21° GUATEMALA
04/12/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Transformación digital

La educación tendrá como compañera permanente esta transformación digital.

digital
Diana Brown |
09 de agosto, 2022

Un término de recién acuñación, formado por dos palabras, aisladas en solitario tienen un claro sentido, ya ahora en combinación, se amplía con una visión de 360°, abarcando la totalidad de aspectos modificados en su unión; la necesidad por unir herramientas e insumos variados, instalada con urgencia por el aislamiento físico provocado por la pandemia de Covid-19.

Si se busca la definición del término en las redes, se enfoca más hacia la vida empresarial: “La transformación digital es el proceso de sustitución total de métodos manuales, tradicionales y heredados de hacer negocios con las ultimas alternativas digitales. Este tipo de reinvención toca todos los aspectos de un negocio, no solo la tecnología.”  

Es de examinar definiciones puntuales; la transformación nos invita a “Hacer cambio de forma…” (DRAE) y es precisamente eso cambiar de forma de lo tradicional a lo innovador, con el uso de los medios digitales que lleva a la transformación digital.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Es preciso no asumir que solo un aspecto de esta nueva vida humana Covid se cambie; las empresas iniciaron con trabajos a distancia, atención a clientes por distintos medios, los ingeniosos proveedores de alimentos crearon modelos de procesos y entrega. Nacieron infinidad de servicios de entrega a domicilio. La banca se fortaleció con transacciones en línea, y se ha prácticamente desaparecido el cheque físico, siendo la modalidad de pago y deposito una transferencia en línea. Se desarrolló un gobierno digital, con procesos virtuales más eficaces y veloces, implicando ahorro en recursos y tiempo, siendo este último, en alguna instancia, más valioso que el recurso financiero.

El uso de la “Nube”, concepto abstracto que es el actual depositario del conocimiento, quehaceres, e información personal de la población mundial, si cuenta con peligros del aprovechamiento por los adeptos con fines oscuros. Allí el tema de la creación de dinámicas de protección, claves de seguridad, y sobre todas las cosas, conocer de los peligros, ser cauteloso, y hasta desconfiado, cuando aparecen incrédulas oportunidades.

La educación es un sector que consiguió continuidad con la transformación digital, sí con existenciales modificaciones. La finalidad de la educación nunca cambió, si se transformó su modalidad, como indica la citada definición, y la herramienta tecnológica fue la sustitución implementada.  Gran cantidad de los alumnos continuaron sus estudios en pantallas y a distancia. Y así pasaron los meses.

Hoy se acepta y se integra la irrupción biológica como parte de la vida; se retoman ciertos aspectos tradicionales, pero no todos, y allí radica la transformación digital. La inclusión de otras herramientas que faciliten la vida, algunas tecnológicas, otras no, que afianzan un cambio existencial en comprender, aplicar, crecer.

La educación tendrá como compañera permanente esta transformación digital. ¿Porqué?  Porque en estos más de 24 meses de innovación y creatividad, el aprendizaje se aprovechó de integraciones de estímulos novedosos, nuevas relaciones hasta desde ultramar, el fortalecimiento de las actividades de investigación, el desarrollo de experimentos en STEM y STEAM, cambios urgentes; en esencia se abrió la ventana al mundo, interno y externo y las posibilidades, valga la redundancia, se vieron posibles.

No todos los resultados fueron positivos. La dolorosa adaptación a otras modalidades pedagógicas provocó retos socioemocionales, retrasos en la adquisición del aprendizaje, hasta el abandono de la lectura en el libro físico, ya “leyendo” en dispositivos electrónicos, perdiendo así parte del gusto de la lectura, pues el paso de la hoja, el olor del papel, el peso de las palabras entre dos portadas, idealmente de pasta dura.

Pero, (como en cualquier proposición, hay un pero), la ganancia final es la combinación de ambas modalidades, una transformación digital que parte de la previa base, incluye lo novedoso de hoy, y con la flexibilidad de aceptar lo que venga en adelante.  La integración de tecnologías como apoyo es un hecho; plataformas digitales que comparten actividades, no necesitadamente sincrónicas, pueden ser asincrónicas. La bondad de la rapidez del encuentro de información se combina con el amplio tiempo pausado de su interiorización para el llegar a la conclusión, por medio de un proceso de descernimiento, y pensamiento crítico que esta fusión provee, y que es la finalidad de un proceso de aprendizaje significativo.

La transformación digital está dentro de cada persona, su aceptación de distintas plataformas y modalidades, no necesariamente tecnologías, si de pensamiento. El ser abierto a aceptar una transformación que permite la inclusión de destrezas, aptitudes, talentos, aprendizaje; el conocimiento de otras culturas, otras personas; el impulso hacia una flexibilidad sana, con dones de análisis y elección sensata y prudente; inclusión de toda fuente del conociemiento.

Esta transformación abarca y promueve la urgencia por reconocer que

 ¡la educación es prioridad nacional!

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER