Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

ISR: Un ejemplo de irresponsabilidad fiscal individual

Redacción
18 de agosto, 2014

Al compararse con otros países latinoamericanos en cuanto al ingreso tributario por concepto de Impuesto Sobre la Renta (ISR), Guatemala tiene una relación similar en cuanto al pago por personas jurídicas (empresas) pero menor por personas individuales. Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el promedio en Latinoamérica de ingresos por pago de ISR por personas jurídicas es del 26.0% del total de ingresos tributarios, y en Guatemala es del 26.4%. Sin embargo, por pago de ISR por personas individuales en Guatemala se recauda cerca de la mitad de lo que recaudan otros países latinoamericanos y una décima parte de lo que recaudan países desarrollados. 

“Para mejorar la recaudación, no se debe elevar la tasa impositiva a las personas de más alto ingreso, sino buscar ampliar la base tributaria”, señala Hermann Girón, Presidente del Cacif. Es un tema complejo, según el  analista del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (ICEF), Ricardo Barrientos. “Hay muchos matices que hay que tomar en cuenta, ya que estamos en un país donde hay mucha desigualdad y poca presencia del estado en el interior, entre otros obstáculos para aumentar la tributación”, opina.

Según un Estudio Fiscal realizado por Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (CACIF) y la Fundación para el Desarrollo (FUNDESA) una de las áreas del sistema tributario donde el país tiene las mayores deficiencias es en la recaudación del ISR.

Estructura fiscal en Guatemala

Análisis mensual de CABI Analytics, artículos de análisis económico negocios y sector empresarial. Recibe en tu mail cada mes

Guatemala cuenta con una estructura impositiva que incluye ocho impuestos indirectos y cinco impuestos directos. Los primeros gravan el consumo y los segundos gravan los ingresos, las utilidades y el patrimonio.

Según el estudio mencionado, tal estructura demuestra que el Impuesto al Valor Agregado (IVA), un impuesto indirecto, representa el 49.6% de los ingresos tributarios netos, mientras que el ISR, un impuesto directo, el 26.4%. Por su parte, el Impuesto de Solidaridad (ISO), el 6.7%. Mientras tanto, los aranceles tienen una tendencia a la disminución, que ha llegado al 4.1% del total. Otros ingresos (impuestos selectivos) representan el 13.2% de la recaudación.

En los últimos diez años esta composición ha variado significativamente. En el año 2004, los impuestos directos (como el ISR) sumaban un 23% de la recaudación bruta (equivalente a Q5,377 millones), mientras que en el 2013 éstos se triplicaron hasta llegar a Q16,051 millones, un 33% de la recaudación bruta. Ese aumento equivale a un incremento de más del 40%.

ISR: Evasión del 60% por personas individuales

“Según la investigación, es particularmente notorio el incremento en impuestos directos, donde el ISR a personas jurídicas (empresas formales) ha sido el principal motor en el aumento en recaudación”, refiere Salvador Paiz, Vicepresidente de FUNDESA.
Según información de la SAT, de los impuestos directos, el que capta la mayor parte de la recaudación es el ISR (79%), seguido del ISO (21%).

El ISR recaudado en 2013 equivale al 3.1% del PIB, siendo en su mayoría lo aportado por las personas jurídicas o empresas (90%), mientras el 10% es aportado por personas individuales.

La situación de Guatemala contrasta con lo que ocurre en otros países, donde son las personas individuales las que pagan igual o más ISR que las empresas. Ejemplos de esa responsabilidad fiscal individual son Uruguay y México. “Según estudios de entidades como el Centro Interamericano de Administración Tributaria, Guatemala tiene el nivel más alto de evasión del ISR, con un promedio de 60%”, informa Barrientos. Por ello, algunas propuestas tributarias buscan ampliar la base tributaria, en lugar de incrementar los impuestos a los que ya pagan. La responsabilidad fiscal individual de otros países no se refleja en Guatemala. 

En el país, la recaudación de ISR de personas jurídicas aumentó un 32.6% entre el 2012 y el 2013, mientras que la recaudación de personas individuales disminuyó casi un 16%. Según la CEPAL, el promedio de lo aportado en Latinoamérica por ISR de personas individuales es de 1.67% del PIB, y Guatemala tiene apenas el 0.37%. 

¿Responsabilidad fiscal o evasión?

‘La suficiencia de recursos fiscales no puede depender de unos pocos contribuyentes. Todos los guatemaltecos deben tomar conciencia que deben aportar”, afirma Salvador Paíz al reconocer la necesidad de contar con los recursos que requieren los retos de crecimiento económico y combate a la pobreza.

Después de entrar en vigor la Ley de Actualización Tributaria, la recaudación de ingresos tributarios entre 2012 y 2013 (enero-diciembre) aumentó principalmente por el incremento en los impuestos directos, particularmente por el ISR. A pesar de este aumento, no se cumplió la meta prevista: de los Q4,100 millones más que se proyectaron recaudar por ISR, sólo se recaudaron Q2,980 millones. “Se espera que este año la brecha vaya disminuyendo, pero está difícil llegar a las metas propuestas”, señala Paiz.

La SAT debe además ser más eficaz en el combate de la evasión. Es muy diferente el empleado que no paga impuestos porque gana muy poco a la persona que evade porque no quiere tributar, dice Ricardo Barrientos. ‘Esto es injusto para los que sí cumplen con sus obligaciones, incluso puede desmotivarlos”, señala. También hay profesionales que tienen ingresos altos pero que no extienden facturas; a todos ellos los debería ‘perseguir’ la SAT, dice “Por otro lado, para que más personas individuales paguen ISR, hay que trabajar también en la desigualdad en un país donde más de la mitad de personas viven en la pobreza”, finaliza.

Para cambiar el panorama, se proponen varias acciones. Según el estudio fiscal de CACIF-FUNDESA, se propone tomar ejemplo de otros países donde es obligatorio que la declaración de ingresos para efectos de impuestos sea la misma que la declaración de ingresos para trámites bancarios.

Por su parte, Juan Carlos Zapata, Director Ejecutivo de FUNDESA, señala que en vista que el 70% de los trabajadores está en la informalidad, que a su vez se relaciona con contrabando y defraudación aduanera, se busquen soluciones integrales. “Este es un trabajo que debe hacerse a nivel nacional; hacer una campaña para que todos ingresen a la formalidad”, considera. También se señala que el Estado debe simplificar los trámites para pagar impuestos, usando la tecnología más avanzada. “Según el ranking Doing Business, en Guatemala se invierten 326 horas al año para hacer estos pagos. Esto desanima a cualquiera. En cambio, países muy cercanos como Costa Rica tienen un promedio de 226 horas”, dice Paiz.

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR