Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Ministerio de Economía no puede quedar descabezado

Redacción República
24 de agosto, 2015

Este fin de semana el ministro de Economía, Sergio de la Torre, y la titular de Educación, Cynthia del Águila, así como el comisionado presidencial para la Competitividad y la Inversión, Juan Carlos Paiz, presentaron cartas de renuncia al presidente Otto Pérez Molina, luego de que el Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) revelaran su implicación en la red de defraudación conocida como La Línea.

Estos eran los dos últimos ministros que quedaban del gabinete que asumió junto con Pérez desde que inició su mandato el 14 de enero de 2012; a ellos se agregó Paiz. Los tres funcionarios se sumaron al Gobierno provenientes de actividades del sector privado.

Horas después se supo que con De la Torre también dimitieron los tres viceministros de Economía, Claudia del Águila, María Luisa Flores y Sigfrido Lee.

Análisis mensual de CABI Analytics, artículos de análisis económico negocios y sector empresarial. Recibe en tu mail cada mes

Esto plantea una situación complicada para el área económica del Estado. En el organigrama del Ministerio de Economía (Mineco), se explica que entre el despacho ministerial y los vice ministerios están la Dirección de Asuntos Jurídicos, Auditoría interna, Oficina de comunicación social, Unidad de gestión de calidad y la Secretaría General y Asesorías de Política Económica. Sin embargo, estas dependencias son de carácter administrativa.

Por esa razón, el diputado Carlos Barreda y ex vice ministro de Finanzas, señala que a pesar de que renunciaron los todavías ministros y viceministros no pueden dejar sus puestos de trabajo hasta que el presidente lo autorice. “Se necesita que el Mineco siga funcionando, si se van habría abandono de trabajo”, afirma. Hay que considerar que hay agendas programadas para todos esos puestos.

Este caso es excepcional porque no solo renunció el ministro sino también los tres viceministros, por lo que no hay quién ascienda. Si hubiera renunciado solamente De la Torre, ascendería el viceministro más antiguo.

“Primero Pérez Molina debe aceptarles la renuncia, seguramente lo hará cuando tenga quiénes ocupe esos puestos, o al menos el de ministro”, refiere. También es posible que no acepte las renuncias.

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR