Política
Política
Empresa
Empresa
Investigación y Análisis
Investigación y Análisis
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Agenda Empresarial
Agenda Empresarial

Cerrar la brecha laboral no solo es crear empleos

El reto real sería no solo el alcanzar la creación de 180 mil empleos formales anuales, sino también la creación de casi 5.2 millones de empleos formales.

Las empresas tienen dificultades para contratar personal especializado en sus áreas.
Diego Lechuga
10 de mayo, 2023

Es tiempo de campañas electorales y junto con la inseguridad, el desarrollo económico y la creación de empleos, son elementos para los que todos los candidatos tienen propuestas, promesas y discursos. Sin embargo, este tema es más complejo de lo que muchos de ellos, por no decir todos, abordan o dimensionan.

Por ejemplo, uno de los ofrecimientos más concretos que se han escuchado en redes y que consiste en la creación de 10 mil empleos mensuales. Para comenzar, esta cifra no es al azar ya que se estima que alrededor de 180 mil personas se suman anualmente al mercado laboral, según el estudio de Proyecto de Lineamientos de Política Económica, Social y de Seguridad 2011-2021, publicado en 2015 por el CIEN.

No obstante, en el mismo estudio se establece que solo el 13% de estos nuevos trabajadores obtienen un empleo formal, ya que en el país solo se crean alrededor de 25 mil trabajos formales al año; es decir con contrato, prestaciones y las obligaciones de ley correspondientes. Por ello el hacer mención de la creación de 120 mil empleaos adicionales al año tiene sentido como una estrategia para cerrar la brecha laboral.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE EMPRESA

Sin embargo, como lo he mencionado antes, este tema es más complejo de lo que se aparenta. Esto porque, aunque en el país solo se crean los 25 mil empleos formales mencionados antes, en la Encuesta Nacional de Empleos e Ingresos -ENEI 2021-, uno de los principales indicadores muestra que solo existe una tasa de desempleo abierto del 2.2% y subempleo del 8.1%.

Considerando la diferencia entre los empleos generados y la población nueva que demanda puestos de trabajo y que se suma a un mercado laboral ya saturado, uno esperaría ver una tasa de desempleo y subempleo más amplia; pero no es así. 

La explicación más rápida se explica con la tasa de ocupación que sí hace una distinción entre la población en condición de “ocupada por sector formal e informal” en la ENEI 2022.

Este indicador es más drástico y clasifica al 71.1% de la Población Económicamente Activa (PEA) como ocupada en el sector informal. Aunque para fines prácticos el estar ocupado, sea en el sector formal o informal, represente tener ingresos mensuales; si existe una brecha clara.

Según el Ministerio de Trabajo, el estar empleado en el sector formal significa un ingreso promedio mensual de Q. 3,650.00 mientras que para las personas empleadas en el sector informal dicho ingreso se reduce a Q. 1,688.00.

Por ello el reto real sería no solo el alcanzar la creación de 180 mil empleos formales anuales, sino también la creación de casi 5.2 millones de empleos formales adicionales que corresponden a la población empleada en el sector información; es decir el 71% de la PEA que son 7.4 millones de personas mayores de 15 años.

Cerrar esta otra brecha implica tanto el desarrollo económico para la creación de empleos formales con condiciones digna, así como se expuso en Foro Laboral 2023 organizado por el Cacif, como también el capacitar a un gran porcentaje de la PEA.

Porque la brecha entre la formalidad e informalidad no siempre se da por la falta de empleos en el sector formal, sino porque el trabajador no cumple con los requisitos o conocimientos que demanda su potencial empleador.

En las diferentes ediciones del estudio Brechas de Talento, elaborado por Fundesa, se ha evidenciado que las empresas tienen grandes dificultades para llenar vacantes técnicas o que requieren de competencias específicas y que, por ello, aunque tienen interés en expandirse, no pueden. Asi mismo en los estudios se ha expuesto que hay diversas carreras y bachilleratos cuya oferta (graduados) es insuficiente como es en los casos de bachiller industrial o en programación. Esto porque los salarios tienen correlación directa con la productividad del trabajador, y esta esta asociada a su capacidad técnica.

Hoy en día hasta para ser albañil se requiere de un título y conocimientos mínimos que, aunque parezca sorprendente, hay un gran porcentaje de la población que no es capaz de llenarlos.

Porque a veces si existen las oportunidades laborales, pero no el conocimiento para alcanzarlas. Por lo que el cerrar la brecha laboral no solo implicará la creación de empleos de calidad sino también el capacitar la población para que esta pueda acceder a dichos empleos de calidad.

En la actualidad ya vemos los efectos de esta brecha con plazas de centro de atención telefónica bilingües y BPO´s sin llenar, escasez de pilotos de transporte pesado y falta de mano de obra en el interior del país. De no abordar el problema de forma completa con las diversas aristas que posee, la brecha entre el sector informal y formal solo aumentará y cada vez será más difícil industrializar la economía y alcanzar el tan anhelado desarrollo económico y social.

Información fotografía: Foto de Ernie Journeys en Unsplash

 

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE EMPRESA