Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

¿Cuánto vale un voto en Guatemala?

Redacción
26 de agosto, 2015

Todos dicen que el voto de los guatemaltecos no tiene precio y que no puede comprarse, pero no es cierto. Lo que sucede es que nosotros no le damos valor a un derecho que desde cualquier punto de vista es inmensamente valioso.

Podemos analizar este desde el punto de vista económico-financiero y veremos claramente que el valor es muy alto.

Tomemos en cuenta el monto del Presupuesto General de la Nación, que anualmente esta rondando los 70 mil millones de quetzales (Q 70,000,000,000). Si multiplicamos esto por los cuatro años que dura un período presidencial, podemos concluir fácilmente, que estamos hablando de alrededor de 280 mil millones de quetzales en las manos de una persona y su grupo de allegados, con lo que hace gobierno.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

En primera instancia bastaría con imaginar y tener conciencia de lo que este monto, de billetes con denominación de un quetzal, puede significar. Creo que podríamos llenar más de un edificio con estos billetes, desde el suelo hasta el techo, de no sé cuantos pisos. La visualización de tal suma, no sólo nos daría la conciencia de la cantidad, sino que nos preocuparía sobremanera, por la responsabilidad que ponemos en las manos de un extraño.

Asumiendo que de los casi 7 millones de guatemaltecos empadronados, tengamos alrededor de 65 por ciento de votos válidos, podemos hablar de cerca de los 4 millones de personas que deciden por aquellos, que no eligen siquiera, a quién los va a gobernar. De esta suerte cada persona que vota bien, estará entregando con este voto, la no despreciable cantidad de Q 60 mil quetzales, en un cheque firmado en blanco a los responsables del gobierno que se eligió. Personajes que decidirán por todos nosotros si lo invierten, lo gastan o lo dilapidan.

Lo que no me hace ninguna lógica es ver, como hay personas en este país, que por defender un celular de 180 quetzales o incluso un machete que no pasa de Q 50, están dispuestos a perder la vida por este bien insignificante. Sin embargo, cuando ponemos en manos de nuestras autoridades el recaudo de tal cheque firmado en blanco, cada cuatro años, ni siquiera nos inmutamos. No pedimos garantías a nadie, ni referencias personales, ni financieras, ni antecedentes penales o policiacos, ni plan de trabajo con metas: sostenibles, medibles, alcanzables, realizables y con tiempos. Mucho menos los comprometemos a evaluaciones de desempeño. Acaso nos presentan un presupuesto desglosado y con anticipación. ¿Evaluamos la tasa interna de retorno de nuestra inversión? Alguien podrá decir que esto no importa pues estas millonarias cantidades de dinero vienen del gobierno. Yo me pregunto: ¿de dónde realmente salen? ¿Es un regalo del cielo? Pues vienen de los impuestos y estos salen directamente de la bolsa y el esfuerzo de todos. Algunos pensarán que solamente los pagan los ricos o las entidades legales y fiscales. Tampoco es correcto, pues los pagamos todos cuando compramos un agua gaseosa, cuando tomamos un autobús, casi hasta cuando respiramos. O no es cierto, que el Gobierno, efectúa un pago a quienes conservan los bosques que producen el oxígeno. Acaso no pagamos un alto porcentaje, en impuesto, del combustible que transporta los vegetales y granos que nos alimentan, hasta el agua que se bombea del suelo, y la ambulancia que nos lleva a un hospital o la carroza fúnebre que nos lleva a nuestra última morada. Lo más triste es que quienes más lo pagan son los más pobres que creen no pagarlos, pues las grandes empresas los recuperan total o parcialmente y tienen especialistas en justificar que gran parte de estos, les sean devueltos.

Hay muchas personas que todavía creen en las patrañas que les decían ex-presidentes como Portillo o Vinicio, pues les decían lo que querían oír. Les juraban que defendían a los pobres, sin darse cuenta que si fueron los “Presidentes de los pobres”, porque han multiplicado la pobreza en este rico país. Empero, hay todavía guatemaltecos que extrañan a estos politicastros, que con su discurso populista, pues siendo cortos de entendimiento todavía creemos que las mentiras que nos dijeron eran ciertas y que ellos eran blancas palomitas. Algunos recientemente se han dejado comprar un cheque en blanco por 70 mil quetzales (su voto) por un par de láminas o un bono en efectivo de Q 500 por familia, antes de la votación. Otros han recibido una cantidad mensual por llevar a sus hijos a la escuela o una bolsa solidaria con maíz y frijol picado, pensando que esto viene del gobernante que se la da de su propia bolsa. Que incautos al dejarse estafar de esta manera, simplemente se endosa el cheque al que más mienta.  Los últimos piensan que si no están de acuerdo,  al anular su voto protestan por algo. Nada más equivocado. Pues al no ejercer el voto y escoger entre los candidatos que nos impone esta partidocracia, dejan que otros elijan. Y que el voto de los demás represente mayor cantidad de efectivo en este cheque en blanco. Por lo menos escojamos al menos peor para que dilapide nuestros impuestos.

El Presidente, este empleado de todos los guatemaltecos. Sí, a esta persona a quien damos nuestra confianza y en quien delegamos nuestro futuro. Es a quien estamos agradecidos por estafarnos y mentirnos. ¡Y no pasa nada! Y de paso les delegamos la entrega de la asignación, que por ley les toca a los alcaldes, del 12 por ciento del presupuesto. Para que con este dinero, nuestro presidente y su equipo los plieguen a su antojo y con estos recursos compren sus voluntades políticas. Este dinero debiera ser invertido de la manera más eficiente en los municipios, que es donde más se necesita. Estamos dándoles recursos que son de todos los tributarios. Este monto sobrepasa los 35 mil millones de quetzales (Q 35,000,000,000) por período presidencial, los cuales debieran ser distribuidos de una manera equitativa entre los 337 municipios o mejor aún de forma prioritaria entre los que más lo necesitaran. Asumamos que la mitad de esta asignación presupuestaria fuera distribuida equitativamente entre estos municipios. Esto nos daría por lo menos 45 millones para cada uno de ellos. Pensemos en que la tercera parte de este monto fuera invertido en carreteras y caminos pavimentados, y asumiendo el costo de un kilómetro en 1 Millón de quetzales, esto nos resultaría en casi 15 kilómetros de pavimento por municipio del país. Se imaginan cuantas fuentes de trabajo se generarían solamente de la ejecución de esta obra, sin tomar en cuenta los beneficios en costo por sacar productos y ahorro en combustible, entre muchos. Casi 5 mil kilómetros de red vial por cada cuatro años. El resto puede ser puentes, centros de salud, escuelas y obras de inversión, NO SALARIOS ni robos, mucho menos pago de deuda.

Ahora preguntémonos donde se invierte el 88% restante del Presupuesto General de la Nación (PGN), es decir 257 mil millones (Q 257,000,000,000). Asumamos que este monto pueda dejarle un 15% al sistema de Justicia. Podemos distribuir más de 218 mil millones en los 13 ministerios y las 14 Secretarias, dejando suficientes recursos para que pudiera cada uno de los ministerios ejecutar su función. Priorizando en aquellos como los son los que proveen Seguridad, Salud y Educación además de carreteras de primer orden,  principalmente. ¿Donde está tal cantidad de millones? ¿Acaso es manejada en fideicomisos a través de ONG´s? ¿Cómo es posible que un Ministerio de Agricultura no llegue ni siquiera a u 1 por ciento del PGN? Tomando en cuenta que vivimos en un país agrícola.

En cuanto al Congreso, solamente de salarios se gastan más de 215 millones en los cuatro años, sin tomar en cuenta los pagos de gastos de funcionamiento, representación, asesores y no sé que otros. Vale la pena revisar y reducir el número de diputados a no más de tres por departamento o dejar un número fijo de no más de 90, duplicarles o triplicarles el salario. Destinar un monto presupuestado para asesorías transparentes y esto no sobrepasaría de 100 Millones. Incluso podría hacerse una parte del pago por ley aprobada etc. La inversión en el Congreso puede ser mucho mayor pero siempre y cuando esta se refleje en resultados. El salario de un diputado debe ser mejor que el de un ejecutivo de una compañía multinacional de alto nivel, pero el perfil y la capacidad deben ser acorde. De igual manera que el desempeño de un ejecutivo se mide de acuerdo a metas alcanzadas, de la misma manera debiera medirse el de un diputado y sobretodo, debe medirse su actuación de acuerdo a un CODIGO DE ÉTICA, firmado el mismo día que toma posesión. Los representantes nuestros ante el Congreso deben ser los mejores y esto debe regularse. El país es un reflejo de la mediocridad que hemos elegido. También debemos exigir que en caso de no cumplir con la tarea para lo cual los elegimos debe haber un mecanismo que de acuerdo a su desempeño podemos despedirlos o en su caso remplazarlos. No es posible que un diputado que va a devengar un millón y medio en su estadía en el Congreso ejerza, sin control ni supervisión. Y que para llegar allí invierta más de 5 millones. No hace sentido, excepto que algo extraño ocurra. Pero como en este país “piensa mal y acertarás”, dice el refrán. Estos personajes deben estar allí para representarnos no para esquilmarnos ni estafarnos. Debieran ser garantes de que las leyes sean meticulosas, justas, comprensivas y compasivas, con raíz en la verdad.

Lo que no entiendo es como un Presidente diga que el Presupuesto no le alcanza y hay tal cantidad de millones dando vuelta por quién sabe dónde. Con qué cara pueden exigir más impuestos si no pueden manejar lo que ya les hemos dado. Lo otro que no entiendo es a todos estos representantes de la Comunidad internacional o de las fuentes de financiamiento externas que vienen a avalar los pedidos de más recursos. Cuando a todas luces no hay donde debe haber, porque lo dilapidan en corrupción y malos manejos y pagando servicio de deuda por ninguna inversión. Estos personajes o viven en la estratosfera o son parte de este sistema corrompido y cobran sus comisiones a partir de lo que puedan sacar estos gobernantes. De otra manera no me explico cómo se atreven a dar su opinión sin conocer a fondo lo que realmente sucede. Incluso los bien intencionados, si es que los hay, están asumiendo que no se quiere pagar impuestos en beneficio de los que menos puedan tener, pero el problema no está allí. Está en hacia donde se desvían estos impuestos; que a los que los pagamos, nos cuestan el sudor de la frente. Creer que en estos países sin desarrollo vamos a hacer las cosas en sistemas tan corrompidos no es inteligente.

Finalmente creo que como se ha demostrado con números en estas páginas, el voto sí tiene un valor monetario. Y también queda claro que el Gobierno simplemente son empleados de aquellos que los elegimos. Y deben ser sometidos a una evaluación de desempeño para ver si son dignos de ostentar el cargo para el cual fueron contratados por medio de nuestra elección. Lo que también es evidente, es que los guatemaltecos no estamos eligiendo de una manera representativa a quienes nos gobiernan, estamos escogiendo lo que de una manera arbitraria nos deja sobre la mesa esta partidocracia disfrazada de “Democracia”. A pesar que nuestra constitución reza que estamos viviendo en la República de Guatemala.

Lo que debemos reflexionar es que no va a pasar nada diferente, si continuamos haciendo lo mismo, NADA. Recordemos que si un trabajador trabaja mal el responsable de que esto continué, es de aquel que lo contrata y se lo permite. En el peor de los casos la decisión de cambiarlo debe ser nuestra. NOSOTROS, los guatemaltecos, somos los patrones y estos politicastros han sido nuestros malos empleados.

¡DEBEMOS APRENDER A SER BUENOS PATRONES! No hay peor pecado que ostentar el PODER y no ejercerlo

 

 

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR