17° GUATEMALA
29/06/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Sinibaldi y las reuniones privadas con la exfiscal general Thelma Aldana

Glenda Sanchez
07 de septiembre, 2018

Alejandro Sinibaldi, exministro de Comunicaciones Infraestructura y Vivienda (CIV), es señalado en por lo menos cuatro casos de corrupción. Recién el Juzgado de Mayor Riesgo D, por cuarta ocasión lo declaró prófugo.

La declaración testimonial de Aneliese Mercedes Herrera Monterroso, exasistente de Sinibaldi, reveló los esfuerzos “desesperados” del exfuncionario que buscaba protegerse de las investigaciones que él presentía que el Ministerio Público (MP) realizaba, pues en 2015 empezaron a salir a flote los casos de corrupción del Partido Patriota (PP).

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Buscó protección de magistrados

Según Herrera Monterroso, Sinibaldi después que se desligó del Movimiento Reformador y del Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda (CIV) se dedicó  a contactar a magistrados (no aclara si de la Corte Suprema de Justicia o de Constitucionalidad), incluso gestionó reuniones con la embajada de Estados Unidos.

“Una de las reuniones decía que fue en la  Embajada Americana y por los comentarios que él hacía, era que ahí todo estaba nítido. Recuerdo que también se reunía con magistrados, no sé si son de la CC o de la Suprema pues no los conozco. Desde antes  también se reunía mucho con un señor que le dicen el Gato Herrera, que no le sé el nombre solo que así le dicen y con el precisamente en varias oportunidades y más o menos entre noviembre y diciembre siempre del 2015”, de acuerdo con la declaración de la exasistente. 

En el  expediente se lee que en noviembre o diciembre de 2015, Sinibaldi le dijo a Herrera Monterroso que retirara de su oficina a todos los empleados, porque tendría una reunión importante, sin mencionar quién era el visitante o el tema que se trataba.

Ella añadió que también le pidió que le arreglara la sala de reuniones principal, y que además le ordenara comida.

“Mire necesitó que se vaya toda la gente de seguridad ahorita, es mas saque a todos no quiero ver a nadie, solo se queda usted mientras me arregla unas cosas y después también se va.  Entonces tuve que sacar a la recepcionista, a la persona de limpieza, a todos”, contó. 

Agregó: “Entonces me dice: necesito que esté limpio, que todos se vayan temprano y necesito que usted me vaya a comprar comida y que me ordene todo acá, porque va venir una persona que estoy esperando, pero métale, me arregla la sala blanca, me pone una botella de vino y unas copas y cómpreme unos jamones y quesos”.

Ya todo organizado, la extrabajadora de Sinibaldi preparaba sus cosas personales para irse cuando vio que la persona que espera Sinibaldi era la Fiscal General en ese momento, Thelma Aldana.

“De repente llega la persona que estaba esperando, que cuando me di cuenta era la señora Fiscal, la licenciada Aldana, esa fue la primera vez que yo la vi en la oficina, sin embargo, no sé si anteriormente ya se habían hablado o no, pero ese día fue el día que yo la vi, no sé qué hablaron pues yo solo esperé que llegara la comida, la coloqué en platos formales para pasarla a la sala blanca y me retiré”, añadió Herrera Monterroso. 

Thelma Aldana llegaba con el “Gato” Herrera

La exempleada de Sinibaldi agregó que a las reuniones con Sinibaldi,  Thelma Aldana no llegaba sola sino siempre la acompañaba una persona que le apodan “Gato” Herrera. Se sospecha que se trata de Gustavo Adolfo Herrera, quien recientemente pidió asilo en Nicaragua.

Ella nunca especifica qué temas discutían Sinibaldi y Aldana, pero sí confirmó en sus declaraciones más de tres reuniones en la oficina de la zona 10. Sin embargo, se interpreta que él trataba de buscar ayuda o información acerca de su situación penal, pues sospechaba que ya estaba siendo investigado.

Se buscó la opinión de la exfiscal general por medio de sus redes sociales, pero hasta el momento no ha respondido.

“El señor Sinibaldi siempre estaba muy confiado, él decía yo todo lo tengo controlado, no hay problema, todo está bien a mi me pasan información así que no se ahueve,  yo todo lo tengo controlado (…) se reunía con magistrados de la CC o la suprema no sé, pues solo decía magistrados, pero las reuniones que hacía con ellos no las hacía en la oficina y yo sabía que eran para ellos por cómo me pedía el lugar de reunión”, concluyó.

  • Te puede interesar: 
SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER