17° GUATEMALA
28/11/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Coinbase es la primera plataforma pública de criptomonedas

Nicole Koenigsberger
14 de abril, 2021

Coinbase Inc., la plataforma estadounidense de intercambio de criptomonedas, se ha convertido en la primera compañía pública de criptografía financiera en Estados Unidos. 

Coinbase es una aplicación que permite comprar y vender todo tipo de criptomonedas, como bitcoin, ethereum, litecoin y alrededor de 50 más. Coinbase también permite a usuarios convertir sus criptomonedas en otras, al igual que realizar transferencias de las mismas. 

Similar a otras aplicaciones financieras y de intercambio, Coinbase muestra las tendencias y valoraciones de las criptomonedas, al igual que noticias sobre la industria.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE ECONOMÍA

Coinbase en el mercado de valores

En 2020, Coinbase amasó más de 43 millones de usuarios verificados y registró 2.8 millones de transacciones mensuales. Sus ingresos se duplicaron en el último año  a US$1,14 mil millones. 

Este año, Coinbase comenzó los trámites para hacer pública la empresa a través de una cotización directa. Esto permite a los primeros inversores convertir sus participaciones en la empresa en acciones que cotizan en la bolsa de mercado

En lugar de que un banco suscriba la cotización y obtenga compradores para las acciones a un precio de oferta pública inicial establecido por los bancos, Coinbase está abriendo sus acciones directamente al público a partir del miércoles 14 de marzo.

Nasdaq asignó a Coinbase un precio de referencia de 250 dólares por acción el martes por la noche, que lo valora en más de 65.000 millones de US dólares. El miércoles, se indicó que las acciones de Coinbase abrirán alrededor de US$350.

Lo que debes saber de las criptomonedas

La Superindendencia de Bancos (SIB), emitió una serie de observaciones. El ente supervisor del sistema financiero deja claro que estas monedas no son un medio de pago reconocido en Guatemala.

Además, anticipan que quienes inviertan recursos por esta vía, pueden perder todo su capital y quedar en desamparo legal. Incluso, corren el riesgo de caer en estructuras ilegales de lavado de dinero y financiamiento del terrorismo.

  • La unidad monetaria de Guatemala es el Quetzal y únicamente el Banco de Guatemala puede emitir billetes y monedas
    dentro del territorio de la República.
  • Las monedas virtuales no son monedas de curso legal en el país.
  • El Estado de Guatemala no las respalda.
  • No se consideran divisas.
  • Tampocoo están garantizadas, ni se puede obligar a ser aceptadas como medio de pago en transacciones de bienes y servicios.
  • Las plataformas transaccionales o personas que se dedican a la venta y comercialización de monedas virtuales en Guatemala, no son reguladas. No se encuentran bajo la vigilancia e inspección de la Superintendencia de Bancos.
  • Estos medios o personas podrían no cumplir con estándares de seguridad o procesos de mitigación del riesgo. Podrían presentar posibles fallas de seguridad que generen altos riesgos para los usuarios.
  • Muchas de estas plataformas se encuentran domiciliadas en distintas jurisdicciones internacionales.
  • Su regulación y supervisión se encuentra fuera del ordenamiento jurídico nacional.

Los riesgos legales

Las autoridades de la Superintendencia de Bancos de Guatemala (SIB), advierten que las personas que usan las criptomonedas se exponen a diversos riesgos. Uno es la “alta volatilidad en el precio”.

“El valor de las criptomonedas podría aumentar o reducir drásticamente e incluso llegar a cero”, señala la SIB.

Asimismo, indica que en otros países el uso de estas monedas ha sido asociado a actividades ilícitas. Algunas como “captaciones no autorizadas de recursos, lavado de dinero y financiamiento del terrorismo”.

Insisten en que quien adquiera las monedas virtuales o las utilice en transacciones comerciales, se expone. “No se encuentran amparados por ningún tipo de protección”, concluye la SIB.

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE ECONOMÍA