21° GUATEMALA
23/05/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Los jóvenes migrantes centroamericanos ven la era de Biden como una oportunidad para ingresar en EE. UU.

Redacción República
14 de marzo, 2021

La nueva administración está tratando de aliviar las políticas fronterizas de Trump sin causar una nueva ola de migrantes.

A fines del mes pasado, el adolescente hondureño Elder Cruz fue retenido por las autoridades de inmigración mexicanas cerca de la frontera sur de México con Guatemala y deportado a Honduras.

Pero eso no detiene al joven de 15 años, un huérfano que dice que planea probar suerte en la frontera de Estados Unidos nuevamente. Será en los próximos meses porque “Trump ya no es presidente de los Estados Unidos y hay uno nuevo”. A pesar de que no conoce el nombre del presidente Biden.

“Mis amigos me han dicho que con el nuevo presidente será más fácil entrar a Estados Unidos”. Eso dijo Cruz, quien vive en el violento barrio pobre de Villeda Morales cerca de la ciudad hondureña de San Pedro Sula.

En partes de México y América Central, muchos posibles migrantes no siguen los detalles de la política de inmigración de EE. UU. Pero están de acuerdo en una cosa: probablemente sea más fácil relacionarse con Biden que con Trump. Estas regiones son la fuente de la mayor parte de la inmigración ilegal a Estados Unidos.

Precisa o no, esa percepción es un factor clave para alimentar el creciente número de menores no acompañados y familias que se presentan en la frontera.

En enero, 5.707 menores, en su mayoría adolescentes, llegaron a la frontera solos, frente a los 4.855 del mes anterior. Se espera que ese número aumente nuevamente cuando se publiquen los datos de febrero esta semana.

El aumento pone de relieve las dificultades que enfrenta la nueva administración de Estados Unidos para revisar lo que llama las draconianas políticas de inmigración de Trump. Ello sin causar una nueva ola de migrantes que conduzca a una crisis en la frontera. También amenaza con sobresaturar los refugios para niños del gobierno de EE. UU.

La Casa Blanca no respondió a una solicitud de comentarios.

El drama de los migrantes

Desde la muerte de su madre hace más de dos años, Cruz ha llevado una vida errante, comiendo y durmiendo en diferentes casas de amigos. Dice que come una o dos veces al día porque no gana suficiente dinero para comprar alimentos.

“No sé leer ni escribir, así que solo puedo trabajar como albañil y ganar muy poco”, dijo. “Voy a viajar de nuevo y espero entrar en los Estados Unidos. Quiero tener una vida mejor, no hay nada que hacer aquí”.

La administración de Biden ha detenido la política de la administración Trump de devolver a los menores no acompañados a sus países de origen, en lugar de retenerlos en un refugio del gobierno de EE. UU.

Antes de liberarlos en esa nación, después de una prueba de covid-19, los menores son entregados a un patrocinador adulto o familiar, en espera de los procedimientos de inmigración para determinar si pueden quedarse o deben ser deportados.

Si bien la administración considera que esto es una política más humana, los republicanos en el Congreso dicen que está alentando a más menores a aparecer en la frontera. Se están llenando los refugios y potencialmente se causa una crisis.

La administración también está deshaciendo lentamente la política de Trump que obligó a los solicitantes de asilo adultos a esperar en México. Ello mientras sus casos pasaban por los tribunales de inmigración de EE.UU. la mayoría de los casos de asilo finalmente se rechazan.

La administración Biden ha comenzado a permitir el ingreso de algunos de los que han estado esperando en casos durante años en México.

Incluso, mientras realiza estos movimientos, el Gobierno ha tratado de reducir las expectativas entre los posibles migrantes. Les dice a través de mensajes en las redes sociales que los cambios en el sistema llevarán tiempo.

“No estamos diciendo ‘No vengas’”

La semana pasada el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas se pronunció. “Estamos diciendo, ‘No vengan ahora porque no podremos entregarles un proceso [de asilo] seguro y ordenado lo más rápido posible'”.

La Embajada de los Estados Unidos en Guatemala publicó un breve video en Twitter el sábado, advirtiendo a los posibles migrantes sobre los riesgos de intentar ingresar ilegalmente a los Estados Unidos, incluido un viaje arduo y peligroso a través de México.

Ese mensaje de que los solicitantes de asilo son bienvenidos, pero aún no, es ambiguo y alimenta las esperanzas de los migrantes, dijo Gabriel Romero, director de un refugio para migrantes en el sur de México.

El refugio de Romero en Tenosique, cerca de la frontera con Guatemala, atendió a unas 6 mil personas en enero y febrero, más del total de 5 mil que llegaron durante todo el 2020, cuando la pandemia casi detuvo los flujos migratorios.

En la actualidad atiende a 250 personas, la mayoría de Honduras. De ellos, 25 son menores no acompañados y alrededor de 100 son miembros de la familia.

Uno de estos migrantes, es un joven de 17 años que salió de Honduras en noviembre con la esperanza de que el nuevo presidente de Estados Unidos fuera más acogedor con jóvenes como él. Se quedó sin dinero en el sur de México y consiguió una visa humanitaria que le permitió trabajar unos meses. Dijo que planeaba reanudar su viaje hacia el norte en los próximos días.

“Creo que ahora será más fácil para nosotros entrar a Estados Unidos”, dijo por teléfono desde el refugio de Tenosique. “[Biden] parece más amigable, parece una buena persona. No tiene un corazón malo como Trump, pero es un hombre de buen corazón “.

Muchos que aspiran a migrar están en constante comunicación con familiares que ya se encuentran en Estados Unidos. Les asesoran sobre cómo y cuándo partir cuando las condiciones son más favorables, dijo José Luis González, un sacerdote jesuita que encabeza la rama guatemalteca de la organización sin fines de lucro jesuita, Red de migrantes.

“Las noticias de lo que está sucediendo en los EE. UU. llegan con bastante rapidez a estas comunidades. Cuando se cambia el mensaje o la política, eso tiene un impacto inmediato en las comunidades de origen”, dijo.

Si bien la inmigración ilegal en general a los EE. UU. ha disminuido en las últimas dos décadas, el número de niños no acompañados de Guatemala, Honduras y El Salvador que llegan a la frontera sur de los EE. UU. comenzó a aumentar hace una década. Las detenciones fronterizas alcanzaron un pico en 2019 con 76 mil, según datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU.

La migración se desaceleró considerablemente el año pasado durante la pandemia, cuando el miedo a contraer covid-19 hizo que muchos migrantes se quedaran en casa.

Pero, los factores subyacentes que causan la migración han empeorado. La pobreza endémica, los bajos rendimientos de los cultivos debido al clima extremo, la violencia de las pandillas, el impacto económico de la pandemia de coronavirus y dos huracanes que azotaron la región en noviembre, están empujando a los jóvenes a dirigirse hacia el norte.

En la ciudad maya guatemalteca de Colotenango, la migración se ha acelerado en los últimos meses después de una pausa durante la pandemia, según Gloria Velásquez, una madre soltera cuyos ingresos dependen de las remesas de cuatro de sus seis hermanos en Estados Unidos.

“La gente aquí dice que es un buen momento para irse, para estar en la frontera”, dijo Velásquez, de 32 años. “El rumor es que los niños pueden entrar”.

Dijo que ha estado considerando ir con su hija de 10 años, Helen Ixchel, o enviarla sola.

Por lo general, la familia encuentra una “persona de confianza” en la comunidad, que a menudo es un migrante deportado que conoce bien la ruta, para llevar a los niños a la frontera, con la esperanza de que puedan reunirse con familiares en Estados Unidos, dijo Velásquez. Igualmente, dijo que ha pospuesto la decisión porque considera que el viaje es demasiado peligroso.

Haydee García, quien administra un programa para evitar que los menores emigren hacia el norte para la organización benéfica Save the Children, en Joyabaj, otro municipio guatemalteco, dijo que en los últimos meses, más personas están considerando hacer el viaje a los EE. UU.

Florencio Carrascoza, alcalde de Joyabaj, comentó que la masacre de al menos 16 migrantes guatemaltecos en México en enero ha asustado a algunos posibles viajeros.

Pero dijo que, a pesar del miedo, la migración es difícil de prevenir sin importar qué administración estadounidense esté a cargo. “El sueño americano es algo que todos tenemos”, dijo. “La inmigración es muy difícil de detener”.

—Santiago Pérez y José de Córdoba en la Ciudad de México contribuyeron a este artículo.

Por: Juan Montes a juan.montes@wsj.com

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER