17° GUATEMALA
24/01/2023
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Elecciones Guatemala 2023
Elecciones Guatemala 2023
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Deportes
Deportes

¿Por qué Guatemala no puede asistir a un mundial?

Redacción
24 de mayo, 2014

El jueves pasado fue presentado en la sede de la Federación Nacional de Fútbol de Guatemala (FEDEFUT) el nuevo director técnico de la selección mayor, el argentino Iván Franco Sopegno, quien ha logrado 5 títulos de liga mayor con Comunicaciones. La selección nacional había quedado abandonada desde que fue eliminada en 2012 para asistir a la cita mundialista de este año en Brasil. 

Con la designación de Franco Sopegno y su equipo de trabajo inicia un nuevo proceso de la selección que, a lo largo del tiempo, se ha conformado en su mayoría por jugadores que han logrado sobresalir en mediana capacidad, y unos pocos que han logrado sobresalir a nivel nacional e internacional, como lo eran los jugadores Juan Carlos ‘El Pin’ Plata, Carlos ‘El Pescado’ Ruiz y Dwight Pezzarossi.
Sin embargo la FEDEFUT se ha caracterizado por vender una ilusión cada 4 años: la clasificación de Guatemala a un mundial de fútbol. Hoy en día el país está muy lejos de ese objetivo e incluso selecciones de otros países de la región centroamericana significan una competencia directa a las demás selecciones: Honduras, Costa Rica y Panamá, sin duda, están un escalón mucho más alto que el nacional. Honduras y Costa Rica estarán disputando partidos de alto nivel en Brasil 2014. El fútbol nacional ha llegado a un punto en el que se le dificulta vencer a selecciones de Belice, El Salvador y Nicaragua; y es evidente un avance futbolístico en el caso de Nicaragua y Belice. 
 Según el presidente de FEDEFUT, Brayan Jiménez, el descenso de nivel de juego de la selección nacional con respecto a la última Copa de la UNCAF se debió a la decisión del ex director técnico, Ever Hugo Almeida, de llevar a un equipo muy joven. Jiménez narra que esa decisión fue respetada en su momento, pero que implicó que Guatemala no consiguiera la clasificación a la Copa Oro, ya que no logró superar a Belice y Nicaragua.
El avance futbolístico de Honduras, Costa Rica y Panamá estaría directamente relacionado con el nivel de inversión a sus selecciones, según Jiménez. Cuestiona que la Confederación Deportiva Autónoma de Guatemala (CDAG) únicamente aporta aproximadamente Q5 millones, que se reparten trimestralmente a las 22 asociaciones departamentales, y reconoce que es necesario invertir más en el fútbol guatemalteco. La inversión de un Estado en la materia, incide en el proceso de formación de jugadores profesionales de alto nivel.
 
Por su parte, Dwight Pezzarossi refiere que la selección de Guatemala ‘no es un club’. Allí deben llegar los jugadores con el mejor rendimiento de sus respectivos clubes, señala. Para el entrevistado, hablar de una clasificación mundialista del país de cara al Mundial 2018 es muy complejo; sin embargo, refiere que el camino para ello implicaría una visión de los clubes para preparar mejor a sus futbolistas. ‘No se puede agarrar a 30 jugadores y empezar a entrenarlos para la clasificación a un mundial de la noche a la mañana’, afirma. 
 
Pezzarossi asegura que hay un mal entendido sobre el proceso de desarrollo futbolístico. ‘Las personas entienden como proceso mantener 4 u 8 años a un mismo técnico, cuando ello debe implicar el desarrollo pleno de futbolistas y entrenadores. En Guatemala hay pocos entrenadores nacionales, y los pocos que hay no tienen la suficiente preparación’, reconoce. Por otro lado, la CDAG tiene un sistema de repartición de recursos basado en resultados, y es por eso que se apoya más a otras disciplinas que han logrado avances y mejores resultados, lo cual implica un círculo de no avanzar. 
 
Algunos coinciden en que sería positivo ordenar una intervención a la FEDEFUT para ordenarla financiera y deportivamente, tal y como dice Gustavo Ortiz, quien fue uno de sus interventores en la década pasada. Asegura que en ese momento se tomó la decisión de intervención debido al mal manejo de los fondos y los pobres resultados del fútbol guatemalteco. Ortiz indica que el objetivo de la intervención era realizar cambios estructurales que beneficiaran a Guatemala con más y mejores jugadores de fútbol, para alcanzar éxitos internacionales. 
 
El ex-interventor concuerda con Pezzarossi al asegurar que es casi imposible pensar que Guatemala pueda clasificar al Mundial de Rusia 2018, debido a la imposibilidad de reestructurar el fútbol en 4 años. El país no cuenta con jugadores que puedan competir a nivel internacional, mientras que selecciones que son rivales directas en Centroamérica, como las de Honduras y Costa Rica, sí cuentan con jugadores que militan en equipos europeos. 
Ortiz critica a la actual administración de FEDEFUT, al decir que no han logrado masificar el fútbol en todo el territorio nacional. ‘No se cuenta con los suficientes jugadores profesionales altamente capacitados en un país de más de 13 millones de habitantes, lo cual es una adversidad para nuestro fútbol’, señala. Ello es reflejo de una mala administración y gestión de la FEDEFUT, el poco apoyo que los clubes brindan a sus jugadores, y la poca inversión de los mismos para desarrollar los llamados “semilleros” de jugadores de alto nivel, entre otros. En el país tampoco existen los “busca talentos” objetivos e imparciales, que detecten a los mejores niños y jóvenes que serían estrellas futuras de la selección nacional. 
 

La FEDEFUT tiene claro que Guatemala no tiene la capacidad de asistir a Rusia 2018. Al consultar con personeros de la institución, éstos indican que el principal objetivo es la Copa UNCAF de septiembre y asegurar la clasificación a la Copa Oro en Estados Unidos. Así lo reconoció el propio técnico Iván Franco Sopegno.
 
El mundial es el mayor evento deportivo que existe, y concentra la atención durante todo un mes cada cuatro años la atención de millones de personas alrededor del mundo. Es un evento deportivo que une naciones en su diversidad, dejando a un lado las diferencias políticas, sociales y económicas que caracterizan a cada país y región en el mundo. El fútbol es importante para las sociedades y, en algunos casos, coadyuva a construir una cultura de paz. Como ejemplo se puede recordar como el entonces el ex presidente de Sudáfrica y Premio Nobel de la Paz, Nelson Mandela, utilizó una rama de ese deporte (el rugby) para erradicar el apartheid en Sudáfrica. Por otro lado, el fútbol genera un movimiento económico-comercial millonario.
A pesar de todo, los involucrados en una política de desarrollo deportivo en Guatemala no visualizan lo importante que sería contar con una selección nacional de fútbol de alto nivel. Ello implica que el país no tenga en la mira su participación en los próximos mundiales. 
SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE DEPORTES