Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Deportes
Deportes

Rafael Nadal y la maldición de las pistas cubiertas

Redacción República
12 de noviembre, 2013

Rafael Nadal es oriundo de un lugar (Manacor, en Mallorca) donde el sol brilla 300 días al año, una bendición de la naturaleza que hace que las canchas cubiertas del norte de Europa le parezcan ambientes hostiles, oscuros y extraños.

El número uno mundial volvió el lunes a perder una final del Masters y sólo ha ganado dos títulos en pista cubierta de los más de 60 que tiene en su palmarés, Madrid en 2005 y Sao Paulo este año.

Desde que llegó a Londres, venía avisando de que prefiere otros escenarios. ‘Me gusta el brillo del sol (…) Me marean las luces de las pistas cubiertas’, son algunas de las bromas que se le han oído en la sala de prensa del pabellón 02 de Londres.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

El ambiente es parecido al de una discoteca o al de un quirófano, según el momento: música en los intermedios y silencio durante el juego, pero siempre con luz eléctrica medida y la temperatura ajustada.

Además, reclamó a la ATP que alterne diferentes tipos de canchas en los Masters para que cada uno de los ocho tenistas que acuden al torneo -los mejores de la temporada- tengan al menos una oportunidad en la vida de jugar en una pista que se adapte a sus características.

‘En los últimos nueve años, todos los Masters han sido en pista cubierta y eso no es bueno para mi’, explicó. ‘No he tenido opciones de jugar un Masters en las condiciones favorables que sí han tenido mis rivales’, agregó el manacorí, de 27 años.

‘(Jugar en pista cubierta) es un poco diferente. La sensación de la bola en la raqueta es diferente. El sonido es diferente. Todas esas cosas pequeñas te hacen sentir un poco extraño. Después de todo, no he jugado tanto en pistas cubiertas en mi carrera’, explicó.

‘El sonido a la hora de golpear la pelota no es el mismo que al aire libre. En según que deportes, el sonido hace que sepas si has golpeado la pelota bien, como en el golf’, dijo con más detalle.

Para el alemán Boris Becker, que ganó en tres ocasiones el Masters, Nadal es un jugador de aire libre. ‘A Rafa no le gustan las canchas cubiertas y prefiere los elementos. El sol y el viento le dan un poco más de tiempo para preparar sus golpes, y puede parecerle que las cosas van demasiado rápido bajo techo’, dijo el ahora comentarista de la cadena británica Sky.

La cancha cubierta es ideal, por ejemplo, para el suizo Roger Federer, que ha ganado el Masters en seis ocasiones, aunque, a sus 32 años, cayó eliminado por Nadal en semifinales.

‘Porque en condiciones excelentes, él es la excelencia, porque en condiciones exquisitas, él es la exquisitez. No hay viento, la temperatura es perfecta’, explicó al diario El País Álex Corretja, ex tenista español campeón del Másters y de Roland Garros.

Hasta la final con Djokovic, todo fue bien. ‘No sé como se las apaña Nadal para jugar tan detrás de la línea’ en este tipo de ambientes, dijo Federer tras ser batido por el mallorquín en semifinales.

Con Djokovic, eso no bastó. El serbio es un especialista en los códigos para ganar aquí. El serbio subió más y mejor a la red -14 puntos desde la divisoria, por cuatro de Nadal-, arriesgó más -19 golpes ganadores, por 9 del rival- y sirvió mejor (cuatro saques directos, por ninguno del español).

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR