18° GUATEMALA
06/10/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

¿Cuánto podría aumentar el costo mundial de las importaciones de alimentos?

El costo mundial de las importaciones de alimentos podría alcanzar un nuevo récord este año, según la FAO.

Foto República: Unsplash
Sandra Vi
12 de junio, 2022

El costo mundial de las importaciones de alimentos va camino de alcanzar un nuevo récord de mil 800 millones en 2022, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Pero la mayor parte del aumento previsto corresponde a la subida de los precios y los costos del transporte y no al incremento de los volúmenes.

"Se prevé que el costo mundial de las importaciones de alimentos aumentará en US$51 mil millones con respecto a 2021, de los cuales US$49 mil millones reflejarán unos precios más elevados", según la FAO.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE ECONOMÍA

La entidad calcula que los países menos adelantados sufrirán una contracción del 5% de los costos de sus importaciones de alimentos este año y que el África subsahariana y el grupo de los países en desarrollo importadores netos de alimentos registrarán un incremento de los costos totales, a pesar de la reducción de los volúmenes importados.

“En vista del aumento de los precios de los insumos, las preocupaciones suscitadas por las condiciones atmosféricas y el incremento de la incertidumbre del mercado como consecuencia de la guerra de Ucrania, las últimas previsiones de la FAO apuntan a la probabilidad de que se contraigan los mercados alimentarios y de que los costos de las importaciones de alimentos alcancen un nuevo récord”, comentó Upali Galketi Aratchilage, economista del organismo de la ONU.

 

Perspectivas alimentarias

Las grasas animales y los aceites vegetales son los productos que más contribuyen al aumento de los costos de las importaciones previsto para 2022, aunque seguidos de cerca por los cereales en el caso de los países desarrollados.

Los países en desarrollo, en su conjunto, están reduciendo las importaciones de cereales, semillas oleaginosas y carne, lo que refleja su incapacidad para cubrir el aumento de los precios.

De acuerdo con el informe la producción mundial de los principales cereales disminuirá en 2022 por primera vez en cuatro años y la utilización mundial también registrará un descenso por primera vez en 20 años.

Sin embargo, se prevé que el consumo de cereales para el consumo humano directo no se verá afectada, ya que la reducción de la utilización total obedecerá a una disminución del uso de trigo, cereales secundarios y arroz como alimento seco que se da al ganado.

Las reservas mundiales de trigo aumentarán ligeramente en el año, principalmente debido a la acumulación prevista de existencias en China, en la Federación de Rusia y en Ucrania, informó la FAO.

La producción y utilización mundiales de maíz alcanzarán nuevos récords a causa del incremento de la producción de etanol en el Brasil y los Estados Unidos de América y de la producción industrial de almidón en China, de acuerdo con la organización.Se cree que el consumo mundial de aceites vegetales superará la producción, pese al racionamiento de la demanda previsto, según la FAO.

El informe Perspectivas alimentarias da a conocer que el consumo mundial de aceites vegetales superará la producción, pese al racionamiento de la demanda previsto.

Los insumos agrícolas

Los sectores agrícolas están expuestos a limitaciones de oferta debido a los aumentos de los costos de los insumos, en particular de los fertilizantes y los combustibles, que podrían impulsar nuevas subidas de los precios de los alimentos, según el informe.

Además, los altos precios de los alimentos suelen ser una ventaja para los productores, ya que se incrementan los beneficios de las explotaciones agrícolas.

No obstante, la rápida subida de los costos de los insumos (causada por el aumento de los costos de la energía y las restricciones a la exportación de los principales fertilizantes impuestas por los principales agentes del sector) compensa con creces esa situación, y en caso de prolongarse, provocaría inquietudes respecto de si la respuesta de la oferta puede ser tanto rápida como suficiente", informa la FAO.

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE ECONOMÍA