Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Soy patojo: ¿Cómo aprendo a VOTAR?

Redacción
01 de agosto, 2014
“Cuando hayas agotado tus derechos constitucionales para reformar un gobierno, utiliza tus derechos revolucionarios para derrocarlo.” 
Esta motivante frase fue pronunciada por Abraham Lincoln en 1865 para recordarle a los nacientes ciudadanos de la primera República presidencial del mundo, que en ellos, siempre residiría el poder último de transformar, modificar pero sobretodo preservar los valores esenciales del por qué de un gobierno republicano. 
Guatemala evidentemente no es un país naciente. Pero cada cuatro años, nos ofrece la posibilidad constitucional de escoger nuestro gobierno.
Y más que la posibilidad de escoger nuestro gobierno, nuestro país nos ofrece la oportunidad de re-inventarnos cada 4 años como ciudadanos. 
Ahí donde hace 4 años existía un adolescente de 14 años de edad preocupado por los problemas cotidianos que trae la reciente secundaria, el divorcio de sus padres, o los chiveos de hablarle a la chavita de la clase de sociales, hoy puede existir un naciente adulto joven de 18 años con criterio y anhelos para su país y su vida. 
Es un joven que en este 2014 posee por su edad, la posibilidad de hacer lo que sus padres, hermanos mayores, jefes y compañeros de estudio o trabajo no están ni estuvieron dispuestos a hacer en su época. 
Me refiero a poner en acción el único recurso inagotable que poseemos todos: su mente, para por primera vez en la historia de sus vidas, tomar las riendas de su destino. Confiar en si mismos, en sus propios criterios, valores y sueños para exigir de los que ya andan en busca de empleo en el gobierno, el plan de trabajo que los haga merecedores de recibir su voto joven. 
Pero ¿Cómo le hace este joven re inventado para ir a votar si se encuentra desmotivado? 
¿Si no tiene ni idea de qué es un sistema gobierno porque le han enseñado que “de nada sirve saberlo vos porque nunca vas a vivir con uno que funcione”? 
¿Si por cada piedra pintada, cada poste manchado y cada cancioncita en la radio de lo que este joven se queja es que ninguno de los 27 partidos que buscan chance tiene un plan concreto, fácil y entendible de qué hacer con las quebrantadas instituciones de una República que solo en papel existe? 
¿Cómo le hacen estos chavos para confiar y votar por el equipo que les ofrezca y le cumpla las condiciones básicas de seguridad y justicia que desesperadamente se necesitan para que su vida no se vea aniquilada, para que su propiedad no le sea robada y para que todas sus libertades le sean garantizadas? 
La verdad es que si el joven no sabe a dónde quiere ir, cualquier camioneta lo lleva. 
Y esta es la condición actual de la mayoría de ese 43% de votantes con esas complicadas edades comprendidas entre los 18 y los 35. 43 de cada 100 votantes guatemaltecos tienen entre 18 y 35 años. ¿Será que es justo decir que este país está tomado por los “viejos”? 
¿Cómo van a ir estos jóvenes a votar si primero no saben qué es lo que quieren de un gobierno? 
¿Cómo contratas un empleado si no sabes ni para qué labores lo estás contratando? 
¿O qué? Me van a decir que un va y compra un celular sin antes saber para qué sirve y que aplicaciones ofrece? 
Me van a decir que van al salón de belleza las chicas entre 18 y 35 años y se dejan cortar el pelo por alguien que no le han recomendado y que ni sabe cómo trabaja?
¿Me van a decir que antes de pagarle a una universidad para que les den clases en una carrera, primero no se dedican mínimo a investigar de qué se trata esa carrera? 
Por qué si con 18 años o más, ya son pilas para contratar peluquero, servicio de internet, de celular, para escoger universidad y para conseguir chance, ¿Cómo es que no saben contratar al empleado que debe estar ahí para proveerles de seguridad y justicia para que puedan vivir en un país donde las oportunidades lluevan, donde la vida se goce y no donde se SOBRE-viva?? 
Retomando la frase de Lincoln, si tenemos el poder constitucional de reformar el gobierno, queda en ese 43% iniciar la REVOLUCIÓN MENTAL que nos lleve a derrocar lo inservible, a cambiar lo rescatable y poner un sistema de gobierno que respete la vida, la propiedad y la libertad de los jóvenes guatemaltecos y de los ancianos también.
SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR