Política
Política
Empresa
Empresa
Investigación y Análisis
Investigación y Análisis
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Agenda Empresarial
Agenda Empresarial

EEGSA: Decreto 15-2020 llevaría a que nadie pague el servicio

Luis Gonzalez
14 de mayo, 2020

La Empresa Eléctrica de Guatemala (EEGSA), ve un grave riesgo la vigencia del Decreto 15-2020, el cual permite que ningún cliente pague y pone en aprietos a todo el sector eléctrico y financiero de Guatemala.

La empresa señala que el decreto no establece un techo ni tiempo para delimitar el beneficio a los más afectados por la emergencia del coronavirus y esa es la gran deficiencia.

Por ello, la EEGSA ve el riesgo inminente y comunicó a los generadores de energía que podría dejar de pagar sus adeudos por una “fuerza mayor“.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE EMPRESA

A continuación las respuestas de la EEGSA a preguntas realizadas por República.gt

¿Cuál es la gravedad que ve como inminente la Empresa Eléctrica al entrar en vigencia el Decreto 15-2020?

El Decreto 15-2020 pone en un alto riesgo la sostenibilidad del sector eléctrico porque impacta directamente la recaudación por el servicio entregado al usuario ya que podría conllevar a que ningún cliente pague por el servicio. Independientemente de que tenga o no capacidad de pago. Además, no define el segmento o tipo de cliente al que aplicaría y lo deja completamente abierto a todos los clientes. Tampoco delimita el tiempo de aplicación ni establece los instrumentos financieros que acompañen la medida para no impactar los flujos de caja de la distribuidora, que recordemos, es la caja de todo el sector eléctrico. Esta situación implicaría para la distribuidora que el flujo de ingresos se viera afectado y en tal sentido, podría no tener capacidad para el pago de las obligaciones contractuales que tiene con los demás agentes del sector, otros proveedores y contratistas, además de tener que incurrir en los sobre costos financieros que implica el decreto. Es muy importante anotar que EEGSA desde el desde el inicio de la coyuntura de la pandemia del Covid-19, se ha solidarizado con los guatemaltecos. Por lo que el 16 de marzo suspendió todos los cortes de servicio por falta de pago y a partir del 24 de marzo, reconectó a los clientes con servicio vigente que lo tuvieran cortado por impago y lo solicitaran, ya que la electricidad es un servicio esencial para poder afrontar el confinamiento. Adicionalmente, ha gestionado con sus clientes, los convenios de pago con cuotas de 2, 3, 4, 6, 8, 10 y 12 meses, para facilitar el pago de sus facturas de acuerdo con su capacidad. Inclusive las de los meses de marzo y abril.

Aunque en la comunicación con los generadores no se menciona un monto, ¿de qué cantidad podría ser el “agujero” mensual que cause la falta de pago de los usuarios?

Depende de la cantidad de usuarios que decidan acogerse al amparo del decreto 15-2020. Esta legislación fomenta dramáticamente el no pago del servicio de energía eléctrica, independientemente de la capacidad o no de pago real del cliente, lo que ocasionaría una grave crisis. En un orden de magnitud y de acuerdo con los datos normales de facturación de EEGSA, bajo el escenario de que la totalidad de los clientes se acogieran a las medidas del decreto y solicitaran el diferimiento del pago a 12 meses, el costo financiero para la empresa de este diferimiento, es cercano a los Q33 millones al año por cada mes en que se aplicará la medida. Es decir, si la medida aplicará por tres meses, solo el impacto del costo financiero alcanzaría los Q100 millones.

  • Deberías leer:

EEGSA notifica a generadores que por “fuerza mayor” no les pagará

Generadores temen desabastecimiento y problemas en el sector financiero

Decreto 15-2020 podría llevar a la quiebra a empresas, asegura Amcham

¿Cuál ha sido la respuesta de los generadores a la notificación realizada por la Empresa Eléctrica?

La respuesta general ha sido de mucha preocupación para todo el sector. Algunos han indicado que tendrán que notificar a los bancos con quienes tienen compromisos financieros sobre lo que implicaría esta situación. Porque no podrían honrar sus compromisos y obligaciones. Además, no tendrán recursos para cumplir a su vez con sus proveedores y por lo tanto, podría afectarse la generación de energía. Vale la pena resaltar que a la fecha, EEGSA se encuentra al día con todas sus obligaciones de pago con
proveedores y contratistas. Estará haciendo todos sus esfuerzos para cumplir con la totalidad de sus obligaciones contractuales, sin embargo, EEGSA ha indicado en su comunicación a los generadores que realizará los pagos derivados de los contratos a prorrata entre todos los generadores con quienes tiene contratado el suministro de sus usuarios regulados, según el monto efectivamente recuperado de tales contratos a través de la tarifa que cobra a sus usuarios.

¿Cómo garantizará la EEGSA el suministro de electricidad en caso los generadores también recurran al motivo de “fuerza mayor” para dejar de proveer el servicio?

Frente a esta pregunta es importante indicar que en la cadena del sector, EEGSA no es la responsable de generar la electricidad. Esta actividad está determinada por ley al grupo generador. EEGSA como distribuidora de energía eléctrica, actualmente tiene los contratos necesarios para garantizar la atención de la demanda con múltiples generadores y con diferentes tecnologías. No obstante, la situación de impagos que podría derivarse de la promulgación del decreto, conllevaría a afectar la cadena de pagos. En tal sentido, si los generadores a su vez no pueden honrar sus contratos, podría verse impactada la generación y por lo tanto el
suministro de electricidad.

¿Cuántos contratos tiene la Empresa Eléctrica?

EEGSA tiene 94 contratos suscritos con generadores y representan pagos por cerca de Q250 millones mensuales para estos agentes.

Aparte de los generadores, ¿el resto de los proveedores de servicios a la Empresa Eléctrica también se verá afectado?

En principio consideramos que no serían afectados.

¿Qué otros efectos negativos para la EEGSA tienen la entrada en vigencia del Decreto 15- 2020?

En general, los efectos negativos los hemos descrito en las respuestas anteriores, sin embargo, en nuestro concepto, el decreto 15-2020 tiene problemas desde su concepción, es una legislación poco meditada. No se consideraron los impactos para el sector de manera global y no se analizaron las consecuencias del mismo, que pretende producir un supuesto bien, pero adolece de graves defectos de legalidad y de rigor técnico. Además que da unas señales complejas que desestimulan la inversión privada en el sector eléctrico que ha sido constante en los últimos 20 años, y afectan la certeza jurídica para el inversionista. Por lo que el mayor golpe podría darse en las inversiones en el sector eléctrico, lo que será muy negativo para Guatemala.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE EMPRESA