Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

El covid-19 se propaga en el Amazonas y pone en peligro a una tribu antigua

Redacción República
03 de octubre, 2020

El covid-19 está infectando a los Yanomami, quienes son especialmente vulnerables debido a su aislamiento, mala atención médica y alta sociabilidad.

Arnaldo Sanuma, quien vive en las profundidades del Amazonas, no sabía que el presidente de Brasil es Jair Bolsonaro, pero estaba al tanto de la pandemia que azota al país.

Recientemente, el miembro de 24 años de la tribu indígena Yanomami, caminó y remó en su canoa cinco horas desde su aldea en las profundidades del Amazonas hasta otra aldea. Una de casas con techo de paja para hacerse la prueba de covid-19 por médicos del ejército brasileño.

“Estamos muy preocupados. Hemos estado escuchando sobre el coronavirus ”, dijo Sanuma, quien al igual que otros yanomami, es delgado como una caña y apenas mide 5 pies de altura.

Llevaba pintura roja en la frente para la ocasión y una máscara para protegerse contra el virus mientras esperaba en una base militar por las pruebas.

La pandemia ha arrasado el mundo, matando a alrededor de 1 millón de personas, incluidas más de 140.000 en Brasil, solo superada por Estados Unidos en muertes. El virus ha llegado ahora a algunos de los rincones más remotos del mundo. Incluidas partes de la selva amazónica donde los yanomami han vivido durante más de un milenio.

El Amazonas contiene decenas de tribus que han mostrado poco interés en integrarse a la sociedad moderna. Con atención médica limitada o nula, los expertos temen que los Yanomami y otras tribus puedan ser diezmados por el covid-19.

Estas zona es poblada por personas que, según los funcionarios de salud, son susceptibles a enfermedades respiratorias,

De los 27.000 yanomamis estimados en Brasil, los funcionarios de salud del gobierno han registrado alrededor de 700 casos positivos de covid-19 y al menos seis muertes.

Aunque docenas de yanomamis se infectaron en pueblos fuera de su territorio, las autoridades sanitarias yanomamis dicen que la mayoría de ellos contrajeron el virus en la jungla. Ello demuestra que la pandemia ha invadido comunidades forestales donde la atención médica moderna es inadecuada.

Al otro lado de la frontera en Venezuela, donde también viven los yanomami, hay decenas más de personas infectadas, dicen organizaciones que abogan por la comunidad.

“El contagio se está acelerando semana tras semana en todo el territorio”, dijo Junior Hekurari Yanomami, presidente de la organización de salud Yanomami.

Con casi 40.000 habitantes en una franja de jungla del tamaño de Dakota del Sur entre Brasil y Venezuela, los yanomami han sido la tribu más famosa del continente. Desde que asombrosos estudios antropológicos contaron por primera vez la historia de los cazadores-recolectores al mundo exterior en la década de 1960. El antropólogo Napoleon Chagnon generó fascinación mundial con su libro de 1968, “Yanomamo: The Fierce People”, que documenta cómo los hombres de las aldeas asaltaron otras aldeas para apoderarse de sus mujeres.

Los investigadores externos que ingresaron en el territorio Yanomami invariablemente venían enfermedades, desde el sarampión y la influenza en el siglo XX hasta la gripe porcina mundial en 2009. En estos días, algunos dicen que los mineros ilegales que invaden el territorio Yanomami han traído el virus.

Los yanomami y otras personas de los bosques profundos son particularmente vulnerables a nuevos virus como el covid-19 porque no es raro que luchen contra la malaria, la hepatitis, los gusanos redondos y otras enfermedades al mismo tiempo, debilitando su sistema inmunológico.

“Si covid se afianzara entre los yanomamis u otros grupos indígenas, sería catastrófico”, dijo Raymond Hames, un antropólogo estadounidense que ha estudiado a los yanomamis durante décadas.

“Podría ser la influenza o el resfriado común o la tuberculosis; son inusualmente sensibles a las dolencias que actúan sobre los pulmones”.

En la tierra yanomami no hay hospitales, solo pequeños puestos de salud, estructuras rudimentarias donde se ofrecen tratamientos sencillos.

El ejército brasileño trae médicos y suministros. En Venezuela, el sistema de salud colapsó hace años, con el personal médico haciendo poco más que realizar programas de vacunación en territorio indígena.

Covid-19 se extiende en todo el mundo

En las islas Andaman de la India, por ejemplo, varios miembros de la tribu Great Andamanese dieron positivo recientemente para covid-19.

Se han recuperado, dijo la organización de defensa Survival International, pero existía la preocupación de que los cazadores furtivos o los pescadores pudieran traer el virus de nuevo. Además de propagar infecciones a otros isleños que tienen aún menos contacto con el mundo exterior, como los sentineleses.

“Las tribus no contactadas y recientemente contactadas corren un riesgo extremo por el coronavirus”, dijo Sophie Grig, investigadora principal de Survival International, refiriéndose a los grupos que viven en completo aislamiento o que recientemente han comenzado a interactuar con el mundo moderno.

En América del Sur, un número creciente de yanomamis se ha aventurado fuera de su territorio en las últimas décadas a pueblos selváticos en el borde de la selva tropical, donde intercambian arcos y flechas por vajilla o jabón.

Pero llegar a su comunidad, incluso hoy, sigue siendo un viaje, que requiere un vuelo en avión de 276 millas desde la capital provincial de Boa Vista en el extremo norte de Brasil, sobre un mar verde aparentemente interminable, antes de llegar aquí en el corazón de los Yanomami cerca de la frontera con Venezuela.

Es una franja de bosque poco visitada por forasteros, una tierra de pájaros cantores y jaguares, peces gigantes de río y tapires de la selva.

Como sus antepasados, los yanomamis cazan jabalíes y monos utilizando flechas con puntas de veneno de la planta curare. Son expertos recolectores, capaces de encontrar frutos secos ricos en proteínas, y también plantan mandioca, plátanos, batatas, papayas y bananas.

Sus vidas también son duras e incluso brutales, según numerosos estudios. Algunos antropólogos cifran la esperanza de vida en tan solo 25 años, debido a los entornos inhóspitos y la falta de atención médica moderna. Las tasas de fertilidad son altas y las mujeres suelen tener al menos cinco bebés.

La distancia natural de los Yanomami del Brasil moderno y sus ciudades y pueblos brinda cierta protección contra una pandemia, dicen los antropólogos. Pero los líderes yanomami, y los grupos que abogan por los pueblos indígenas de Brasil, afirman que 20.000 mineros han invadido el territorio y han portado el virus.

Las autoridades estiman que hasta 4.000 mineros se encuentran en territorio yanomami en este estado, Roraima, pero afirman que es imposible decir si trajeron la pandemia.

“Pudo haber sido un indígena, uno que ha ido a un pueblo a visitar a un familiar o ha ido a una tienda en algún lugar”, dijo Robson Santos da Silva, secretario de la Secretaría Especial de Salud Indígena, una agencia brasileña.

Lo que está claro es que una vez que el virus ha llegado a una aldea en la jungla, puede propagarse entre los yanomami.

“Incluso el resfriado común puede causar una epidemia”, dijo Kenneth Good, un antropólogo estadounidense que vivió entre los yanomami durante años.

La propia cultura de los Yanomami los hace vulnerables, dicen Good y otros antropólogos.

Los miembros de la comunidad son muy sociables y emprenden caminatas largas de una aldea a otra para visitar a sus familiares, lo que ahora podría ayudar a propagar el coronavirus. Los yanomami también residen en casas comunales grandes y circulares, compartiendo no solo un techo, sino también alimentos y utensilios. Duermen uno al lado del otro en hamacas.

Otro problema es que, dado que a menudo no hablan portugués o español y tienen dificultades para comunicarse con los funcionarios de salud. Los Yanomami tienen problemas para entender el concepto de cómo el virus pasa de una persona a otra, dicen los funcionarios de salud.

“Algunos piensan que la enfermedad es un hechizo mágico que se les lanza”, dijo Elayne Rodrigues Maciel, experta en las comunidades indígenas que trabaja para la agencia indígena estatal, Funai. “Es difícil convencerlos de que usen máscaras”.

Hay otros obstáculos para combatir la pandemia

En un pueblo, Surucucu, las mujeres se perforan los labios y la nariz con palos largos que sobresalen hacia afuera casi como bigotes, lo que imposibilita el uso de una máscara. Los yanomami no tienen fácil acceso a los productos de higiene, aunque codician el jabón de manos, que generalmente se obtiene de los visitantes de fuera.

Muchos de los que habían llegado a la base del ejército en Auaris habían caminado hasta seis horas. Las mujeres llevaban a los niños pequeños todo el camino en cabestrillos en el pecho. Una vez aquí, se quejaron de dolor de muelas y estómago, lo que subraya su precaria salud, dijo un médico que los estaba tratando.

Muchos de ellos se han dado cuenta cada vez más de que la nueva enfermedad infecciosa ha matado a sus compañeros yanomami, y algunos han seguido el consejo de los ancianos: se han adentrado en la selva para aislarse con sus familias.

Culturalmente, prefieren no hablar sobre los difuntos, lo que plantea problemas a las autoridades que intentan determinar cómo se propaga una infección. Muchos simplemente no ven el virus como su problema, pensando que es una enfermedad del hombre blanco.

“No hay coronavirus aquí. Está en Boa Vista ”, insistió un curandero yanomami de Surucucu, que se hace llamar DC3 Yanomami.

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR