Política
Política
Empresa
Empresa
Investigación y Análisis
Investigación y Análisis
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Agenda Empresarial
Agenda Empresarial

Gloria Porras, Francisco De Mata, Mynor Par y Cristina Fernández, pretenden citar a magistrado Neftaly Aldana

Luis Gonzalez
13 de octubre, 2020

Los cuatro magistrados que mantienen su posición de no declarar la cesantía de Neftaly Aldana en la Corte de Constitucionalidad (CC), ahora pretenden citarlo para resolver su situación, denunció la magistrada Dina Ochoa.

Gloria Porras, Francisco De Mata Vela, Mynor Par Usen y María Cristina Fernández, consideran necesario “correr audiencia” a Aldana para tomar una decisión definitiva en su caso.

Sin embargo, Ochoa se opone a esta situación que pondría en riesgo la salud y hasta la vida del magistrado, debido a las consideraciones realizadas en los dos informes médicos presentados en la Corte.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

En una comunicación interna, la magistrada Ochoa hace ver la ilegalidad del procedimiento. Además, indica los riesgos a los que se pretenden someter al magistrado al citarlo de manera directa o por medio de su familia.

A los cuatro magistrados Ochoa les recuerda los informes médicos y lo que pidió su familia.

“… que se abstengan de prorrogar u otorgar nueva licencia sin goce de salario para mi esposo; y con base a esta realidad y al certificado médico adjunto, conozcan y resuelvan la suspensión de mi esposo Neftaly Aldana Herrera, en el ejercicio de su función como Magistrado Titular de la Corte de Constitucionalidad”

En cuanto a la parte legal, la magistrada les recuerda que el articulo 161 de la Ley de Amparo y Exhibición personal y sus reglamentaciones vigentes, establece de manera clara las causales de cesantía.

“Es claro que, al darse las causales de incapacidades propias de los funcionarios judiciales, la Corte de Constitucionalidad es la que debe conocer y resolver sobre la suspensión del magistrado en el ejercicio de su función, que es cesantía que trae como consecuencia la suspensión”, indica Ochoa.

Magistrados podrían cometer un delito

Asimismo, Ochoa les indica que los certificados médicos, sobre todo el del neurólogo, advierte los riesgos a la salud de Aldana.

“El licenciado Aldana está incapacitado para ejercer sus funciones laborales, desde el punto de vista físico así como de su trastorno del habla, incluyendo requerimiento para reposo en casa, con indicación médica de enfermería las 24 horas del día”, indicó al final el certificado médico del neurólogo.

 “Exponerlo a una nueva situación de estrés puede desencadenar con su muerte u otro evento cerebrovascular causado por algunos de los magistrados de esta  Corte, que es un órgano garante de los derechos humanos, y contrario a esta misión, podría arrastrar al tribunal o a parte de sus integrantes, a la comisión de hechos delictivos como lesiones culposas u homicidio culposo“, agrega Ochoa.

“Ante la claridad del certificado médico último y la solicitud de los familiares, citar o dar audiencia al colega Neftaly Aldana en las condiciones gravísimas, como indiqué, es un trato, no solo ilegal, sino  cruel inhumano y degradante, es temerario…”, enfatiza la magistrada.

La imposibilidad de citar al magistrado Aldana

Al final de su comunicación, la magistrada Dina Ochoa les presenta interrogantes a los cuatro magistrados que se niegan a declarar la cesantía de Neftaly Aldana.

“¿Como se le va a dar audiencia sino puede hablar ni escribir tal como se indica el informe neurológico?, ¿cómo se le va a dar audiencia si tiene parálisis de la parte dominante derecha de su cuerpo?”

Y agrega, “¿cómo se le da audiencia si el magistrado ni siquiera sabe de la muerte de nuestro colega Bonerge Mejía?, ¿cómo se le va a dar audiencia si tiene complicaciones cardiovasculares y cuenta con un marcapasos con complicaciones adicionales a las secuelas de derrames sufridos?

“¿Cómo se le va a dar audiencia si necesita tener una enfermera las 24 horas del día?, ¿cómo se le va a dar audiencia si tiene un implante medio para hacer sus necesidades fisiológicas?”

“¿Como se le va a dar audiencia si no puede movilizarse?, ¿cómo se le va a dar audiencia si no tiene capacidad para seguir una conversación normal y fluida?”

Dina Ochoa resalta que “por esa audiencia, el Estado podría ser demandado y condenado por la CIDH por los efectos en los Derechos humanos del magistrado Aldana y su familia”.

“Estos son parte de algunos de los planteamientos de la figura que se quiere realizar y que definitivamente rechazo totalmente y que no incurriré en la comisión de un hecho delictivo, conformando un tribunal violador de derechos humanos”, enfatiza la magistrada.

“Finalmente les pido cordura, que, si hay sinceridad en el cariño manifestado y respeto a la vida de nuestro Colega Aldana, es lógico que la familia debe recibir a la menor brevedad las prestaciones correspondientes que le ayuden en algún grado a solventar los costos de sus tratamientos médicos”, concluye Ochoa.

Gloria Porras, Francisco De Mata, Mynor Par y Cristina Fernández, pretenden citar a magistrado Neftaly Aldana

Luis Gonzalez
13 de octubre, 2020

Los cuatro magistrados que mantienen su posición de no declarar la cesantía de Neftaly Aldana en la Corte de Constitucionalidad (CC), ahora pretenden citarlo para resolver su situación, denunció la magistrada Dina Ochoa.

Gloria Porras, Francisco De Mata Vela, Mynor Par Usen y María Cristina Fernández, consideran necesario “correr audiencia” a Aldana para tomar una decisión definitiva en su caso.

Sin embargo, Ochoa se opone a esta situación que pondría en riesgo la salud y hasta la vida del magistrado, debido a las consideraciones realizadas en los dos informes médicos presentados en la Corte.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

En una comunicación interna, la magistrada Ochoa hace ver la ilegalidad del procedimiento. Además, indica los riesgos a los que se pretenden someter al magistrado al citarlo de manera directa o por medio de su familia.

A los cuatro magistrados Ochoa les recuerda los informes médicos y lo que pidió su familia.

“… que se abstengan de prorrogar u otorgar nueva licencia sin goce de salario para mi esposo; y con base a esta realidad y al certificado médico adjunto, conozcan y resuelvan la suspensión de mi esposo Neftaly Aldana Herrera, en el ejercicio de su función como Magistrado Titular de la Corte de Constitucionalidad”

En cuanto a la parte legal, la magistrada les recuerda que el articulo 161 de la Ley de Amparo y Exhibición personal y sus reglamentaciones vigentes, establece de manera clara las causales de cesantía.

“Es claro que, al darse las causales de incapacidades propias de los funcionarios judiciales, la Corte de Constitucionalidad es la que debe conocer y resolver sobre la suspensión del magistrado en el ejercicio de su función, que es cesantía que trae como consecuencia la suspensión”, indica Ochoa.

Magistrados podrían cometer un delito

Asimismo, Ochoa les indica que los certificados médicos, sobre todo el del neurólogo, advierte los riesgos a la salud de Aldana.

“El licenciado Aldana está incapacitado para ejercer sus funciones laborales, desde el punto de vista físico así como de su trastorno del habla, incluyendo requerimiento para reposo en casa, con indicación médica de enfermería las 24 horas del día”, indicó al final el certificado médico del neurólogo.

 “Exponerlo a una nueva situación de estrés puede desencadenar con su muerte u otro evento cerebrovascular causado por algunos de los magistrados de esta  Corte, que es un órgano garante de los derechos humanos, y contrario a esta misión, podría arrastrar al tribunal o a parte de sus integrantes, a la comisión de hechos delictivos como lesiones culposas u homicidio culposo“, agrega Ochoa.

“Ante la claridad del certificado médico último y la solicitud de los familiares, citar o dar audiencia al colega Neftaly Aldana en las condiciones gravísimas, como indiqué, es un trato, no solo ilegal, sino  cruel inhumano y degradante, es temerario…”, enfatiza la magistrada.

La imposibilidad de citar al magistrado Aldana

Al final de su comunicación, la magistrada Dina Ochoa les presenta interrogantes a los cuatro magistrados que se niegan a declarar la cesantía de Neftaly Aldana.

“¿Como se le va a dar audiencia sino puede hablar ni escribir tal como se indica el informe neurológico?, ¿cómo se le va a dar audiencia si tiene parálisis de la parte dominante derecha de su cuerpo?”

Y agrega, “¿cómo se le da audiencia si el magistrado ni siquiera sabe de la muerte de nuestro colega Bonerge Mejía?, ¿cómo se le va a dar audiencia si tiene complicaciones cardiovasculares y cuenta con un marcapasos con complicaciones adicionales a las secuelas de derrames sufridos?

“¿Cómo se le va a dar audiencia si necesita tener una enfermera las 24 horas del día?, ¿cómo se le va a dar audiencia si tiene un implante medio para hacer sus necesidades fisiológicas?”

“¿Como se le va a dar audiencia si no puede movilizarse?, ¿cómo se le va a dar audiencia si no tiene capacidad para seguir una conversación normal y fluida?”

Dina Ochoa resalta que “por esa audiencia, el Estado podría ser demandado y condenado por la CIDH por los efectos en los Derechos humanos del magistrado Aldana y su familia”.

“Estos son parte de algunos de los planteamientos de la figura que se quiere realizar y que definitivamente rechazo totalmente y que no incurriré en la comisión de un hecho delictivo, conformando un tribunal violador de derechos humanos”, enfatiza la magistrada.

“Finalmente les pido cordura, que, si hay sinceridad en el cariño manifestado y respeto a la vida de nuestro Colega Aldana, es lógico que la familia debe recibir a la menor brevedad las prestaciones correspondientes que le ayuden en algún grado a solventar los costos de sus tratamientos médicos”, concluye Ochoa.