17° GUATEMALA
30/11/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Gran expectativa por las primeras fotografías a todo color del telescopio James Webb

El mundo de la astronomía está expectante por las primeras fotografías a color del telescopio James Webb y el evento podrá seguirse de forma virtual. 

Impresión artística del telescopio James Webb, que el próximo día 12 mostrará sus primeras imágenes a todo color. (Foto: Efe)
Agencia EFE
08 de julio, 2022

¿El telescopio espacial James Webb sorprenderá con sus impresionantes imágenes del universo, como lo hizo el Hubble durante tres décadas? Las dudas se despejarán el próximo martes 12 de julio con la publicación de sus primeras fotografías a color.

Los objetivos cósmicos acaban de ser revelados por las agencias espaciales que colaboran: las nebulosas de Carina y del Anillo del Sur; el Quinteto de Stephan (un grupo de cinco galaxias en la constelación de Pegaso); el exoplaneta WASP-96b (a 980 años luz), y el cúmulo de galaxias SMACS 0723.

Aunque ya se conocen los protagonistas, pocos detalles más han transcendido, por lo que el mundo de la astronomía está expectante.

Las primeras imágenes a todo color, no se sabe aún cuántas, no se desvelarán a la vez, sino una a una, desde las 14.30 horas GMT (8:30 hora de Guatemala) junto a los primeros datos espectroscópicos, y posteriormente habrá una rueda de prensa.

Antes de todo ello habrá intervenciones, que podrán seguirse de forma virtual, de responsables de la NASA, la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Agencia Espacial Canadiense, que colaboran en este telescopio.

El telescopio más grande y avanzado en el espacio se centra, con estas instantáneas, en los temas científicos que serán el foco de su trabajo: el universo primitivo, la evolución de las galaxias a través del tiempo, el ciclo de vida de las estrellas y otros mundos.

Primeras pruebas desde febrero 

Las del martes no serán las primeras imágenes en absoluto, pues en estos meses ya se han difundido algunas, pero su objetivo era comprobar que los espejos del telescopio estaban perfectamente alineados y enfocados.

Desde febrero ha enviado pruebas. La primera, de baja resolución, para comprobar la correcta alineación de los 18 fragmentos que forman su espejo principal, retrataba a la estrella HS 84406.

En marzo mostró una esplendorosa y luminosa 2MASS J17554042+6551277, esta ya en color. Además, siguiendo el signo de los tiempos, James Webb se hizo un selfi en el que se ven los 18 segmentos de su espejo primario reflejando la luz.

Y poco después el protagonismo fue para la Gran Nube de Magallanes, una pequeña galaxia satélite de la Vía Láctea, en la que se podía ver un denso campo de cientos de miles de estrellas.

"Estas imágenes han cambiado profundamente mi forma de ver el universo. Estamos rodeados de una sinfonía de la creación; ¡hay galaxias por todas partes!”, dijo Scott Acton, uno de los científicos que trabajan con el observatorio espacial, tras ver la Nube de Magallanes.

Se trata de fotografías que han mostrado ya una definición sin precedentes de la visión infrarroja, que es uno de los puntos fuertes del Webb frente al Hubble, que opera fundamentalmente con luz visible.

Viaje de 1.5 millones de kilómetros

James Webb está ahora totalmente listo para comenzar su misión científica y lo demostrará con esta imágenes que abrirán los ojos a una nueva etapa de la astronomía y de mirar el universo.

Una aventura que comenzó el 25 de diciembre de 2021, cuando fue lanzado desde el puerto espacial que la ESA tiene en la Guayana Francesa.

Desde allí viajó 1.5 millones de kilómetros, hasta el conocido como punto Lagrange 2, para empezar un milimétrico y sofisticado proceso de despliegue.

Primero el escudo solar -tan grande como una cancha de tenis-, luego el espejo secundario y después el primario, una serie de operaciones que era la primera vez que se realizaban y se fueron cumpliendo con la precisión de relojero suizo.

Y luego la puesta a punto de sus cámaras, espectrógrafos y coronógrafos de última generación, de los que MIRI y NIRSpec tienen participación científica española.

Pero toda gran empresa no está libre de imprevistos. En el Hubble, lanzado hace 32 años, fue descubrir un error infinitesimal en el tallado de su espejo, por el que las primeras imágenes fueron borrosas y hubo que mandar una misión espacial a repararlo.

El imprevisto para Webb se produjo en mayo, cuando un micrometeorito (del tamaño de un grano de polvo) impacto que de un contra uno los segmentos de su espejo primario. En todo caso, los expertos han indicado que sigue funcionado a un nivel que "supera los requisitos de la misión, a pesar de un efecto marginalmente detectable en los datos".

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER
SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER