Política
Política
Empresa
Empresa
Investigación y Análisis
Investigación y Análisis
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Agenda Empresarial
Agenda Empresarial

Repensar las ciudades del futuro con cemento verde

Arte: Gabo@.
María José Aresti
14 de mayo, 2024

Latinoamérica destaca por sus paisajes y diversidad cultural. También se caracteriza por una rápida urbanización y desarrollo de infraestructura. Este progreso viene de la mano de un material fundamental: el cemento.

En perspectiva. Durante el “Congreso C2: Cemento & Concreto Verde 2050” un panel conformado por académicos abordó los desafíos y estrategias para su uso en economías en desarrollo. Considerando que continuará siendo uno de los materiales del futuro.

  • “Innovación” fue la palabra clave durante el desarrollo del encuentro. La industria busca mejorar la constitución del producto para brindar eficiencia en los procesos de construcción.

    SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE EMPRESA
  • Por ejemplo: incorporar construcción prefabricada y el manejo de productos “amigables” con el medioambiente. Como fabricación de bloques de concreto.

  • “Enseñamos a construir carreteras, puentes y edificios, pero olvidamos los proyectos de vivienda. Necesitamos formar profesionales con conocimiento y herramientas para intervenir en un ambiente socialmente común”, comenta Vanderley John, profesor de la Universidad São Paulo.

En el radar. Actualmente, el sector de vivienda es uno de los que más resiente este contexto. La región tiene un déficit cualitativo del 31% y 6% cuantitativo. Alrededor de 10M de personas habitan en pisos de tierra o en mal estado.

  • Estos datos evidencian las deficiencias constructivas en Latinoamérica. La mayoría del cemento no se concentra en aspectos de estructuras por la informalidad de la mezcla de sus agregados.

  • Para Edgardo Irassar, profesor de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, es importante llegar a un uso más racional para que los agregados se acoplen.

  • “Las cadenas tienen que estar relacionadas con los productores locales que abastezcan su mercado. A mayor producción se formalizan y fortalecen los agregados del cemento”, explica.

Ecos regionales. Alrededor del 80% de la población latinoamericana reside en ciudades, siendo la región más urbanizada, según la ONU. No obstante, en todas se observa una extensiva presencia de barriadas urbanas informales.

  • Las condiciones de las viviendas en estos asentamientos suelen ser “básicas”. Están construidas con materiales desechables: cartón, plástico y hojalata. Una mejor opción es que sus estructuras se refuercen con acero y concreto.

  • Un símbolo de transformación es “La Comuna 13” en Medellín. Tenía casas precarias, construidas en medio de la colina, calles estrechas y empinadas. Ahora, cuenta con seis escaleras eléctricas y un metrocable.

  • “Reformar estos espacios es clave, por medio de reducir la informalidad del cemento. Para ello necesitamos adentrarnos en esos lugares y entender sus necesidades”, asevera Jorge Tobón, profesor de la Universidad Nacional de Colombia.

Lo que sigue. La construcción en la región debe estar marcada por un pensamiento de materiales con posibilidades más allá de lo tradicional. Es decir, con bajos recursos energéticos.

  • Los concretos con un mayor valor aplicado son una opción. Los termocrómicos (con propiedades eléctricas) impactan en el comportamiento dentro de los edificios. Disminuyen el uso de aire acondicionado o calefacción, por ende, la huella de carbono.

  • Antes se decidía el tipo de construcción y se diseñaba de acuerdo con la región. Para John, actualmente debe haber un cambio de mentalidad: generar a partir de limitaciones de energía y de emisión.

  • “No existe una solución sencilla si vamos a discutir la descarbonización de la infraestructura, fabricación de cemento y construcción. La tarea es mejorar la técnica. El valor químico debe ser bajo”, agrega.

Balance. La industria debe repensar cómo contribuir en las construcciones del futuro. Es clave conocer el medioambiente, recursos naturales y su vida útil. Asimismo, aplicar casos de éxitos de otras partes del mundo, que permitan a la región tener soluciones locales con conocimiento global. La idea es que las empresas acompañen a la Academia e identificar oportunidades de innovación. 

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE EMPRESA

Repensar las ciudades del futuro con cemento verde

Arte: Gabo@.
María José Aresti
14 de mayo, 2024

Latinoamérica destaca por sus paisajes y diversidad cultural. También se caracteriza por una rápida urbanización y desarrollo de infraestructura. Este progreso viene de la mano de un material fundamental: el cemento.

En perspectiva. Durante el “Congreso C2: Cemento & Concreto Verde 2050” un panel conformado por académicos abordó los desafíos y estrategias para su uso en economías en desarrollo. Considerando que continuará siendo uno de los materiales del futuro.

  • “Innovación” fue la palabra clave durante el desarrollo del encuentro. La industria busca mejorar la constitución del producto para brindar eficiencia en los procesos de construcción.

    SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE EMPRESA
  • Por ejemplo: incorporar construcción prefabricada y el manejo de productos “amigables” con el medioambiente. Como fabricación de bloques de concreto.

  • “Enseñamos a construir carreteras, puentes y edificios, pero olvidamos los proyectos de vivienda. Necesitamos formar profesionales con conocimiento y herramientas para intervenir en un ambiente socialmente común”, comenta Vanderley John, profesor de la Universidad São Paulo.

En el radar. Actualmente, el sector de vivienda es uno de los que más resiente este contexto. La región tiene un déficit cualitativo del 31% y 6% cuantitativo. Alrededor de 10M de personas habitan en pisos de tierra o en mal estado.

  • Estos datos evidencian las deficiencias constructivas en Latinoamérica. La mayoría del cemento no se concentra en aspectos de estructuras por la informalidad de la mezcla de sus agregados.

  • Para Edgardo Irassar, profesor de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, es importante llegar a un uso más racional para que los agregados se acoplen.

  • “Las cadenas tienen que estar relacionadas con los productores locales que abastezcan su mercado. A mayor producción se formalizan y fortalecen los agregados del cemento”, explica.

Ecos regionales. Alrededor del 80% de la población latinoamericana reside en ciudades, siendo la región más urbanizada, según la ONU. No obstante, en todas se observa una extensiva presencia de barriadas urbanas informales.

  • Las condiciones de las viviendas en estos asentamientos suelen ser “básicas”. Están construidas con materiales desechables: cartón, plástico y hojalata. Una mejor opción es que sus estructuras se refuercen con acero y concreto.

  • Un símbolo de transformación es “La Comuna 13” en Medellín. Tenía casas precarias, construidas en medio de la colina, calles estrechas y empinadas. Ahora, cuenta con seis escaleras eléctricas y un metrocable.

  • “Reformar estos espacios es clave, por medio de reducir la informalidad del cemento. Para ello necesitamos adentrarnos en esos lugares y entender sus necesidades”, asevera Jorge Tobón, profesor de la Universidad Nacional de Colombia.

Lo que sigue. La construcción en la región debe estar marcada por un pensamiento de materiales con posibilidades más allá de lo tradicional. Es decir, con bajos recursos energéticos.

  • Los concretos con un mayor valor aplicado son una opción. Los termocrómicos (con propiedades eléctricas) impactan en el comportamiento dentro de los edificios. Disminuyen el uso de aire acondicionado o calefacción, por ende, la huella de carbono.

  • Antes se decidía el tipo de construcción y se diseñaba de acuerdo con la región. Para John, actualmente debe haber un cambio de mentalidad: generar a partir de limitaciones de energía y de emisión.

  • “No existe una solución sencilla si vamos a discutir la descarbonización de la infraestructura, fabricación de cemento y construcción. La tarea es mejorar la técnica. El valor químico debe ser bajo”, agrega.

Balance. La industria debe repensar cómo contribuir en las construcciones del futuro. Es clave conocer el medioambiente, recursos naturales y su vida útil. Asimismo, aplicar casos de éxitos de otras partes del mundo, que permitan a la región tener soluciones locales con conocimiento global. La idea es que las empresas acompañen a la Academia e identificar oportunidades de innovación.