15° GUATEMALA
21/01/2023
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Deportes
Deportes
Internacional
Internacional

La petrolera Pemex, símbolo de la soberanía mexicana desde hace 75 años

Redacción República
12 de agosto, 2013

La estatal Pemex es un símbolo de la soberanía de México desde la nacionalización del petróleo decretada en 1938 por el presidente Lázaro Cárdenas, pero el declive de su producción alentó el debate sobre su modernización.

El presidente Enrique Peña Nieto presentó este lunes un proyecto de reforma energética que, entre otras medidas, permitiría a Pemex establecer contratos ‘de utilidad compartida’ con empresas privadas en varias áreas, sin tocar su condición de empresa totalmente pública.

Para permitir esa apertura parcial de la empresa al sector privado, una medida que despierta polémica en el espectro político y social, el mandatario prevé la modificación de los artículos 27 y 28 de la Constitución, que aseguran la propiedad y la rectoría de los hidrocarburos por el Estado.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE ECONOMÍA

No obstante la empresa continuaría siendo controlada en un 100% por el Estado mexicano, señaló el mandatario.

La longeva industria petrolera mexicana tiene sus orígenes en la ciudad de Tampico (estado de Tamaulipas, noreste), donde en 1887 se estableció Waters Pierce Oilcompany, propiedad de la familia Rockefeller, una empresa destinada a la refinación de petróleo.

En los años que siguieron llegaron al país 17 empresas canadienses, holandesas, francesas, inglesas y alemanas que explotaron petróleo del Golfo de México, en una zona conocida como la Faja de Oro en Tamaulipas y el estado de Veracruz (este).

En la Constitución de 1917 se establecía que el Estado tenía el derecho de transmitir el dominio de estos bienes a particulares constituyéndolos como propiedad privada.

Pero en 1938, unas 15 petroleras extranjeras, que registraban jugosas ganancias, se negaron a acatar una resolución de autoridades mexicanas para otorgar a los trabajadores del sector mejores condiciones laborales, luego de que los empleados las demandaran y las autoridades judiciales obligaran a las firmas a pagar una compensación.

La noche del 18 de marzo de ese mismo año, el general Lázaro Cárdenas anunció en un mensaje a la Nación la expropiación petrolera, un momento que quedó marcado en la memoria colectiva de los mexicanos, y en junio siguiente creó la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex).

El gran ‘boom’ petrolero llegó luego de que en 1971 un pescador del estado de Campeche (este) descubrió una mancha de aceite que brotaba del fondo del mar y que indicaba la existencia de uno de los yacimientos marinos más grandes del mundo: Cantarell, que tenía en reserva más de 40.000 millones de barriles.

En 2004 el país llegó a producir 3,4 millones de barriles diarios y la compañía llegó a ser la quinta petrolera mundial.

Sin embargo, los yacimientos convencionales mexicanos empezaron a declinar y la producción cayó a 2,5 millones de barriles en 2012, en un país en el que su petrolera estatal aporta más de un tercio del presupuesto público.

La compañía también se ha visto inmersa en los últimos años en varios escándalos de corrupción, por desvío de fondos y enriquecimiento de sus líderes sindicales, y accidentes que evidencian problemas de mantenimiento de infraestructuras.

En enero, una explosión por acumulación de gas en el sótano de un edificio de su sede central en la capital mexicana mató a 37 personas.

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE ECONOMÍA