20° GUATEMALA
02/12/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

La infraestructura no solo son carreteras

Se debe dejar de ver los proyectos de infraestructura como solo construcciones y comenzar a tratarlos como proyectos que podrían ayudar a mejorar la preparación ante los fenómenos naturales que derivan en daños económicos, y aún más importante, pérdidas humanas.

"Las carreteras no se comen, pero sin estas tampoco es posible llevar la comida y ayuda que es tan necesaria en estos momentos".
Diego Lechuga
13 de octubre, 2022

El lunes 10 de octubre ingresó en el territorio nacional la tormenta tropical Julia. Aunque se encontraba en el radar de diferentes agencias meteorológicas con varios días de antelación, no era posible el determinar el impacto que tendría en territorio nacional por la naturaleza del fenómeno.

Más allá de emitir una alerta institucional o poner al personal de emergencia en apresto, es poco lo que se puede hacer para enfrentar un fenómeno de este tipo en un plazo de tiempo tan corto. Esta situación se ha repetido en numerosas ocasiones en las que los desastres naturales afectan grandes proporciones del país.

Sin embargo, aunque los eventos que han impactado al país reviven los debates con respecto a la respuesta del Estado antes los desastres que suelen darse en esta época de lluvias, el elemento de infraestructura queda relegado a un segundo plano.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE ECONOMÍA

He de aclarar que la capacidad del Estado de responder ante este tipo de sucesos es un tema prioritario, pero también debería ser la evaluación de las infraestructuras que posee el país y si atienden las necesidades de las comunidades durante este tipo de situaciones. No obstante, no suele ser la norma hacer este análisis ya que cuando se habla de infraestructura el tema suele reducirse a la calidad de los puentes y carreteras, así como los elementos que deben de ser reconstruidos.

Lo mencionado antes es lamentable ya que el hablar de infraestructura es hacer referencia a un campo mucho amplio de elementos que puentes y carreteras. Desde una red de drenajes y colectores que se ha visto su necesidad en los últimos días de ser modernizada, hasta proyectos estratégicos para mitigar los posibles efectos de los fenómenos naturales.

El utilizar los proyectos de infraestructura no debe de ser visto como una carrera de construcción, sino como un plan que anticipe tanto las necesidades de una población como posibles riesgos derivados del entorno natural.

Ejemplo de ello es la época de lluvias que, ya sea por la falta o intensidad de estas, es un periodo de tiempo que siempre pone en tensión al país y afecta en mayor medida a la población vulnerable. A modo de prevención o reducción de los posibles daños, se podrían realizar proyectos de infraestructura estrategia con el objetivo de anticipar los efectos tanto de una temporada de lluvias copiosas como un periodo de sequía.

Por ejemplo, la construcción de captadores de lluvia, embalses y sistemas de riego que permitan en épocas de gran sequía el abastecer de agua a los micro productores rurales. O bien, diques y canales de desfogue que permitan redireccionar lejos de las comunidades el agua de los ríos que por la intensidad de las lluvias han sobrepasado su cause natural. La lista de proyectos que podrían ayudar a prever tragedias, así como mitigar los efectos de un desastre natural, es larga.

Año con año la época de lluvias genera daños, ya sea por su abundancia o escasez y año con año la reacción es implementar planes de recuperación. Ante esta costumbre me gustaría plantear la posibilidad de dejar de ver los proyectos de infraestructura como solo construcciones y comenzar a tratarlos como proyectos que podrían ayudar a mejorar la preparación ante los fenómenos naturales que derivan en daños económicos, y aún más importante, pérdidas humanas.

Por que es cierto, existen problemas graves en el país como la desnutrición y las carreteras no se comen, pero sin estas tampoco es posible llevar la comida y ayuda que es tan necesaria en estos momentos.

 

.

 

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE ECONOMÍA