Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Emiratos, poca tradición futbolística pero mucha experiencia organizativa

Redacción República
12 de octubre, 2013

Emiratos Árabes Unidos, país sin demasiada tradición futbolística pero gran experiencia organizativa, sumará otra perla a su collar de eventos internacionales de élite con el Mundial Sub-17 de fútbol, del 17 de octubre al 8 de noviembre, que lo confirma como plaza de garantía.

Cuando la Federación Internacional de Fútbol (FIFA) anunció el 10 de marzo de 2011 que el Mundial Sub-17 de 2013 era concedido a Emiratos Árabes Unidos, su presidente Joseph Blatter sabía que apostaba a un sitio seguro en términos de organización, que diez años antes había recibido el Mundial Sub-20 (campeón Brasil), sin ser una nación con mucha tradición en el balompié, a pesar de que es su deporte rey.

Sin embargo, ese panorama encaja perfectamente en la política de extender el fútbol de élite a todos los puntos del planeta y el desafío para el comité organizador será, sobre todo, llevar gran afluencia de público a los estadios, déficit que se vio en la reciente Copa del Mundo Sub-20 de Turquía, ganada por Francia sobre Uruguay.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

El presidente del Comité Organizador Local del Mundial Sub-17, Yousef Y. Al Serkal, explicó que aguardaban con impaciencia ‘la llegada de una prueba internacional de tamaña magnitud’.

‘Es un honor que los Emiratos hayan sido elegidos para albergar este prestigioso torneo y esperamos que sea visto en todo el mundo’, añadió Al Serkal, para quien el Mundial será una excelente forma de seguir promocionando a su país en el planeta.

Asimismo, la elección de los Emiratos alargó una política de extender el fútbol grande al mundo musulmán, que continuará con el Mundial de Clubes 2013 y 2014 en Marruecos y acabará con la frutilla en el postre en el 2022 con la Copa del Mundo absoluta en Catar.

El Mundial de Clubes ha sido otro de los eventos faro de la FIFA que Emiratos Árabes Unidos albergó con excelencia, en 2009 (campeón el Barcelona de Messi) y 2010 (ganador el Inter de Milán), por lo que la dirigencia del órgano rector del balompié no tiene dudas de que el Mundial Sub-17 terminará con gran suceso.

Sus instalaciones modernas y tecnología de punta que presentan sus infraestructuras es un sello de garantía que ya han pasado con éxito eventos de primera línea como carreras de Fórmula 1, carreras de caballo tradicionales, regatas de élite, rallies de autos, torneos de golf y tenis.

De todos modos, los Emiratos se han zambullido de pleno en el planeta fútbol usándolo para promocionar su imagen, especialmente con grandes inversiones en potencias europeas como el Arsenal o Manchester City en Inglaterra, el Real Madrid en España o el París Saint Germain en Francia, ya sea con proyectos deportivos o simplemente con la publicidad de su compañía nacional aérea.

Pero también poblando su emergente liga con viejas glorias del fútbol, como fue la contratación de la leyenda argentina del fútbol Diego Maradona, extécnico del Al Wasl y actual embajador deportivo de Dubái.

En el aspecto puramente futbolístico, Emiratos Árabes Unidos recuerda con orgullo haberse clasificado al Mundial absoluto de Italia-1990, en el que cayó en primera ronda, aunque el suceso había sido meterse entre los mejores del planeta por primera vez en su historia.

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR