17° GUATEMALA
03/12/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Real Madrid se corona rey del mundo en mal día para Latinoamérica

Redacción República
20 de diciembre, 2014

MARRAKECH (Marruecos) (AFP)
Por Diego REINARES
El gigante español, que había sido ya el verdugo de los aztecas en la semifinal (4-0) del martes, terminó de hundir las esperanzas latinoamericanas con su victoria sobre los argentinos, que no pudieron dar la sorpresa en el partido que cerró la undécima edición del torneo.

Con un Cristiano Ronaldo poco afortunado en esta ocasión, Sergio Ramos, de cabeza en el 37, y Gareth Bale, con gran ayuda de un error del arquero de los argentinos, Sebastián Torrico, en el 51, fueron los autores de los tantos que colocaron al campeón de Europa en la cumbre del fútbol mundial.

Ramos fue después galardonado con el premio al mejor jugador del torneo, por delante de Cristiano, que tuvo que conformarse con un Balón de Plata.

“Es un día muy especial para todo el madridismo. Quiero felicitar a todos mis compañeros por la grandísima temporada que hemos hecho”, afirmó el defensa central, que llegaba como duda a la final por una sobrecarga en un muslo que había obligado a su sustitución durante la semifinal.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE DEPORTES

Ni un ‘Ciclón’ parece poder detener el espectacular momento de forma del Real Madrid, que con este triunfo en la final suma ya 22 victorias consecutivas y que termina a lo grande un año 2014 en el que ganó cuatro títulos, sumando este Mundial a la Copa del Rey, la Supercopa de Europa y, sobre todo, a la ansiada ‘Décima’ Copa de Europa que el equipo blanco consiguió en mayo en Lisboa.

“Estoy muy feliz porque hemos terminado bien este año, que va a ser un año inolvidable. Hemos acabado ganando una final que fue complicada, sobre todo en la primera parte, cuando tuvimos que ir a buscar las soluciones ofensivas adecuadas”, explicó el entrenador de los madrileños, Carlo Ancelotti.

– Tercer título para España –

Los blancos sólo habían estado anteriormente en el Mundial de Clubes en una ocasión, siendo cuartos en la edición de 2000, pero unen este primer título a los tres (1960, 1998, 2002) que consiguieron en la Copa Intercontinental, la competición sobre la que se construyó este torneo.

Para el fútbol español se trata del tercer título mundial de clubes, después de los dos logrados por el Barcelona en 2009 y 2011.

Europa continúa además ampliando su ventaja sobre Sudamérica en su pulso particular en el palmarés, donde ya domina por 7 títulos a 4. Los siete del ‘Viejo Continente’ han llegado en las ocho últimas ediciones.

Argentina, en el año en el que la Albiceleste ya fue subcampeona mundial en Brasil, pierde otra final, después de las que ya habían sufrido Boca Juniors (2007) y Estudiantes (2009) en las dos anteriores participaciones en esta competición.

“Terminó ganando el Madrid justamente. Para nosotros ha sido un honor haber terminado el año jugando la final del Mundial de Clubes. Nos sentimos muy orgullosos, más allá de la tristeza de haber perdido. Estoy orgulloso de haber conducido a este plantel este año”, dijo el técnico de San Lorenzo, Edgardo Bauza, tras el partido.

– Auckland se queda con el bronce –

Antes de la gran final, el Auckland neozelandés había conseguido terminar tercero del torneo, superando en los penales (4-2 tras empate 1-1) al Cruz Azul mexicano, una de las decepciones de este Mundial de Clubes.

Los neozelandeses se adelantaron por medio del holandes Ryan De Vries (45+2), pero el ecuatoriano Joao Rojas (57) puso el empate con el que acabaron los noventa minutos.

Sin alargue, el partido fue directamente a una resolución por penales y allí los fallos de Mauro Formica e Ismael Valádez condenaron al campeón de la Concacaf.

Este tercer puesto es la clasificación más brillante en la historia del torneo para un equipo de Oceanía, un continente que nunca había llegado hasta las semifinales. Su entrenador, el español Ramón Tribulietx, considera al equipo el “campeón moral” del torneo.

Por contra, el Cruz Azul firmó un papel decepcionante en un torneo que disputaba por primera vez y donde se quedó con un discreto cuarto lugar, sin poder igualar los mejores resultados del país, las terceras plazas de Necaxa en el 2000 y de Monterrey en el 2012.

“Nos vamos con muy mal sabor de boca, con frustración por no conseguir la tercera plaza”, admitió su entrenador Luis Fernando Tena.

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE DEPORTES