Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Rousseff: espionaje canadiense a Brasil por razones económicas

Redacción República
07 de octubre, 2013

Las denuncias de espionaje practicado por Canadá contra el ministerio de Minas y Energía de Brasil confirman que el motivo es económico, dijo el lunes la presidenta Dilma Rousseff, quien exigió a Estados Unidos y a sus aliados ‘terminar con esas acciones’.

‘La denuncia de que el ministerio de Energía fue blanco del espionaje confirma las razones económicas y estratégicas detrás de estos hechos’, dijo la gobernante en su cuenta de twitter.

Rousseff dijo que el caso apunta a los intereses que Canadá tiene en la minería brasileña, por lo que la cancillería exigirá explicaciones. ‘Esto es inadmisible. Repudiamos la guerra cibernética’, expresó.

Análisis mensual de CABI Analytics, artículos de análisis económico negocios y sector empresarial. Recibe en tu mail cada mes

El canal de televisión Globo reveló el domingo una supuesta presentación de la Agencia Canadiense de Seguridad en las Comunicaciones (CSEC por sus siglas en inglés) que muestra un esquema detallado de las comunicaciones de ese ministerio, incluidas llamadas telefónicas, correos electrónicos y navegación en internet.

Según Globo, los documentos fueron filtrados por el exanalista estadounidense Edward Snowden, quien obtuvo el documento en una reunión de junio de 2012 entre analistas de las agencias de inteligencia de Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda.

‘Es urgente que Estados Unidos y sus aliados terminen sus acciones de espionaje de una ver por todas’, agregó Rousseff.

En las últimas semanas, la prensa ha publicado documentos de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA) sobre espionaje a las comunicaciones de Rousseff, de sus colaboradores cercanos y de millones de brasileños, así como de Petrobras.

Rousseff denunció entonces que ese espionaje no era por razones de protección ante el terrorismo, como habría argumentado inicialmente Estados Unidos, sino económicas.

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR