16° GUATEMALA
05/12/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Mensajes de texto delataron a un sacerdote que violó a una menor

Glenda Sanchez
19 de septiembre, 2018

La víctima conoció al sacerdote en 2016. Recién cumplía los 14 años cuando hizo su Primera Comunión en la iglesia Espíritu Santo, en Puerto Barrios, Izabal.

En ese año su vida se volvió un tormento, ya que el sacerdote Ignacio López García, en esa época empezó con el acoso y amenazas, hasta violarla sexualmente

Diana (nombre supuesto para proteger su identidad), por iniciativa de sus padres, en 2016 decidió hacer su Primera Comunión, para ello asistió a las clases de catequesis, las cuales eran requisito para cumplir con la ceremonia religiosa.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

La buscaba para enamorarla

El párroco Ignacio López García era quien supervisaba las clases y confesaba a los menores que harían la Primera Comunión. Espacio que aprovechó para conocer a su víctima.

“A partir de ese momento, el sacerdote supervisaba con más frecuencia las clases para enamorarla, con el fin de aprovecharse de la menor. Al conversar con ella, la citó en la oficina que tenía asignada y fue allí donde la violó”, aseguró la Unidad de la Mujer del distrito de Izabal del Ministerio Público.

A partir de ese momento el sacerdote le mandaba mensajes de texto con citas de amor y la buscaba cada vez que Diana asistia a misa, pues ya había controlado que llegaba tres veces a la semana.

Las amenazas de muerte

De acuerdo con la investigación, el sacerdote abusó en reiteradas ocasiones de la adolescente. Para que ella no denunciará las agresiones, el sacerdote la mantuvo amenazada de muerte.

Los mensajes de texto fueron los que delataron al sacerdote, pues fueron una prueba contundente para que el Tribunal de Sentencia de Femicidio de Izabal, lo condenará a 16 años y siete meses de prisión inconmutable.

“El delito por el que fue condenado el párroco guatemalteco es violación con circunstancias especiales de agravación de forma continuada”, informó el MP.

Agregó que otros medios de prueba que aportó la Fiscalía para la sentencia se encuentran los peritajes periciales y psicológicos, el registro de las llamadas a su teléfono y la declaración testimonial de la menor.

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER