melanie Müllers
29 de septiembre, 2021

El término “inteligencia económica” se utilizó por primera vez en el libro Estrategia competitiva: técnicas para analizar industrias y competidores, escrito por Michael Porter, profesor de la Escuela de Negocios de Harvard. Sin embargo, el término se volvió muy popular en la década de 1990 después de la publicación del informe de Henri Martre titulado “Intelligence economique et Strategie des enterprises” en 1994. Este tema llamó mucho la atención al Gobierno de Francia, por lo cual, creó un cargo de Alto Representante para Asuntos Económicos en  Inteligencia al Primer Ministro en 2004, ahora cuentan con un Servicio de Información Estratégica y Seguridad Económica (P. Service de l’information stratégique et sécurité économiques, SISSE).

La inteligencia económica se puede definir como una estrategia, que es crucial para prevenir amenazas económicas a la seguridad nacional. Este término no se restringe a los servicios especiales sino que puede entenderse como acciones multidisciplinares como la identificación, búsqueda, evaluación, producción y distribución de información en materia financiera, económica y asuntos corporativos, de especial relevancia para las instituciones públicas y las empresas. Estas operaciones son iniciadas, conducidas y coordinadas por la administración pública con el fin de garantizar la seguridad nacional en materia de defensa de los intereses nacionales de las personas, empresas e industrias estratégicas en el país y en el exterior.

La inteligencia económica, trabaja con la  información relativa a la producción, distribución y consumo de bienes y servicios, las finanzas, los impuestos y otros aspectos de la economía de una nación o del sistema económico internacional. La inteligencia económica permite a una nación estimar la magnitud de posibles amenazas y también es valiosa para estimar las intenciones de un potencial enemigo. En tiempo de guerra, la inteligencia económica es un indicador principal para medir la capacidad del enemigo en sostener una guerra. Esto es particularmente importante cuando se analizan paises pequeños, como Israel, donde un conflicto requiere una movilización total y no puede sostenerse por mucho tiempo sin ocasionar graves problemas económicos.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

La inteligencia económica es fundamental para un pais, todas las entidades deben involucrarse en este proceso para fusionarse en una estructura bien organizada que se conoce como sistema de inteligencia económica. El sistema debe estar conformado de instituciones públicas (como servicios especiales, diplomacia, agencias de comercio exterior y sus sucursales en el exterior); corporaciones multinacionales; pequeñas y grandes empresas (tanto estatales como privadas); científicos y expertos. Existen varios modelos de sistemas de inteligencia económica en todo el mundo, que se basan en la tradición, la cultura, así como en la estructura y el potencial de la economía nacional. A pesar de estas diferencias, el principal objetivo de todos los sistemas de inteligencia económica es apoyar la toma de decisiones en lo que respecta a la política económica y los intereses económicos nacionales. En este contexto, cabe destacar los temas de investigación más importantes de la inteligencia económica, deben ser la competencia de mercado, la escasez de recursos naturales y los sectores estratégicos de la economía.

En un país como Guatemala, con la cantidad de remesas que se reciben es imperativo el pensar en inteligencia económica, por medio de un Observatorio de Remesas, que permita involucrar a todos los actores alrededor de las remesas. Con la finalidad de poder entender el comportamiento de las remesas y se pueda profundizar la inversión de las mismas y se utilicen de mejor manera para incentivar la inversión entre los hogares que reciben remesas como estrategia de desarrollo. Así mismo las instituciones financieras con la información recaudada pueden crear incentivos para el ahorro, ofrecer préstamos basados en el historial de remesas y proveer educación financiera para que los ciudadanos sepan administrar el poder económico que hay en sus recursos.

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER