Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Fuera, extranjeros revoltosos

Redacción República
07 de agosto, 2014

Porque se permite la intromisión
de extranjeros que entran al país con visa de turista, se involucran con
organizaciones sindicadas de crear confrontación y caos en las regiones
indígenas e inclusive propician ataques contra los pobladores?


Esa es la pregunta que aún no ha
sido respondida por el Gobierno de Otto Perez Molina ni por el Ministro de
Gobernación Mauricio López Bonilla.


A diferencia de los medios de
comunicación tradicional, que todo callan, todo esconden y en la mayoría de
casos tienen agendas ideológicas ocultas; en las redes sociales que se han
convertido en el verdadero termómetro que mide el pulso de la ciudadanía vemos
impactantes imágenes de extranjeros infiltrados en marchas que atentan contra
la libre locomoción.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Vemos también, hombres y mujeres
rubios, de porte nórdico, infiltrados en hechos violentos como los de la Puya,
o ataques armados en las hidroeléctricas de Huehuetengango y San Marcos.


En la zona central del país, las
brigadas de Paz hacen su aparición pública en medio de las áreas de
conflictividad y apoyando a grupos recalcitrantes como el Comité de Unidad
Campecina (CUC), quien tiene sobre sus hombros sendas denuncias por atacar con
machetes y palos a pobladores, por oponerse al desarrollo y la inversión y
causar serios conflictos, que han parado en trágicos eventos en las áreas donde
operan.


Hay noruegos, holandeses,
canadienses, españoles, chilenos, austriacos y un sin fin de personajes que
vienen a terruño guatemalteco a causar más caos e inestabilidad, que operan
impunemente amparados en ONGS de ayuda humanitaria, sin permisos de migración.


Lo que estamos viendo es la
inoperancia e ineptitud de las autoridades para poner un alto a estos abusos
que al final solo pizotean la soberanía nacional.


Yo quisiera preguntar a los
gobiernos de Europa que pasaría si un guatemalteco llegara a sus tierras a
alborotar poblaciones, a incitar a la violencia, a acompañar marchas para que
se opongan a la inversión, al desarrollo, a la creación de fuentes de trabajo?
Qué pasaría si un guatemalteco llegara a sus tierras con palos y machetes a
amenazar a los empresarios y los pobladores de las áreas aledañan donde operan
sus negocios?


Que pasaría si un guatemalteco
llegara a un país Europeo a encabezar marchas usando la violencia y la represión?
Esa es la pregunta que aún no responden los grandes donantes que tiran millones
de euros en Guatemala y hacen del conflicto un gran negocio.


Y mientras los europeos responden
a mis interrogantes, me atrevo a preguntarle al Presidente Pérez Molina y el
ministro López Bonilla: Dónde están sus pantalones? Porqué no se los han puesto
todavía?


Hasta cuando vamos a permitir que
pisoteen nuestra soberanía nacional estos extranjeros revoltosos?


Sígame en twitter sgereda


Facebook Sylvia Gereda Valenzuela


Blog Sylvia Gereda.com

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR