Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Deuda inmoral

Redacción República
04 de agosto, 2014

El Ministro de Finanzas anunció que el Gobierno espera aprobar un presupuesto de setenta mil millones de quetzales para 2015, financiado con más deuda. 

Al Ministro como casi a cualquier burócrata, no se les ocurre analizar si lo que quieren gastar es coherente con la riqueza que efectivamente se produce. Y es así como mientras el crecimiento del gasto público en promedio en los últimos años se acerca al 15%, el crecimiento del PIB no supera pero ni en las proyecciones más agresivas el 4.1%. El gasto de gobierno crece cuatro veces más rápido que la producción. 
Basta con revisar la integración por origen del PIB de Guatemala del último año, y darse cuenta que lo que el Gobierno abusivamente quiere seguir gastando, equivale a la producción de los sectores de industria manufacturera y agricultura, ganadería, pesca y silvicultura juntos; o a la suma de lo producido por el sector comercio, construcción y transporte y comunicaciones. 
La premisa de quienes proponen presupuestos grandes es que el gasto de gobierno tiene como objetivo mejorar la competitividad del país, de sus empresas, y de sus habitantes, a través de brindar seguridad, justicia, educación, salud e infraestructura. Si esto fuese cierto, lo veríamos reflejado en el crecimiento del PIB que en cierta medida es un reflejo de la competitividad, y por lo tanto debiese tener un efecto igual de positivo en el empleo. 
Es inmoral que el gasto siga aumentando, así como también es aún más inmoral que los diputados sigan aprobando nueva deuda, sin siquiera fiscalizar -como les ordena la Constitución- cuál ha sido el desempeño de la ejecución de préstamos que ellos mismos han aprobado anteriormente. 
El caso del préstamo GT-P5 aprobado según Decreto 100-2005 por un monto de Q.633.6 millones (83.1 millones de dólares). Ejecución financiera casi finalizada, según reporte de la Dirección General de Caminos se han ejecutado Q.617.5 millones a Enero 2014. Fue aprobado con una tasa de interés del 0.75%. y un plazo de 40 años que incluye 10 años periodo de gracia, lo que quiere decir que a partir del próximo año, empezaremos a pagar los intereses correspondientes. El destino del mismo, se supone eran 5 tramos de carretera y un puente en el proyecto identificado como ‘zonapaz’ ubicado en la ruta nacional 7E y que según la página web de la Agencia de Cooperación Internacional de Japón JICA el proyecto estaba programado para finalizarse en Agosto del 2011. Sin embargo, mientras escribo, no solo el proyecto no ha sido finalizado, pues apenas dos de cinco tramos están totalmente entregados, sino que en Agosto del año 2012 el Congreso de la República aprobó el decreto 17-2012 por otros 152 millones de dólares para mejoramiento de carretera zonapaz II. Tres distintos gobiernos y legislaturas han pasado, demostrando su total incapacidad para ejecutar, supervisar, finalizar y lo más importante fiscalizar un proyecto que se supone permitiría a miles de guatemaltecos del área rural de por lo menos tres Departamentos mejorar su calidad de vida. 
Por cierto, cuando el primero de estos dos préstamos fue aprobado, un niño, de esos que hoy son migrantes nacía en Alta Verapaz. Y si se llegara a pagar en el plazo establecido, talvez cuando cumpla 40 años podrá celebrar que terminó de pagar el primero de muchos préstamos aprobados inmoralmente por generaciones de politiqueros. 
Mientras sigamos creyendo en un sistema obtuso en donde el Estado se encarga casi de todo, los incentivos en la práctica seguirán siendo los de la repartición de tajadas, sin importar el costo, ni quien lo pague, entre más grande el presupuesto mejor, hay más para repartir.
SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR