Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Deuda y presupuesto forman una bola de nieve en EEUU

Redacción República
11 de octubre, 2013

El límite de la deuda y el presupuesto en Estados Unidos son técnicamente independientes, pero por razones de calendario están en confluencia, una oportunidad política explotada por los adversarios republicanos del presidente Barack Obama.

– PRESPUESTOS, PARÁLISIS FEDERAL: el ejercicio presupuestario 2014 estadounidense se inició el 1º de octubre. Al contrario de muchos países, en Estados Unidos el Estado no puede funcionar regularmente sin que el Congreso apruebe una ley de finanzas.

Pero el Congreso está dividido entre un Senado controlado por los aliados demócratas de Obama y la Cámara de Representantes en manos de los republicanos.

Análisis mensual de CABI Analytics, artículos de análisis económico negocios y sector empresarial. Recibe en tu mail cada mes

Cada cámara votó en primavera (boreal) su propia versión del presupuesto. Desde entonces no han logrado entenderse para armonizarlas, a causa de los desacuerdos sobre los montos. El 30 de setiembre a medianoche, en ausencia de una ley de finanzas, Obama se vio legalmente obligado a ordenar el cierre parcial de las agencias federales, paralizando con ello muchas oficinas importantes en la vida diaria de los estadounidenses.

Los republicanos se niegan a aprobar una ley de finanzas temporaria, por algunas semanas, a menos que los demócratas acuerden anular capítulos enteros o incluso la totalidad de la reforma del sistema de salud de Obama, inaceptable para los conservadores.

– LIMITE DE LA DEUDA: anomalía política para muchos expertos, la responsabilidad de definir el nivel máximo de endeudamiento público incumbe desde 1917 al Congreso, que debe aprobar una ley fijando un nuevo monto cada vez que el Tesoro está a punto de superarlo. El límite actual (16,7 billones de dólares) fue superado en mayo, y a partir del 17 de octubre, el Tesoro habrá agotado totalmente su capacidad de endeudamiento, arriesgando la posibilidad de no poder honrar ciertos pagos.

Cada plazo fue históricamente una ocasión para la oposición de obtener concesiones políticas. Este año, los republicanos ponen sus condiciones para elevar el ‘techo de la deuda’: quieren una amplia negociación sobre una reforma de los programas sociales, principalmente el sistema jubilatorio (Social Security), el seguro de enfermedad para los mayores de 65 años (Medicare) y para los más pobres (Medicaid), que representan cerca del 40% del presupuesto federal.

– BOLA DE NIEVE: la parálisis parcial del gobierno y el riesgo de una suspensión del pago de la deuda hacen inclinar la correlación de fuerzas hacia los republicanos, que detentan la llave para desbloquear la situación. Su objetivo mayor es forzar al presidente Obama a iniciar negociaciones presupuestarias formales. El jueves propusieron elevar por un corto plazo el límite de la deuda, a cambio de negociaciones, pero sin poner fin a la parálisis. La reapertura del Estado federal se realizaría solamente después que Obama comenzara oficialmente a negociar, según el plan republicano.

Pero el presidente afirma desde hace meses que no negociará ‘con una pistola en la sien’. Exige el fin de la paralización primero y luego negociaciones. Los próximos días mostrarán si se encuentra una tercera vía para permitir que ambas partes salgan bien paradas.

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR