Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Guatemala
Guatemala
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Los temas pendientes de nuestra ciudad, que está de fiesta

Redacción República
15 de agosto, 2015

El 15 de agosto es el principal día de celebración de la feria de Jocotenango, nuestra ciudad está de fiesta. Se celebra el día de la Virgen de la Asunción, patrona de la urbe capitalina, que este día en procesión recorre las principales calles del centro histórico.

Según la Municipalidad de Guatemala, la primera fiesta en honor a la Virgen de la Asunción se celebró en una comunidad indígena localizada en Chinautla en 1550, en la Parroquia Vieja que poseía una imagen de la virgen y que actualmente se ubica en la zona 6 de esta capital.

Pero ¿por qué se llama también Feria de Jocotenango? Existen referentes históricos que desde 1620 ya se realizaba la feria de Jocotenango en el pueblo del mismo nombre que estaba aledaño a la ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala, hoy la Antigua Guatemala. Este pueblo también fue trasladado y asentado junto con la capital en el Valle de la Ermita en 1777, constituyéndose en un municipio y construyendo edificaciones como su iglesia.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Con este traslado la feria de la Virgen de la Asunción se convirtió en un festejo importante para la sociedad de aquel entonces.

En 1879, Justo Rufino Barrios suprimió el Municipio de Jocotenango y lo anexó junto a su feria al ciudad capital, su iglesia fue demolida y la plaza transformada en el hipódromo del norte. Manuel Estrada Cabrera construyó el Templo de Minerva en 1901 y el Mapa en Relieve en 1905.

El 10 de julio de 1928 se emitió un acuerdo que nacionalizó la Feria de Jocotenango y estableció que los días de la celebración serían el 13, 14 y 15 de agosto.

Recuperar el brillo de le tacita de plata

Cuentan que en el siglo 18 la ciudad de Guatemala era “una tacita de plata” no solo por su limpieza y orden, sino también por su diseño y trazo renacentista.

Sin embargo, su incontrolable crecimiento ha hecho que pierda “su brillo”. No se trata solo de problemas estéticos sino incluye también temas de fondo. Sus partes menos agraciadas son tan notorias que el año pasado fue nombrada como “la ciudad más fea del mundo” por El sitio U.cityguides, un portal dedicado a promocionar destinos turísticos. Aunque muchos no están de acuerdo con esa afirmación porque también la urbe tiene sus encantos.

Incidentes como estos no deben despertar solo la indignación y debates en las redes sociales, sino el deseo de identificar los problemas más importantes y buscarles soluciones. Para empezar, hay que ponerle atención a las propuestas de los candidatos a alcaldes y pensar bien el voto.

Luis Linares López, de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asies) señala que sin ánimo alarmista puede afirmarse que la mayor parte de municipios enfrenta una situación de creciente pérdida de legitimidad, derivada, entre otros aspectos, del incumplimiento de funciones prioritarias para la calidad de vida de la población; y de la corrupción que existe en el manejo de sus recursos.

Sus problemas principales

En cuanto a la gobernanza, la investigación de Linares señala que dos de los problemas es que se ha deteriorado la naturaleza democrática del municipio y además hay un déficit en el funcionamiento de los Concejos Municipales.

Otra deficiencia es la ausencia del servicio civil municipal, pues fundamental para el funcionamiento eficaz y eficiente de toda organización es la existencia de un servicio profesional o de carrera.

En cuanto a las finanzas y atención de competencias, el estudio de Asies menciona que es cierto que hay una brecha grande entre los recursos disponibles y las necesidades en materia de servicios públicos. Pero también es indudable que no hay un manejo adecuado de los recursos disponibles.

Otro aspecto es el incumplimiento y abusos en la función recaudadora. También mencionan el despilfarro y la corrupción, así como la insuficiente atención de funciones prioritarias.

En cuanto a la participación ciudadana y rendición de cuentas, el analista opina que hay un deficiente funcionamiento de los espacios de participación, una ausencia de la consulta a los vecinos y falta de transparencia.

Los temas que más nos preocupan

Del análisis de Asies se desprende que por las deficiencias mencionadas se puede entender por qué los temas más sensibles para el capitalino no llegan a ser resueltos.

Para empezar, los servicios públicos municipales deben mejorar. Dos ejemplos son los drenajes que no reciben mantenimiento y el transporte urbano que da un servicio muy malo, mientras que el Transmetro no cubre toda la demanda.

También hay que buscar una solución al tráfico vehicular que se agrava cada año al punto que afecta la vida de los residentes. También debe mejorarse la recolección y tratamiento de la basura y el uso del suelo. Otros temas que le preocupan al capitalino son el agua, el alumbrado público y la seguridad.

Es también cotidiano el malestar de quienes circulan por la ciudad debido al abuso de autoridad de los agentes municipales. Consideran que su actuar es prepotente al imponer multas y poner cepos.

No son pocos los analistas que mencionan que una solución a la problemática sería retomar el concepto de distrito metropolitano, este fue propuesto por Manuel Colom Argueta pero no se implementó. Este se basa en que la periferia creció a tal grado que ya existe un distrito central más amplio.

Este abarca la ciudad de Guatemala y toda su periferia, es decir Mixco, Villa Nueva y otros municipios que son parte del distrito central y no de la Municipalidad de Guatemala. Es por eso que se necesita un alcalde que asuma el compromiso de revisar este tema.

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR