17° GUATEMALA
03/07/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

El fisco podría perder más de Q450 millones

Redacción República
07 de enero, 2014

La Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), en su evaluación preliminar acerca del panorama fiscal para este año, prevé que las reformas a los decretos 10 y 4-2012 afectarán al fisco, porque dejará de percibir no menos de Q452 millones.

Según informó a los medios el intendente de recaudación, Omar Franco, el primer efecto negativo significará Q206 millones menos, es el cambio de los costos y gastos deducibles del Impuesto Sobre la Renta (ISR) a empresas que realicen construcciones en beneficio de sus trabajadores.

El Decreto 10-2012, la Actualización Tributaria, establecía una deducción de hasta el 50% de la inversión; sin embargo, el Decreto 19-2013 aprobado por el Congreso de la República el 29 de noviembre pasado, la deducción será nuevamente del 100% como estaba anteriormente.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE ECONOMÍA

Por otro lado, también se mencionó el tratamiento impositivo del ISR para las desarrolladoras inmobiliarias, que dicta que podrán facturar sobre el 70% del bien y el otro 30% por acciones al portador.

Los montos que el fisco dejará de percibir se calculan así: ISR Q38 millones; Impuesto Solidario (ISO) Q17 millones, y por el Impuesto al Valor Agregado (IVA) Q191 millones.

En la Actualización aprobada en 2012 se determinó que algunos impuestos tendrían una implementación gradual, tal es el caso del Régimen Opcional Simplificado de ISR, que para 2013 tuvo una tasa de 6% y ahora sube a 7%.

Así mismo, el régimen sobre utilidades tenía una tasa de 31% el año pasado y en 2014 se reduce a 28%, se reduce, pero la norma indica que de igual forma los costos y gastos no deducibles deben comprobarse con la documentación, eso está regulado en los artículos 21, 22 y 23 del Decreto 10-2012.

Estos cambios, al igual que la postergación de la fiscalización de los precios de transferencia, así como la eliminación del gravamen del 5% de las rentas de no residentes en Guatemala para las importaciones y uso de energía, es parte del análisis que realiza la SAT para determinar si dejarán pérdidas o ganancias al fisco.

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE ECONOMÍA