17° GUATEMALA
17/05/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Zope-lista

¿A quiénes incluiría usted en esta lista? Dado que el zope es chapín, pienso que los no tan ilustres miembros deben ser guatemaltecos. El señor presidente hará la propia, ojalá.

Carolina Castellanos
13 de mayo, 2022

Empiezo por felicitar al señor presidente de la República, Alejandro Giammattei, por haber puesto en su lugar a ese “embajador de un país importante” por presionarlo para elegir al fiscal general que le conviene a ese país y a su agenda que es, indudablemente, de izquierda.

Así las cosas, salió a relucir este pobre animalito, el zopilote, bastante feo y rechazado por todos. Suele volar por los basureros y otros lugares sucios. La lista del zope, como le decimos coloquialmente a esta ave, es una mofa a la infame lista Engel. Ésta es una herramienta de amenaza e intimidación que han utilizado algunos congresistas demócratas a lo largo de los años. El retiro de la visa y la humillación pública son el castigo por no alinearse a los deseos de este grupo.

¿A quiénes incluiría usted en esta lista? Dado que el zope es chapín, pienso que los no tan ilustres miembros deben ser guatemaltecos. El señor presidente hará la propia, ojalá.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

La primera integrante de mi lista es la pre candidata presidencial que ofrece energía eléctrica gratis, redistribución de la riqueza (la suya y la mía, no la de ella), acabar con los “grandes terratenientes que han obligado a los pobres e indígenas a vivir en las laderas de los volcanes para que, cuando haya una erupción, se mueran todos y no haya quién siga enfrentándose a los dueños de los grandes capitales”. Esto lo dijo cuando tuvimos la última erupción del Volcán de Fuego en 2018.

Indudablemente hay que incluir en la lista a los oenegeros que viven de la cooperación internacional. Utilizan temas como discriminación y pobreza para justificar las grandes cantidades de euros que reciben. Mantienen vivos los conflictos para seguir viviendo de esto. Ese dinero no solo les sirve para viajar en primera clase sino para comprar voluntades.

Lo anterior hace necesaria la inclusión de los donantes. Creen ser dueños de la verdad y tener las soluciones para que Guatemala “salga adelante”. Se dejan “convencer” por los dirigentes de las oenegés quienes les dicen que su abundante aporte servirá para el desarrollo y crecimiento de las comunidades. Si ese dinero se utilizara para esto, después de tantos años y millones de euros, ya no habría pobreza en Guatemala.

Otro grupo inevitable está conformado por los sindicatos que hay a lo largo y ancho del gobierno, particularmente el de educación. Su dirigente ha destruido el sistema educativo del país. La mayor parte del presupuesto del Ministerio de Educación se va en pagar los jugosos bonos que se han “negociado” con las autoridades de turno. La calidad educativa que reciben los niños es más que pésima. No podemos prosperar como país así, sumado a la desnutrición que padece la mayoría de nuestros niños.

Incluir al Congreso de la República es una necesidad. Sin embargo, no todos, en lo individual, merecen un lugar en esta “zope-lista”. El problema está en esos pocos (o muchos) que hacen inoperante ese poder del Estado, lo corrompen y proponen leyes tan inviables, nefastas y desastrosas que deberíamos tener un mecanismo para destituirlos. Lamentablemente no se puede pues son electos por nosotros, el pueblo. Sin embargo, cambiar el sistema de elección para votar por nombres individuales y no listados, sería un primer paso.

Nuestra “zope-lista” no estaría completa si no incluimos a los funcionarios corruptos que llevan años anquilosados en sus cargos. Gracias a los movimientos sindicales, removerlos es casi imposible. También están aquellos nombrados “a dedo” por quien está a cargo del ministerio, secretaría, dependencia, oficinita u otro, sea por compadrazgo o pago de favores políticos. Se les olvida que son servidores públicos, que su salario proviene de nuestros impuestos y que su obligación es cumplir para lo que fueron contratados y de esa forma contribuir al desarrollo de Guatemala en el metro cuadrado que les tocó.

Debo reconocer y admitir que la lista no estaría completa si no incluyo a los pseudo empresarios que logran contratos millonarios corrompiendo al funcionario de turno. El sistema de justicia ha logrado procesar a algunos, pero son muchos los que aún tienen cuentas pendientes y que, seguramente, no las pagarán. Desde cuadernos hasta carreteras, el robo es incuantificable.

Estoy segura que usted, estimado lector, tiene muchos más qué incluir en esta lista, provenientes de todos los sectores del país, a todo nivel. Ojalá pudiéramos acompañarla de pruebas y llevar a los nombrados ante la justicia. Mientras tanto, seguiremos viendo zopes por todos lados, merodeando alrededor de la cloacas, basureros y aguas negras. Higienizar estos lugares sería un buen comienzo. Ya no llegaría tanto zopilote.

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER