Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Guatemala
Guatemala
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Mina Marlin asegura que represa tendrá cierre responsable

Redacción República
19 de septiembre, 2016

Lo primero que nos sorprende al acercarnos a la represa de colas, o sea de lodos, en la Mina Marlin es la exuberancia vegetal que la rodea. Durante los años de producción la represa ha sido un reservorio hídrico, donde se almacena el agua del proceso de extracción del oro y de la plata, y la que se guarda proveniente de la lluvia.

Como parte de las pruebas realizadas para establecer la manera correcta de recomponer el área, se puede ver una especie de península, el primer ensayo para verificar el comportamiento de las plantas en ese lugar. Los resultados son alentadores, explica el gerente del Departamento de Cierre Técnico, Gustavo Gómez.

Sorprende, también, el hecho de que sin la mano del hombre apareció una isla en el centro de la represa que desde la orilla se mira frondosa. Esto demuestra que no habrá problemas cuando se inicie la revegetación, y luego la reforestación con alisos y sauces, especies que consumen más humedad que otros árboles, subraya Gómez.

Análisis mensual de CABI Analytics, artículos de análisis económico negocios y sector empresarial. Recibe en tu mail cada mes

El cierre de estas 46 hectáreas, al concluir las operaciones mineras será definido como “seco”, es decir que se cubrirá con una capa vegetal que evitará la formación de un lago.

A toda prueba

Hay dos construcciones que forman parte de esta obra novedosa. La primera es el canal de alivio, o Spillway, por donde se controlan las descargas de agua hacia el ambiente.  La otra es el canal de coronación, que tiene una capacidad para evacuar una escorrentía causada por una tormenta de 60 milímetros, con el cual se controlan las cuencas que culminan en la represa. Estas obras aseguran la estabilidad del lugar.

Ambas infraestructuras, dice el jefe de Obra Civil, Manuel Aparicio, son un modelo en el país. Lo interesante, agrega, es que mediante estas dos obras se puede manejar la precipitación máxima probable del agua de lluvia que caiga en esta región. Es decir que estas lluvias no provocaran daños en la estructura de la represa.

De acuerdo con Aparicio, para mantener la supervisión de la zona durante los trabajos de recuperación ambiental; e, incluso, varios años después, la Mina Marlin mantendrá el equipo de control sísmico, para vigilar los eventuales cambios que puedan darse en el área. Se quedarán instalados los acelerógrafos y la caseta de instrumentación para registrar la actividad telúrica en la región, pero especialmente para mantener el control sobre el área de la represa.

Manejo responsable

Desde que se inició la producción, el Departamento de Medio Ambiente mantiene un constante monitoreo para asegurar la calidad del agua, especialmente de los excesos que se descargan hacia el ambiente.

El gerente de esa unidad minera, José Carlos Quezada, afirma que la supervisión de los recursos hídricos no solo es una constante por parte del Laboratorio Ambiental de la Mina Marlin, sino que también del personal especializado del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN) y de la Asociación de Monitoreo Ambiental Comunitario (AMAC).

Las tres entidades, en conjunto y al mismo tiempo, recogen las muestras en un lugar determinado para verificar que la calidad del agua se mantiene inalterable con la línea base trazada antes de que empezara la producción de oro y plata. Una vez recogidas las muestras, estas son enviadas por separado hacia laboratorios internacionales, de Estados Unidos o Canadá, debidamente certificados, los resultados son luego comparados entre los tres grupos.

“Nunca hemos tenido resultados demasiado diferentes”, dice el gerente, al recordar que el equipo humano a su cargo es el encargado de ejecutar las tareas de revegetación y de reforestación, pero también del tratamiento del agua, tanto industrial como de uso doméstico, “por lo que nos aseguramos de que todo se haga de manera eficiente y bajo estrictos controles de calidad”.

Quezada no tiene dudas de que el área de la represa de colas quedará revegetada de manera profesional y responsable, por lo que no habrá problemas en los futuros años. Esta obra de infraestructura construida bajo lineamientos de alta tecnología, es uno de los emblemas de la mina que opera en el municipio de San Miguel Ixtahuacán.

Un proyecto que vino a cambiar la vida de los habitantes de esta región, al tener acceso a empleos formales y a una capacitación constante en materia laboral y de seguridad industrial.

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR