16° GUATEMALA
05/10/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

La peor crisis no es el #Covid19

María Dolores Arias
26 de marzo, 2020

La peor crisis es creer que el gobierno puede resolver el problema, que ellos mismos han originado, con más acciones que han impedido, a los ciudadanos, generar riqueza para enfrentar esta pandemia.

De la crisis de salud generada por la pandemia del Covid19 saldremos adelante por el uso eficiente de la razón por parte de los científicos, empresarios e inversionistas que buscan soluciones médicas y tecnológicas a dicho reto, que lamentablemente ha cobrado muchas vidas.

Sin embargo, de la crisis económica que generan las medidas de contención de la propagación del Covid19, tenemos pocas esperanzas. Ya que en lugar de usar la razón para primero entender el problema y así buscar soluciones de largo plazo; se cree que son los políticos quienes solucionarán la crisis a través de la legislación.  

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Cuando escuchamos que el gobierno debería solucionar el problema de la crisis de salud y económica, pocas veces nos detenemos a pensar ¿cuál es el problema real en esta crisis? ¿Es el coronavirus que afecta a casi todo el mundo? ¿o es, acaso, que no hemos generado la suficiente riqueza como para enfrentar un cese de actividades?

En lo personal, considero que muchos han pasado por alto cómo el sistema benefactor-mercantilista ha obstaculizado, a lo largo de los años, la creación de riqueza. Al ser difícil mejorar nuestro nivel de vida, poco nos queda para ahorrar o invertir, pocas son las grandes empresas con el capital suficiente para generar empleos de valor agregado, y las pocas que llegan son atacadas por grupos de presión oportunistas, ahuyentado a los demás inversionistas. 

Lo mismo sucede con aquellos emprendedores exitosos que son extorsionados por grupos criminales, o aquellos que intentan poner a prueba sus ideas y ante la interminable tramitología desisten, emigran o se lanzan en la informalidad.

El estado benefactor-mercantilista ataca al empresario, al emprendedor y se colude con los vividores del sistema que, cual sanguijuelas, viven de parasitar de quienes son exitosos al reconocer las necesidades de sus clientes y logran miles de intercambios que benefician a ambas partes.

Al no entender que el sistema benefactor-mercantilista es la causa esencial del porqué no podemos resistir mejor la crisis económica del Covid19, facilita que se pida más de lo mismo y que además le echen la culpa al sistema de libre empresa.

Muchos diputados quieren hacernos creer que juntos vamos a enfrentar la crisis, sin embargo, piense en esto:  los diputados aprueban millones de dólares en préstamos para que los gaste el gobierno, pero ¿quién pagará la deuda?; los diputados aprueban una ampliaciones presupuestarias, pero ¿quién financiará el presupuesto?; aprueban precios topes disfrazado de monitoreo y combate al acaparamiento de algunos productos, pero ¿quién sufrirá las trabas para producir y, ahora, para consumir cuando haya escasez?

Los políticos en sus discursos afirman que en tiempos de crisis se requieren “sacrificios”, lo que no le dicen es que será usted el que debe sacrificarse, ya que el gobierno no reducirá el gasto público, es más hablan de aumentarlo para reactivar la economía. Incluso hablan de quitar restricciones al Banguat para prestarle dinero al gobierno y así pueda gastar más.

Los más necesitados, a los cuales muchos diputados dicen defender, no necesitan de la caridad gubernamental que:muchas veces les llega tarde, o con productos o servicios defectuosos, o a cambio de entregar su respaldo incondicional, o en algunos casos ni les llega por no estar afiliados al partido de turno

Si realmente a estos politiqueros les preocuparan los más pobres, empezarían por eliminar las barreras a la inversión, liberarían a los trabajadores para contratar libremente, denunciarían los abusivos pactos colectivos con el gobierno, denunciarían la corrupción en los listados geográficos de obra, eliminarían las plazas para fantasmas y así podríamos enumerar muchas cosas que realmente beneficiarían a estas personas dignas que se les trata como incapaces y pedigüeños.

La trampa, a largo plazo, que implica pedir que estemos en cuarentena y después subsidiarnos con el dinero de alguien más, que no es del gobierno sino de los tributarios, es que nos convierte de ciudadanos dignos que nos ganamos la vida a ciudadanos que necesitan del gobierno para sobrevivir.

Insisto, a pesar de la lamentable pérdida de vidas humanas, la peor crisis no será el Covid19, la cual se resolverá con el uso eficiente de la razón. La peor crisis será la generada por la irracionalidad de muchos populistas politiqueros. 

@Md30

Facebook.com/Mda30

l

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER