Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Selección de fútbol hace foro para mejorar el deporte

Redacción República
21 de agosto, 2014

Al encuentro asistieron expertos y aficionados del fútbol de distintos países. La corona del foro fueron las conferencias de las selecciones de Brasil y España 2014. La Verde-amarela habló sobre la forma en que se debe desempeñar un equipo en un Mundial y criticó a la selección alemana por su actuación en el último de estos campeonatos. España por su parte hizo recomendaciones para tener un brillante partido inaugural como campeones.

Sobra decir que este foro nunca se llevó a cabo, pero sí hubo uno parecido esta semana: el Foro Regional Esquipulas. Bajo un mismo techo se reunieron políticos cuyos nombres no evocan buenos recuerdos pero que vinieron a darnos recomendaciones para mejorar el país (me pregunto yo con qué autoridad moral). El encuentro fue organizado por la Fundación Esquipulas del expresidente Vinicio Cerezo, aquel que produjo una inflación del 60% y que lideró un gobierno corrupto. Pero poco importa que usted critique a Cerezo, porque su fundación es financiada con dinero suyo y mío. Basta ver la ley del presupuesto general de la nación de los últimos años para ver que la Fundación recibe ¡Q 1,500,0000.00 anuales!

Lo más destacado del foro fue la conferencia del presidente de Ecuador Rafael Correa. Muchos en la izquierda se alegraron de su visita, de lo que vino a decir y de lo que ha hecho en su gobierno y esa es otra de las cosas que me cuesta entender de ellos: critican cuando un gobierno trata de callar a la prensa, sin embargo elevan a categoría de ejemplo a seguir a un presidente que se ha enemistado con la prensa de su país al grado de crear el delito de linchamiento mediático y sancionar a medios críticos con su administración.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Se dice que su gobierno ha hecho buena economía: ha desarrollado sectores como la electricidad, telecomunicaciones y recursos naturales, invirtiendo $27 mil millones en ellos. También ha aumentado la obra pública (elevando el gasto público) y el nivel de desempleo es bajo. Pero no todo lo que brilla es oro. El economista ecuatoriano Diego Guerra, de CORDES, explica que el gobierno de Correa “muestra buenos indicadores macroeconómicos, pero estos logros se atribuyen a un modelo político insostenible. La falta de un buen nivel de inversión extranjera directa (en 2013 apenas fue de $700 millones), un déficit fiscal que cada año aumenta (provocado por los altos niveles de gasto del gobierno) ponen en peligro la sostenibilidad del sistema.” Actualmente el gobierno puede determinar qué porcentaje de los préstamos bancarios deben ir a obras para el desarrollo de Ecuador y ha tomado medidas para apropiarse de fondos privados, como la reforma a la Ley de Telecomunicaciones, “en la cual el Estado se apropia del 12% de las utilidades de las operadoras móviles privadas (Claro y Movistar)”, es decir, más intervencionismo estatal para “corregir” el intervencionismo anterior.

Pero démosle el beneficio de la duda a Correa por un momento, aceptemos que su política económica ha sido decente, ¿es suficiente para llamarlo buen estadista? ¡NO! Él adolece de aquél mal común en nuestras tierras: el caciquismo. Como buen aprendiz de dictador ha llegado a creer que él es imprescindible para Ecuador, por lo tanto debe prolongar su estadía en el poder. La gente bien lo puede querer por ahora, el problema surge cuando ese amor se consume y no hay forma de sacarlo del poder más que por la violencia o en caso llegue a morirse y no haya quién llene sus zapatos. La lección para América Latina será siempre la misma: la estabilidad y prosperidad se fundan en las instituciones, no en los hombres.

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR