Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Deportes
Deportes

Ética ciudadana en tiempos de cambio

Pablo Cordón
12 de enero, 2020

Estos últimos días todos los medios han dedicado sus páginas al cambio de autoridades. Las pláticas casuales entre amigos no dejan de tener un tinte político y definitivamente hay una alta expectativa sobre la línea de gobierno que traerá el nuevo Presidente.

Sin embargo, hoy quisiera desviarme un poco de la línea de conversación y hablar sobre la ética que, como ciudadanos, deberíamos practicar a fin de facilitar el cambio.

Es muy fácil caer en la clásica retórica de “exigir” a las autoridades que se comporten de tal o cual forma, pero al igual que en las empresas, si nosotros como particulares nos prestamos a ser copartícipes de actos de corrupción y falta de transparencia, seguro las cosas seguirán iguales. La responsabilidad del cambio, no es de las nuevas autoridades, sino también nuestra como ciudadanos guatemaltecos.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Aprovechando que todavía estamos a tiempo de plantearnos propósitos de Año Nuevo y pensando acerca de lo que significa ser buen ciudadano, les propongo la práctica de algunas conductas éticas que nos permitirán ser copartícipes del cambio junto con las nuevas autoridades:

Ética ciudadana

  • Respeto a Guatemala: Dejemos de decir que Guatemala no sirve, que es una desgracia, que somos un “paisito de…”. Recuerde, Guatemala no es más que la suma de sus ciudadanos. Hablemos bien de Guatemala, hablemos sobre las cosas buenas que tiene, sobre las buenas personas que la componen. Amemos a nuestra Guatemala.
  • Justicia y Equidad: Demos a los demás el mismo trato con el que nos gustaría ser tratados. Si hacer distinción de personas. Si vamos a hacer un trámite, no paguemos por una posición en la fila. Eso también es corrupción. Si cometemos una infracción a la ley, atengámonos a las consecuencias y sin pensar en que “sí me agarran, pago mordida”. La transparencia en nuestras acciones se traduce en transparencia para el sistema.
  • Trabajemos por Guatemala: Sea cual sea nuestra actividad profesional, todo lo que hacemos impacta en nuestro entorno. Para ello, el valor de la laboriosidad puede marcar la diferencia. Hacer el trabajo bien hecho y desde la primera vez genera dinamismo y fuerza. No necesitamos ser presidentes o autoridades públicas para asegurar que las cosas se hagan bien.
  • Paguemos Nuestros Impuestos: Si, hay que pagarlos bien. Nuestra obligación ciudadana es pagar, sin poner la excusa de “para qué pago, si igual se lo van a robar”. La obligación de las autoridades es utilizar bien los recursos y la nuestra es aportarlos. Nuestra responsabilidad ética ciudadana es exigir facturas y dar facturas.

La solidaridad se traduce en acciones que favorezcan al bien común. Por eso, recordemos que no sólo está en manos de nuestras nuevas autoridades el cambio, está en nuestras manos, en nuestro lugar de trabajo, en nuestro hogar, en nuestro entorno. Cambiemos nuestro metro cuadrado y cambiará Guatemala.

Te sugerimos leer:


SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR