Política
Política
Empresa
Empresa
Investigación y Análisis
Investigación y Análisis
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Agenda Empresarial
Agenda Empresarial

Comienza el juicio contra los opositores que aspiraron a la Presidencia de Nicaragua

El régimen de Ortega los acusa de conspiración para menoscabar la integridad nacional

Fotografía de archivo fechada el 26 de abril de 2021 que muestra a Félix Maradiaga, precandidato opositor a la Presidencia de Nicaragua, durante una cita ante el Ministerio Público en Managua (Nicaragua).
Agencia EFE
15 de febrero, 2022

El juicio contra Arturo Cruz, Félix Maradiaga y Juan Sebastián Chamorro, que aspiraron a ser candidatos opositores a la Presidencia de Nicaragua en las pasadas elecciones y son acusados de conspiración para menoscabar la integridad nacional, comenzó este martes en un complejo policial, informaron sus familiares y organismos humanitarios.

Otros cuatro opositores encarcelados, el exvicecanciller José Pallais, el dirigente empresarial José Adán Aguerri y las dirigentes Tamara Dávila y Violeta Granera, también están siendo juzgados a puertas cerradas, dijo el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) en una declaración.

De acuerdo con el Cenidh, los siete están en el banquillo de los acusados ante el juez Quinto de Distrito Penal de Juicio de Managua, Félix Salmerón Moreno.

Los enjuiciados forman parte de un grupo de 40 convictos acusados por delitos de traición a la patria o lavado de dinero arrestados en el contexto de las elecciones generales de noviembre pasado, en las el presidente Daniel Ortega obtuvo una cuestionada reelección.

¿Quiénes son los acusados?

Cruz, de 67 años, era precandidato presidencial por la opositora alianza Ciudadanos por la Libertad (CxL) y fue sacado de la competencia cuando faltaban tres meses para las elecciones de noviembre de 2021.

Fue embajador en Estados Unidos entre 2007 y 2009 del Gobierno de Ortega, de quien se distanció, y fue detenido en junio por agentes de la Policía Nacional en el Aeropuerto Internacional de Managua cuando regresaba de una gira por Washington.

Es hijo del fallecido Arturo Cruz Porras, exmiembro de la Junta de Reconstrucción Nacional y luchador antisomocista, que también fue embajador de Nicaragua en Washington durante el primer régimen sandinista (1979-1990).

Maradiaga, nacido en 1976 y líder de la Unidad Nacional Azul, es un académico y activista de raíces liberales que fue apresado después de declarar ante la Fiscalía, donde le confirmaron que le habían abierto una investigación.

Creció exiliado en Estados Unidos y fue secretario general del Ministerio de Defensa con el Gobierno de Enrique Bolaños (2002-2007).

Dirigió el Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (Ieepp) y fue acusado por supuestamente provocar el estallido social contra el Gobierno de Ortega en abril de 2018.

Denunció a Ortega ante el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) por violaciones a los derechos humanos.

Sobrino de la expresidenta Violeta de Chamorro

Chamorro, economista y sobrino político de la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro (1990-1997), era precandidato a la Presidencia por la alianza CxL (de centroderecha).

Fue viceministro de Hacienda y Crédito Público y secretario de Coordinación y Estrategia en el Gobierno de Bolaños.

Fue director ejecutivo de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, que fue contraparte del Ejecutivo en una mesa de negociación con la que se buscaba una salida pacífica a la crisis que vive Nicaragua desde 2018.

De 2014 a 2019 dirigió la no gubernamental Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), un centro de pensamiento independiente, y también fue director del programa estadounidense Cuenta Reto del Milenio en Nicaragua.

Según el Ministerio Público, que había anunciado que los juicios serían orales y públicos, los opositores son juzgados por haber violentado la Constitución Política, la Ley de defensa de los derechos del pueblo a la independencia, la soberanía y autodeterminación para la paz, la Ley de seguridad soberana y el Código Penal de Nicaragua.

Los juicios se han celebrado a puerta cerrada en El Chipote, una celda ubicada en la Dirección de Auxilio Judicial de la Policía Nacional.

Ortega ha tildado a los opositores encarcelados de "traidores a la patria", "criminales" e "hijos de perra de los imperialistas yanquis".