18° GUATEMALA
24/09/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Retorno a lo primitivo

Es una total ficción suponer una estabilidad climática. Ahora, el punto es si el cambio es provocado por la acción humana, y si los efectos del cambio serán una catástrofe espantosa de escala mundial o no.

Warren Orbaugh |
24 de abril, 2022

Con respecto al recién pasado “día de la tierra” tengo algunos problemas con las proposiciones de aquellos que consideran al hombre como el cáncer del orbe porque, según ellos está alterando el clima. El punto no es si hay o no cambio climático. Sabemos que el clima cambia constantemente y que la tierra ha sufrido de épocas glaciares y cálidas a lo largo de su existencia.

La gráfica del climatólogo Cliff Harris y el meteorólogo Randy Mann muestra las variaciones en el clima desde el 2400 antes de Cristo hasta el 2019 después de Cristo. La temperatura de referencia como normal es de 14 grados centígrados.  Del 2400 A.C. hasta el 2000 A.C. la temperatura estuvo por encima de la media. De 1900 A.C. a 1500 A.C. la temperatura estuvo por debajo de la media en una era glacial conocida como la de la Gran Emigración. Volvió la época cálida, es decir muy por encima de la media, desde el 1500 A.C. al 550 A.C. La época más cálida se dio en el 1100 A.C. en los años del Éxodo del pueblo judío que abandonó Egipto. Del 550 A.C. hasta el 0 D.C. se dio otra era fría.

Por otro lado, durante el Imperio Romano, del 0 D.C. hasta el 550 D.C. se dio otro período cálido, por encima de la media. Durante el Oscurantismo –Alta Edad Media – la temperatura bajó nuevamente por debajo de la media dando como resultado la Era Glacial Medieval. Volvió a subir del 900 D.C al 1350 D.C., período que se conoce como Cálido Medieval. En esta época Erik Thorvaldsson, conocido como Erik el Rojo, descubrió la tierra que bautizó como Groenlandia –tierra verde. De 1350 D.C. a 1900 D.C. se dio nuevamente un período frío conocido como la Pequeña Era Glacial, donde la temperatura promedio descendió hasta 12°C. La temperatura volvió a estar por encima de la media hasta el 2008 cuando vuelve a bajar y los autores pronostican que llegará a su punto más frío en el 2019. Lo que pudieron observar es que cuando la radiación solar decrece, la temperatura global baja. Es una total ficción suponer una estabilidad climática. Ahora, el punto es si el cambio es provocado por la acción humana, y si los efectos del cambio serán una catástrofe espantosa de escala mundial o no.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Examinemos los problemas que tengo con la propuesta evidencia de los alarmistas que conozco. Primero tengo problemas con las mediciones del nivel del mar a escala global. Me parece imposible establecer un ascenso o descenso del nivel del mar en el mundo, ya que la referencia terrestre se compone de costas de sumersión y de emersión. Además, el calentamiento de las aguas del mar por encima de los 4° C provoca evaporación que enfría nuevamente el agua disminuyendo cualquier expansión volumétrica previa. El calentamiento y el enfriamiento, tanto de las aguas oceánicas, como de tierra continental y de la atmosfera, son procesos cíclicos, no permanentes, reversibles, que obedecen a la rotación y traslación terrestre, y a la desigual distribución de la radiación solar sobre la Tierra. Las fotos de la Nasa que muestran las contracciones y expansiones de la masa de hielo de la Antártica muestran que esta se da en el hielo sobre el agua y no significativamente sobre el continente. El hielo que está sobre el agua no cambia las cosas al derretirse.

También tengo problemas con el CO2. Éste no es dañino, sino por el contrario es una parte benéfica de la atmósfera. Provee alimento para las plantas. Más CO2 aumenta el crecimiento de la flora, lo que gracias a la fotosíntesis aumenta el oxígeno. Sabemos que 1 km² de bosque o 2 km² de pradera producen una media anual de un millar de toneladas de oxígeno. Además, los bosques consumen calor latente por evaporación, lo que reduce la temperatura ambiente. Pueden provocar una diferencia de temperaturas de hasta 3.5 °C entre el centro de una ciudad y los barrios extendidos a lo largo de una banda de vegetación de profundidad de 50 a 100 m.  Los científicos también nos han proveído con información que dice que en época de los dinosaurios el nivel de CO2 era cerca de diez veces mayor que el de ahora. La tierra era más cálida y húmeda, con copiosa y rica vegetación. No se estaba secando ni quemando. El efecto invernadero crea un medio ambiente más cálido y húmedo. Me parece que la imagen prevaleciente de un calentamiento global es innecesariamente pesimista.

También tengo problema con la disminución de la capa de ozono. El ozono es una molécula compuesta de átomos de oxígeno (O3), que se encuentra en extremadamente pequeñas cantidades en la estratósfera. El oxígeno normal que respiramos está compuesto de dos átomos de oxígeno (O2). La capa de ozono es inestable. Sus moléculas se pueden separar formando oxígeno y un átomo libre de oxígeno. Lo que puede separarla son gases como óxidos de nitrógeno, o de hidrógeno, o cloro. Sin embargo, el ozono es creado constantemente cuando la luz solar reacciona separando la molécula (O2) en dos átomos de oxígeno, que se combinan con moléculas (O2) formando otra vez (O3). Esto sucede una y otra vez, por lo que la capa de ozono no es algo que se puede rasgar. Por eso no hay tal agujero en la capa de ozono. El nombre es una manera desafortunada de designar el fenómeno que se da entre agosto y octubre cuando la cantidad de ozono sobre la antártica baja dramáticamente. Lo que causa la baja en la capa de ozono son los vientos del vórtice polar. Cuando se disipa el vórtice la capa vuelve a su estado anterior.

Tampoco ayuda el hecho de que el tema se haya politizado, dejando entrever que hay muchos intereses económicos en juego. Prácticamente se ha creado una industria del “calentamiento global”.  Se quiere elevar el costo de industrialización, lo que afecta mayormente a los países en desarrollo, para bajar la temperatura global 1°C. Y lo repito: la estabilidad climática es una ficción. La realidad es que todo está en cambio permanente.

Antes el hombre primitivo, que suponía que todo fenómeno natural era provocado por una voluntad inteligente, acreditaba los cambios de clima a los dioses. Ahora el primitivo moderno acredita los cambios de clima al hombre.

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER