Política
Política
Empresa
Empresa
Investigación y Análisis
Investigación y Análisis
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Agenda Empresarial
Agenda Empresarial

Inventos con sello chapín

Redacción República
08 de agosto, 2014
Guatemala ha sobresalido a nivel mundial por ser la cuna de la civilización Maya, contar con lindos parajes naturales como el Lago de Atitlán y su diversa cultura. Además de tener artistas reconocidos a nivel internacional.
Pero en la tierra del Quetzal también han surgido novedosos inventos que han causado impacto fuera de nuestras fronteras y han logrado que sus creadores provoquen un cambio dentro y fuera del país. Presentamos algunos personajes que se destacaron por sus aportes en la nutrición; medicina y tecnología educativa, entre otros.
Es el caso de Guillermo Méndez Santizo, conocido como don ‘Yemo’, quien a los 11 años de edad salió de Patzún, Chimaltenango, para llegar a la ciudad capital en busca de un trabajo. Adquirió conocimientos en fármacos, y en 1951 inauguró su propia farmacia a la que llamó Trinidad. Pero su mayor hazaña se hizo famosa dos años más tarde cuando inventó un ungüento para sanar úlceras, barros, raspones, escaldaduras, entre otros. La fórmula original, elaborada en forma artesanal, se convirtió en la pomada y balsámico GMS, nombrada así por las siglas del nombre de su creador.
Se dice que la pomada fue creada después que una mujer, quien le recordó a su madre, llegó a pedirle ayuda porque tenía llagas en sus piernas.

Don ‘Yemo’ fue muy querido en el barrio El Gallito, ubicado en la zona 3 de la ciudad capital, donde fundó su farmacia. En la parte de atrás de su negocio siempre conservó los recipientes utilizados para crear la pomada GMS, la cual todavía es elaborada en el laboratorio donde se encuentra la farmacia.

El 23 de febrero de 2013, a la edad de 86 años, murió José Guillermo Méndez Santizo debido a una enfermedad que padecía.

Otro reconocido invento de esa misma década es la Incaparina, una bebida creada por el doctor Ricardo Bressani en 1959 para combatir la desnutrición en el país, y ha sido considerado mundialmente como uno de los mejores alimentos nutricional.
Fue creada por un compuesto a base de harina de maíz, almidón de algodón (posteriormente reemplazado por harina de soya), carbonato de calcio, hierro y vitaminas A y B. Fue nombrada Incaparina porque se desarrolló en el Instituto de Nutrición de Centroamérica y Panamá (INCAP). Bressani es conocido como el padre de la Incaparina y su destreza ha sido reconocida por su aporte al combate de la desnutrición.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Ricardo Bressani nació en la ciudad capital el 28 de septiembre de 1926 y obtuvo la licenciatura en química en 1948 en la universidad de Daytón, en Ohio, Estados Unidos de América, la cual estudió por ganar una beca en el Colegio San José de los Infantes. Además, es fundador de la Academia de Ciencias del Tercer Mundo en Trieste, Italia.

La Incaparina ha sido de inspiración para otros países de Latinoamércia para crear alimentos nutritivos.

Otro invento atribuido a un guatemalteco es el café soluble o instantáneo.
Cuenta la historia que Federico Lehnhoff, estudiante de medicina en Guatemala y en Berlín, Alemania, un día olvidó beber su taza de café, la cual dejó olvidada en un lugar. Días más tarde, al encontrarla, Lehnhoffre vio que en el fondo del recipiente sólo quedaban residuos en forma de un polvo oscuro.

La curiosidad científica lo indujo a verter agua hirviendo sobre esa sustancia y observó cómo se convertía en una nueva taza de café, con las mismas características de color, aroma y sabor. Como resultado de este descubrimiento, inventó un procedimiento para la deshidratación de la bebida. Luego desarrolló un procedimiento industrial para la deshidratación del café, reduciéndolo a un polvo soluble en agua. A finales de 1911 patentó el “Café Soluble” en Europa y los Estados Unidos.

También destaca un invento que ha beneficiado a miles de guatemaltecos, especialmente en áreas rurales, para prevenir enfermedades gastrointestinales. Se trata del ecofiltro, creado en 1981 por Fernando Mazariegos con el objetivo de obtener agua potable filtrada a bajo costo. El objetivo era aprovechar materia prima y tecnología local. Se puede utilizar agua de cualquier vertiente, incluyendo pozos, ríos y lagos.

El agua purificada con ecofiltro cumple con los parámetros establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Actualmente ese invento es utilizado en países de África, Asia, Caribe y América del Sur. En 2003, el ecofiltro fue premiado por la Asociación Latinoamericana de Ingeniería Sanitaria y Ambiental; y en 2004 recibió el galardón Market Place Award for Sustainable Technology, otorgado por el Banco Mundial.

Hay otro guatemalteco que ha puesto el nombre de Guatemala en alto. Es el oftalmólogo Carlos León Roldán, quien inventó un dispositivo óptico denominado queratoprótesis de hidroxiopatita coralina, la que ha permitido que decenas de pacientes con cierto tipo de ceguera sean curados por medio de un implante de córnea artificial (queratoprótesis) en el interior del ojo.

Dicho implante está fabricado de coral marino.
Los especialistas indican que el implante, un cilindro óptico de 3,5 milímetros de diámetro, es colocado en el interior de la córnea, y es similar al material utilizado en los lentes de contacto que se conecta al nervio óptico.
Los beneficiados han sido pacientes ciegos que tienen un buen estado de la retina y que pueden percibir un poco de luz, así como personas no videntes por opacidad de la parte inferior del ojo, que han sido afectadas por algún accidente.

En el año 2000, la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, con sede en Ginebra, Suiza, le otorgó a Carlos León Roldán la medalla de oro. Un año anterior, el galeno recibió en Guatemala el Premio Nacional en Ciencia y Tecnología.

Y el inventor guatemalteco más sonado en los últimos meses es el de Luis Von Ahn, el joven que ha destacado por inventar los captchas y recaptchas, un programa informático que aparece en la red y sirve para evitar el spam. Funciona como un recuadro de autenticación humana para lograr que el acceso en los sitios web sea más seguro.

Dicho invento fue comprado por Google en 2009 por miles de millones de dólares. Von Ahn también es creador del sitio web Duolingo,utilizado para aprender idiomas como inglés, francés, alemán, portugués, entre otros. El programa es completamente gratuito y ha beneficiado a 12 millones de usuarios en América y Europa.

Actualmente el programa está disponible en sistema operativo Android e iOS.
El servicio está diseñado para ayudar a traducir páginas web y otros documentos.
El 18 de julio de este año, Luis Von Ahn recibió la Orden del Quetzal en grado de Comendador, la máxima distinción honorífica que otorga el Gobierno de Guatemala.

Además, en 2012 el presidente de los Estados Unidos de América, Barack Obama, le otorgó a Von Ahn el premio de joven destacado en la ciencia e ingeniería.
En 2006 Luis Von Ahn fue ganador de la beca MacArthur, denominada la ‘beca del genio’. Actualmente es profesor en el Departamento de Ciencias de la Computación de la Universidad Carnegie Mellon, en los Estados Unidos de América.