25° GUATEMALA
27/09/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Suárez recibirá economía estable pero con riesgo por política fiscal

Redacción República
22 de septiembre, 2014

Durante los últimos cuatro años la actividad económica, medida por las diferentes variables, presentó estabilidad. Las estadísticas de la banca central reflejan que se consolidó el proceso de recuperación económica, luego del período de contracción del 2009, en la que se acentúo los efectos de la crisis mundial. El Producto Interno Bruto (PIB) logró alcanzar una tasa de crecimiento del 4.2% en el 2011 y continuó en la senda de estabilidad en el 2012, con 3% para alcanzar el 3.7% de crecimiento en el 2013.

En relación con el comportamiento de precios, principal objetivo del banco central, en 2011 se registraron presiones inflacionarias que situaron el indicador en 6.20% fuera de la meta establecida de 5% +- por ciento. Sin embargo, el resto de los años, el indicador se ha mantenido en los parámetros de la Junta Monetaria (JM). Otras cifras que mantuvieron un desenvolvimiento estable fueron la recepción de envío de remesas familiares, inversión extranjera directa, crédito bancario al sector privado, tipo de cambio y reservas monetaria internacionales.

En este marco se va del cargo Edgar Barquín y le entrega la presidencia del Banguat a Julio Suárez. En sus primeras declaraciones el recién nombrado funcionario aseguró a los medios que se mantendrá dicha estabilidad. Señaló que la política monetaria en vigencia aprobada por la JM se sustenta en un esquema de metas explícitas de inflación. Esto ha funcionado para frenar las expectativas de precios de los agentes económicos y mantener un indicador relativamente estable.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE ECONOMÍA

Diferencias y retos

Según el economista Rodrigo Ponce, exmiembro de la JM, hay diferencias marcadas entre ambos profesionales ya que Barquín es contador y Suárez es economista. “Creo que el nuevo presidente intentará tener un control monetario más fuerte, esto podría incidir en la tasa líder de interés para que suba”, señala.

Por su parte, el analista de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (ASIES) Carlos González Arévalo, señala que el gran reto que tiene Suárez es poder manejar la política monetaria con la fiscal, donde hay riesgo debido, no solamente a la brecha de recaudación sino también al déficit, que supone la propuesta de presupuesto general para el 2015 que requiere más préstamos. “La JM debe velar porque la deuda pública no llegue a niveles peligrosos, cumpliendo además con los compromisos ya adquiridos”, señala.

La brecha fiscal (fondos que se han dejado de recaudar para cubrir el prespuesto actual) asciende a Q1,200 millones hasta agosto pasado. Y en el presupuesto propuesto para el 2015 hay un déficit de Q15 mil millones, de los cuales Q12 mil 334 serían cubiertos por bonos del tesoro y préstamos.

La deuda pública con respecto del PIB registró un incremento acelerado en los últimos años. La deuda total se ubicó en 2010 en 24.5% y pasó a 24.9% en el 2013. La deuda interna en 2010 fue de Q36 mil 769 millones y al 31 de agosto último llegó a Q55 mil 859 millones. En el caso de la deuda externa de US$5 mil 562 millones en 2010, se ubicó al 31 de agosto en US$7 mil 11 millones. A pesar de esto hay varias solicitudes de préstamos en el Congreso de la República y de una colocación extraordinaria de bonos.

El recién nombrado presidente del Banguat, acerca de la deuda pública, se limitó a decir que se tomará en cuenta lo que la ley establece. Acerca de los retos que enfrenta señaló a los medios que la coyuntura internacional es cambiante, por lo que hay que estar atento respecto de cuál será la evolución de algunas de las variables que puedan afectar los precios en el país, particularmente por el cambio en la política monetaria de Estados Unidos, que podría tener alguna implicación para las economías emergentes, entre las que se incluye Guatemala.

En los últimos años se ha observado un comportamiento de precios de las materias primas bastante estables. Pero como están sujetos a ciclos podrían cambiar, por lo que es necesario monitorearlos de manera adecuada para que no se presenten efectos en los precios locales.

Reservas monetarias no se debe tocar

Las reservas monetarias internacionales netas que tiene el país y que administra el Banguat llegaron a US$7,174 millones el pasado 31 de mayo de 2014. Las divisas están invertidas en Bonos del Tesoro de los Estados Unidos, en organismos multilaterales de primer orden y en oro. En el metal dorado hay en existencia US$300 millones, una parte está en barras y es custodiada por el país norteamericano, y otra más en moneda, resguardada por Guatemala.

Juan Carlos Zapata, director ejecutivo de la Fundación para el Desarrollo (Fundesa), indica que son una garantía de la nación y otorga una mayor estabilidad macroeconómica. Entre otros factores, uno de los que se evalúa es la solvencia de Guatemala por parte de calificadoras como Fitch Ratings, Estándar & Poor y Moody´s .

Sirve además para atender la demanda de divisa en momentos en que la oferta es insuficiente. Es como un colchón que sirve para dar respuesta a una emergencia. Por esa razón, se ha rumorado que podrían usarse para ayudar al país en sus deudas y falta de financiamiento.

Ponce señala que Suárez podría hacer cambios en la política de inversiones de estas reservas porque conoce muy bien la estructura de bancos como JP Morgan por ejemplo. “Sin embargo, es improbable que este dinero se pueda tocar debido a la importancia que tiene”, explica.

Además, para manejar estas reservas hay un control cruzado manejado por la Dirección de Crédito Público del Ministerio de Finanzas (Minfin). “La mesa colegiada de esta entidad es la que toma decisiones de este tipo, por lo cual es imposible que se tome una decisión tan extrema sin su consentimiento”, señala.

González agrega que tocar esas reservas sería un grave error, además porque legamente no se puede. “Nuestra solidez depende de ese dinero, garantiza un equilibrio entre los activos y pasivos del país. En otros países, incluso funcionarios que han sido presionados para tocarlo han renunciado. Aunque aquí solo se trata de insinuaciones ojalá que no se impulse la idea”, dice.

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE ECONOMÍA