Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Guatemala
Guatemala
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

La Corte Suprema de México juega a la política

Redacción República
13 de octubre, 2020

En los cuatro años que le quedan en el cargo, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador aún puede gobernar como un autócrata. Pero una toma de poder está en suspenso por ahora, gracias a una decisión de la Corte Suprema que verificó su último intento de pisotear a sus oponentes.

Dicho esto, el peligro aún acecha porque la decisión del tribunal superior se mete tontamente en la arena política. A medida que AMLO —el presidente es conocido por sus iniciales— nomine nuevos miembros a la corte en los próximos años, aumentará el riesgo para la República.

México tiene una democracia representativa que garantiza los derechos de las minorías. López Obrador no es fanático. Prefiere la “democracia participativa”, que utiliza manifestaciones callejeras y referendos populares para resolver asuntos políticos. En esta visión del mundo, la voluntad de la mayoría, no el estado de derecho, es el camino hacia el progreso.

Mientras aún era presidente electo, López Obrador organizó un referéndum público para apoyar su objetivo de cancelar el nuevo aeropuerto en las afueras de la Ciudad de México, casi un 40% de avance. En marzo realizó otro referéndum, que canceló una nueva cervecería cerca de Mexicali.

Ambos proyectos habían superado obstáculos ambientales y regulatorios. Ninguno de los dos votos fue legalmente vinculante y la participación de ambos fue baja. Pero López Obrador declaró la victoria y cerró ambas operaciones.

Solo estaba calentando; el presidente llama a su agenda para México la “cuarta transformación”. Visualiza la centralización del poder como lo fue en la década de 1970 y un papel más fuerte para el Estado en la economía. Culpa al liberalismo económico de las disparidades de ingresos, la corrupción y la violencia.

Esta línea de razonamiento ha hecho popular a López Obrador. Pero en una democracia liberal moderna, es probable que las instituciones que protegen las libertades civiles, la propiedad privada y el estado de derecho se interpongan en el camino del populismo y el nacionalismo que él cree que es mejor para el país.

La solución de AMLO a este problema es utilizar su popularidad para desencadenar una Revolución Francesa contra la modernización de la economía durante los últimos 25 años.

En ese sentido, solicitó a la Corte Suprema que permita un referéndum jurídicamente vinculante sobre si México debe “investigar y, en su caso, sancionar la presunta comisión de delitos de los expresidentes Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox Quesada, Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto antes, durante y después de sus respectivas administraciones ”.

Esto parece ridículo, pero es una buena apuesta que el presidente pensó que podía intimidar a los jueces, y sin inconvenientes. Si declaraban inconstitucional su petición, también podría etiquetarlos como miembros corruptos del establecimiento.

El problema central fue que ninguno de los ex presidentes mencionados en la pregunta ha sido acusado de ningún delito. Como sabe cualquier estudiante de derecho de primer año, la pregunta violaría los derechos civiles básicos porque la ley no investiga a las personas. Investiga delitos. Todas las personas en la república mexicana tienen derecho a la presunción de inocencia.

El alto tribunal ya está politizado pero ni siquiera él podía ignorar esta realidad. Los jueces votaron 6-5 a favor de la constitucionalidad de la pregunta, pero luego inmediatamente la reescribieron y aprobaron la nueva pregunta 8-3. Ahora se planteará a los mexicanos si están a favor de “un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los últimos años por los actores políticos”.

Cualquiera que haya seguido las decisiones políticas del presidente del Tribunal Supremo de los Estados Unidos, John Roberts, reconocerá la estrategia detrás de la gimnasia mental de esta decisión. Para evitar una reacción violenta presidencial, los magistrados bloquearon la cuestión inconstitucional sin decirlo.

El presidente del Tribunal Supremo Arturo Zaldívar puede haber sido inteligente al derrotar la pregunta propuesta sin entregar a AMLO, nada con lo que estrangular a los magistrados en los discursos públicos. Sin embargo, la pregunta sigue siendo inconstitucional y, al negarse a sellarla así y escribir su propia pregunta, la corte hace política por sí misma.

Eso no puede ser bueno. Como escribió el profesor de derecho mexicano Martín Vivanco Lira la semana pasada para la revista Nexos, México ahora tiene al “guardián de la Constitución actuando de manera inconstitucional”.

A pesar del clima de temor que la pregunta del referéndum de AMLO habría creado entre sus oponentes, su verdadero propósito era reunir a la multitud antes de las guillotinas y crear entusiasmo el día de las elecciones intermedias en junio. AMLO está dándole vueltas de otra manera, pero la nueva pregunta, que se planteará después de esas elecciones, es deliberadamente plana y saca el drama de su teatro político.

La corrupción política es un problema en México que necesita investigación, pero el gobierno de López Obrador parece no estar interesado en usar su poder bajo la ley para enjuiciar. Con una excepción, el fiscal general no ha presentado cargos contra exfuncionarios gubernamentales de alto rango a pesar de las afirmaciones del presidente de que administraciones anteriores robaron al tesoro público.

No hay misterio aquí. El enjuiciamiento exitoso de políticos destruiría la narrativa de que las instituciones democráticas de México no son capaces de hacer justicia. AMLO no puede permitir eso.

Escriba a O’[email protected]


SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR