21° GUATEMALA
28/06/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Sergio Recinos: De contar dinero en un sótano a la cúspide del Banguat

Braulio Palacios
24 de octubre, 2018

Sergio Francisco Recinos Rivera llegó a trabajar al Banco de Guatemala (Banguat) en 1981. Sus inicios en el Departamento de Tesorería ubicado en el sótano del edificio marcaron su lugar actual, más de 30 años después, en el despacho presidencial.

Actual presidente del Banguat desde septiembre pasado, por decisión del presidente Jimmy Morales, su nombramiento, confiesa, si bien fue una aspiración juvenil en los años 80, nunca imaginó que llegaría a concretarse.

Su primera responsabilidad en el Banco de Guatemala fue recibir dinero transportado en camiones blindados, que tenían como destino final las bóvedas del banco.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE ECONOMÍA

“Allí fue donde me inicié, en el sótano, en donde están las bóvedas”, señala al indicar que hace unas semanas visitó el Departamento de Tesorería y lo que sintió fue “un sentimiento especial”.

“Empecé recibiendo el dinero de los bancos que venían en blindados, era parte del grupo de personas que lo ponía en las bóvedas del banco”.

Su paso por la institución lo llevó a ocupar después un lugar en las extintas ventanillas de atención al cliente. En ese entonces, era estudiante en la Usac y aspirante a economista.

Obtener el título de Economista le permitió llegar al Departamento de Estudios Económicos, unidad encargada de la formulación de la Política Monetaria, Cambiaria y Crediticia del país.

Tiempo después, viajó a Costa Rica para estudiar una Maestría. La especialización en Política Económica con énfasis en Economía Internacional le llevó 24 meses. Después regresó al Banguat y empezó a escalar posiciones hasta convertirse en Director.

Primeros encuentros 

Sergio Recinos Rivera también formó parte del departamento de Investigaciones Económicas del Banguat, en donde estuvo dos años. Fue en este Departamento en donde coincidió por vez primera con José Alfredo Blanco Valdés, actual vicepresidente del banco central, y a quien recuerda conoció en su época de estudiante universitario. La amistad que tienen suma más de 35 años.

Recinos Rivera estuvo “prestado” por dos años en el cargo de subsecretario en la Secretaría Ejecutiva del Consejo Monetario Centroamericano, un organismo con sede en Costa Rica.

“Ahí por casualidad, no sé, Alfredo (Blanco) llegó posteriormente como Secretario (Ejecutivo del Consejo)”, recuerda Recinos Rivera, sobre la segunda ocasión que coincidió con el economista en una misma institución. Blanco Valdés fue Secretario Ejecutivo del Consejo entre enero de 2006 a diciembre de 2009.

El retorno de Sergio Recinos a Guatemala lo llevó a trabajar en otra entidad estatal, el Ministerio de Finanzas. La exministra de Finanzas y expresidenta del Banguat, María Antonieta del Cid de Bonilla, le pidió que fuera uno de sus asesores principales. Con ella compartió dos años.

Su siguiente parada, a préstamo por el Banguat, fue en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en donde fue, por un año, asesor del director ejecutivo de la silla de Centroamérica.

Recinos Rivera regresó al Banguat, pero esta vez como Gerente Financiero. El cargo lo ocupó por cuatro años. Después fue designado como Gerente General del banco por cerca de tres años.

En 2014, fue designado por el presidente Otto Pérez Molina como vicepresidente del Banco de Guatemala, acompañando a Julio Suárez Guerra, quien fue nombrado como presidente del Banguat. Si bien el nombramiento de Suárez Guerra para presidir el Banguat fue por cuatro años, se interrumpió el 20 de mayo de 2015.

Un periodo duro

En 2015, luego de la captura de Julio Suárez Guerra por el caso IGSS-PISA, Sergio Recinos Rivera asumió la presidencia del Banguat, y como la ley no prevé un sustituto para el vicepresidente del banco, tuvo bajo su responsabilidad ambos cargos, hasta septiembre de 2018.

Durante el tiempo que fungió como presidente en funciones, y al mismo tiempo vicepresidente del Banguat, Recinos Rivera, cumplió con las responsabilidades de ambos cargos, de forma continua, día a día, sin descanso, señala.

“Hice mi trabajo lo mejor posible. Pero fue un periodo duro porque no tuve vicepresidente. El resto del equipo me acompañó y apoyó”, recuerda acerca de los últimos casi tres años que estuvo al frente el banco.

El presidente del Banguat, Sergio Recinos Rivera, indica que la autonomía del banco central deviene de la continuidad en los puestos de presidente y vicepresidente, sin que exista una injerencia política. Foto: Winther Flores / República

Si bien, en la práctica, Recinos Rivera fue el presidente del Banguat, entre mediados de 2015 y septiembre 2018, nunca ocupó el despacho presidencial, por respeto a Suárez Guerra, cuyo periodo concluyó de forma oficial el 30 de septiembre de 2018.

No fue sino hasta después de su reciente nombramiento, el 21 de septiembre, que Sergio Recinos trasladó su oficina al despacho presidencial y cayó en cuenta que sería el máximo responsable del Banguat, pero ya no de forma interina.

“Es un reto -recuerda Recinos que pensó- y una responsabilidad muy grande. Y a pesar de que estuve en funciones y mis amigos me dicen que debería sentirme igual, con el nombramiento, la responsabilidad es más grande”.

La mística del Banguat

El presidente del Banguat tiene claro cuál será su visión de trabajo en los próximos cuatro años: cumplir la misión del banco central, que es promover la estabilidad en el nivel general de precios, por medio de su experiencia, conocimiento para que la institución siga ocupando un lugar importante en el sector público del país y continúe posicionándose entre los bancos centrales de mundo.

La claridad de Recinos Rivera del rol que le corresponde, viene de sus más de 30 años en el Banco de Guatemala, en donde ocupó varios cargos, y que con el paso de las décadas, fue adquiriendo un “cariño” por la institución, que por su régimen escalafonario de empleados, le permitió llegar a la cúspide del organigrama del Banguat.

“Ingresamos jóvenes, veinteañeros, en posiciones bajas. Pero aquí hay una claridad en que para ascender se requieren de ciertos requisitos. Si uno cumple, asciende puestos. Soy prueba de ello”, indica.

El sistema escalafonario del Banguat motiva a que sus trabajadores estudien, al punto de que el 65 por ciento del personal cuenta con Doctorado, Maestría o Licenciatura. El resto, con ciertas excepciones, sigue estudiando para unirse a la estadística.

“En la medida que se dan las oportunidades, uno se apropia una mística de trabajo. Se le toma cariño a la institución. Eso hace que cada quien se esfuerce, escale y se sienta parte del Banco”, explica el presidente del Banguat.

Según Recinos, en esa sinergia, se genera un ciclo, que “blinda” y dota de autonomía al Banguat. Desde 2002 hubo una reforma a la Ley Orgánica del Banguat en el que se estipula que el presidente de Guatemala nombra por cuatro años al presidente y vicepresidente del banco.

“Eso ha permitido una estabilidad en los puestos de presidente y vicepresidente del Banguat. El resto de puestos los nombra la Junta Monetaria, que es gente del mismo banco. Eso genera incentivos y que el afán de superación, la mística de trabajo y la calidad de gente se traslade de generación a generación laboral”, explica el presidente del Banguat.

Su legado 

En 2022, cuando Sergio Recinos cumpla su mandato al frente del Banco de Guatemala, quiere que se le recuerde en la institución como un presidente que continuó velando por la autonomía del banco, que continuó fortaleciendo al recurso humano y mantuvo una política monetaria, cambiaria y crediticia consistente y una estabilidad macroeconómica.

“Todo economista que labora en el Banco de Guatemala aspira con llegar a ser el presidente del Banguat. Aunque nunca imaginé que se cumpliría en mi caso, así fue. Y espero que quienes vienen detrás mío, lo logren”, concluye.

* No te pierdas la segunda entrega de esta entrevista, en la cual el presidente del Banco de Guatemala, Sergio Recinos, habla de lo que se espera en 2019, un año electoral, y la química de trabajo que tiene con el vicepresidente del banco central, José Alfredo Blanco Váldes, de quien también haremos un repaso por su vida en el Banguat. 

Fotos y vídeos: Winther Flores / Edición vídeos: Geoffrey Chávez

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE ECONOMÍA