Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

La misión suicida de Chile

Redacción República
10 de noviembre, 2020

Una sociedad libre nunca corre más riesgo que cuando las expectativas aumentan más rápido que los resultados. De todos los esfuerzos para explicar por qué Chile se encuentra en la cúspide del suicidio político y económico colectivo, esta obviedad tiene más sentido.

El 25 de octubre, los chilenos votaron por una nueva constitución. Las encuestas pronosticaron el proceso de reescribir la ley más alta del país aunque ello se perfila como un desastre.

Es probable que una nueva constitución ponga en riesgo el modelo de capitalismo democrático que llevó la pobreza chilena a menos del 10% en 2018, desde casi el 70% en 1990.

Chile también tuvo la mayor movilidad social en un estudio de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos de 2018, de 16 países miembros. Es difícil entender por qué existe un respaldo popular para hacer estallar un sistema que ha tenido tanto éxito.

Una pista es la lentitud económica que causó la presidenta socialista Michelle Bachelet (2014-18) con impuestos más altos y una fuerte regulación. El presidente de centroderecha Sebastián Piñera no ha podido cambiar las cosas. Sin embargo, el bajo crecimiento por sí solo no explica este paso radical.

Sin duda, las fuertes dosis de adoctrinamiento marxista en las universidades chilenas, la “igualdad” de ingresos de los intelectuales y los medios de comunicación han inclinado al país hacia la izquierda.

Pero, Alexis de Tocqueville señaló algo en “Democracy in America” cuando escribió que: “el odio que los hombres sienten por los privilegios aumenta en la medida en que los privilegios se vuelven cada vez menos considerables, de modo que las pasiones democráticas parecen arder más ferozmente cuando tienen menos combustible (…) Cuando todas las condiciones son desiguales, ninguna desigualdad es tan grande como para ofender la vista, mientras que la más mínima diferencia es odiosa en medio de la uniformidad general “.

Esto suena cierto en Chile, donde, a medida que la población ha mejorado, aunque dañada por el estancamiento económico provocado por Bachelet, también se ha enojado más. Los sentimientos de bienestar y seguridad se han desvanecido mientras el bosque político se ha amontonado con la yesca seca del idealismo colectivista.

Muchos chilenos parecen creer que una nueva constitución arreglará las cosas, al estilo de la Venezuela de Hugo Chávez de principios de la década de 2000. La analogía no es perfecta pero, como observó Mark Twain sobre la historia, rima.

La extrema izquierda justifica su demanda de una nueva constitución señalando al general Augusto Pinochet, quien gobernó el país como un dictador en 1980 cuando se adoptó la constitución actual.

Sin embargo, esa constitución estableció un proceso para el retorno de la democracia a partir de 1988. Pinochet entregó el poder pacíficamente en 1990.

Una serie de gobiernos de centro izquierda, elegidos democráticamente hasta 2010, enmendaron la constitución para profundizar la democracia al tiempo que protegían la propiedad privada y la independencia del banco central. Sin embargo, los militantes han convencido a los chilenos de que la fuente de su descontento es el documento original.

Los partidarios del referéndum dicen que fue un proceso “democrático”. Ciertamente es mayoritario. Pero, los chilenos seguramente se sentirán decepcionados si el objetivo es un nivel de vida más alto y mayores oportunidades. La nación tendrá suerte si termina el ejercicio a la par del empobrecido estado benefactor argentino.

Es una buena apuesta que la nueva constitución tratará de satisfacer el clamor populista por la justicia social aumentando el poder monopolista del estado para redistribuir la riqueza.

A menos que los chilenos demuestren ser excepcionales en su capacidad para evitar esta tentación, espere un documento que se lea como una letanía de aspiraciones inalcanzables.

El ex presidente brasileño Fernando Henrique Cardoso, apenas un hombre de derecha, advierte sobre el problema en sus memorias de 2006: “El presidente accidental de Brasil”. Cuando su país salió de la dictadura en 1987 y su Congreso se preparaba para redactar una nueva constitución, Cardoso fue puesto a cargo de la redacción de reglas. Esto le dio un asiento de primera fila, a medida que se desarrollaba el proceso. “Todos los grupos de interés brasileños imaginables surgieron con demandas (…) No importa cuán ridícula sea la solicitud, el Congreso nunca pudo rechazarla “.

Cardoso calificó los privilegios consagrados en la versión final de “absurdos”, y no solo porque Brasil era demasiado pobre para cumplirlos. También estaba “tratando de crear un estado de bienestar” en el “momento de la historia en el que los estados de bienestar de Europa estaban colapsando”.

En Chile, tanto la izquierda como la derecha esperan tener minorías de bloqueo en la convención. Se supone que esto moderará el resultado. Sin embargo, a menos que la versión final también requiera la aprobación de dos tercios de la convención, un punto aún no acordado, existe una alta probabilidad de que la nueva constitución sea un desastre incoherente.

La situación se pondrá aún más difícil si no se llega a un acuerdo. Después de todo, la izquierda ganó este referéndum luego de que Piñera no pudo contener los violentos ataques de quema y saqueos desatados hace un año en la nación. Por ende, no es tanto un ejercicio de civismo como una rendición a los terroristas de izquierda, que es poco probable que retrocedan porque pierden en política.

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR