Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Unicef: El covid-19 amenaza con empeorar la desnutrición crónica

Redacción República
11 de enero, 2021

En Guatemala, la búsqueda de casos de desnutrición infantil están ocultos por la pandemia, en medio de las emergencias de salud y nutrición causadas por covid-19. UNICEF incrementa esfuerzos para localizar y salvar la vida de niños con desnutrición aguda en comunidades en Guatemala.

Aunque Erick Samuel vive en medio de una zona montañosa a dos horas de la capital departamental y a siete horas de la capital nacional, llegar a este joven de 20 meses es una cuestión de vida y muerte. Erick Samuel es uno de los muchos niños que sufren desnutrición en Huehuetenango, donde la pandemia ha agravado el aislamiento, el desempleo y la falta de acceso a alimentos.

“No podía caminar solo, no estaba tan activo. Tenía miedo y me preguntaba cómo podría recuperarse de esta desnutrición ”, recuerda Flor Clemente, el padre del niño y agricultor local.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Poco acceso

El acceso a la atención médica es un desafío para la familia: el centro de salud básico más cercano está a dos horas de distancia, mientras que el hospital más cercano está a cuatro horas. 

En marzo, la pandemia de covid-19 agregó dificultad a una situación ya compleja. “Cuando el coronavirus llegó a Guatemala, tuvo un fuerte impacto en la seguridad alimentaria debido a las dificultades existentes para asegurar el ingreso básico: falta de oportunidades laborales formales e informales y una caída en las remesas que reciben las familias del exterior, explica María Claudia Santizo, especialista en nutrición de UNICEF.

La especialista agrega que el resultado es menos comida en los hogares, lo que lleva a una disminución en la disponibilidad de alimentos para los niños y desnutrición infantil es el mayor problema de Guatemala.

Unir fuerzas

La pandemia y el aislamiento hicieron que el acceso a los servicios de salud fuera aún más desafiante para ciertas poblaciones, sumado al hecho de que muchos profesionales de la salud tuvieron que concentrarse en la crisis de salud y dejar otras tareas desatendidas. 

De ahí que, mientras el país estaba paralizado por un toque de queda, UNICEF decidió unir fuerzas con el gobierno en la búsqueda activa de casos de desnutrición aguda: si las familias no podían llegar a los centros de salud, entonces las brigadas de UNICEF saldrían a buscarlos.

Desde julio de 2020, trece brigadas, cada una integrada por un nutricionista y tres asistentes, han analizado a 14 mil 433 niños menores de cinco años en Huehuetenango, detectando 257 casos de desnutrición aguda y severa. 

“El 68% de los casos que hemos encontrado no habían sido detectados previamente por los servicios de salud. Esto demuestra lo efectivas que son las brigadas ”, concluye Santizo.

Los especialistas diagnostican la desnutrición midiendo la circunferencia de la mitad del brazo de cada niño con una cinta métrica desechable para evitar la posible transmisión de covid-19, un cambio provocado por la pandemia cuando se tuvo que reemplazar el método tradicional de medición de la altura y el peso. 

Cuando se detecta un niño desnutrido, se notifica a los servicios de salud, se elabora una historia clínica con la información del niño y se ofrece al paciente un tratamiento de suplementos vitamínicos y desparasitación. 

“Cuando nos encontramos con un caso de desnutrición aguda, lo primero que hacemos es preguntar si el niño ha estado enfermo para entender qué pudo haber provocado la reducción de la ingesta alimentaria”, explica Elisa Anleu, nutricionista y coordinadora de las brigadas de nutrición en Huehuetenango . 

“Luego les explicamos a los padres o tutores que el niño tiene bajo peso corporal y discutimos algunos de los peligros potenciales si el caso no se trata”, agrega. Tal fue el caso de Erick Samuel, cuyo encuentro con una brigada de Unicef ​​cambió su destino.

Los miembros de la brigada que viajan por la zona promueven la lactancia materna exclusiva, brinda importantes consejos sobre las formas de preparar y servir alimentos para los niños y, en medio de la pandemia de covid, ofrecen consejos generales sobre higiene y precauciones adicionales: “En la mayoría de las comunidades, la gente usa máscaras faciales. A veces vemos que la higiene dentro de algunas casas no es óptima, y ​​eso es algo que tenemos que considerar ahora durante la pandemia ”, explica Anleu.

UNICEF / UN0373501 / Billy / AFP-Services

Mirando hacia el futuro

Para asegurar que toda esta información tenga un impacto real en la comunidad, las brigadas buscan involucrar a diferentes actores, como el Consejo Comunitario de Desarrollo local – que reúne a líderes locales – los ministerios de Salud Pública y Alimentación, Agricultura y Ganadería. y la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional.

El trabajo se está haciendo en el contexto de la pandemia, pero el funcionamiento de las brigadas puede resultar valioso incluso después del covid-19: “Lo más importante aquí es el surgimiento de un modelo que pueda utilizarse para responder más rápidamente en caso de de una emergencia ”, afirma el especialista de UNICEF.

Mientras tanto, los padres de Erick Samuel miran hacia el futuro. Brenda Alva, la madre del niño, está embarazada de su segundo hijo y está segura de que la información que ha recibido de las brigadas nutricionales la está ayudando a cuidarse mejor y evitar que el niño nazca con deficiencias o problemas de salud.

Su esposo Floro se ha involucrado más en la nutrición de su hijo. “Aprendí a alimentarlo, lo que puedes y no puedes darle, dependiendo de su edad. Si no hubiera sido por esto, mi bebé podría haberse enfermado ”.

Floro muestra con orgullo a su hijo dando algunos pasos, lento pero seguro. “Hemos notado un cambio en él, en comparación con antes. Gracias [a las brigadas de nutrición] pudimos atenderlo por su bajo peso y desnutrición”.

La familia pasó de la incertidumbre a la esperanza, planeando llevar a Erick Samuel a la escuela cuando cumpla cinco o seis años. “Lucharemos para que al menos pueda terminar la primaria o la secundaria, tal vez hasta estudiar una profesión”, imagina Floro.

*Información y material gráfico de UNICEF

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR