Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Guatemala no tiembla, ¡late!

Redacción
30 de agosto, 2015

Por Jean Francois Dubois

“Seguramente no somos el mejor país del mundo, pero hoy le estamos dando una lección al mundo, de cómo se construye un mejor país”. Este fue uno de los tantos carteles que pude observar ayer durante la manifestación pacífica en la Plaza de la Constitución, en donde habíamos apenas un grupito, un grupito de cien mil. Muchos otros llamaron mi atención, este me impacto por la verdad tan simple y clara que transmitía.

Durante mucho tiempo Guatemala fue sinónimo de violencia, racismo, pobreza y probablemente en alguna medida lo sigue siendo. A mí me gusta pensar que seguimos siendo violentos pero ahora hacia nuestra apatía, racistas pero hacia la corrupción y pobres pero de temor.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Hoy Guatemala también recorre el mundo como sinónimo de unidad, esperanza, paz. Estamos cambiando paradigmas y con ellos estamos cambiando el mundo. Pero estos cambios no vienen gratis, el gobierno corrupto de Guatemala nos ha estado pasando factura por muchos años y nos ha tocado pagar hasta con la vida de nuestros compatriotas.

Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti entraron a representar el gobierno más corrupto y nefasto de nuestra corta historia democrática. Junto con sus cómplices y secuaces, entre ellos Juan De Dios Rodríguez, Juan Carlos Monzón, Daniela Beltranena y muchos otros, se enraizaron a lo más profundo de las instituciones nacionales y envenenaron al país entero.

Estas personas, aparte de ser acusadas de asociación ilícita, lavado de activos, defraudación aduanera, incumplimiento de deberes y abuso de autoridad, también deberían ser acusadas de homicidio culposo. Ya que en sus manos está la muerte de miles de guatemaltecos gracias al crimen organizado, desnutrición y falta de insumos en los hospitales. Asesinos de la peor clase, de los que a su paso también matan los sueños, la esperanza y la dignidad.

Sin embargo, ese mismo cinismo y descaro fue el que nos dio ese último empujón y aunque parezca irónico fue la pareja Presidencial la que hoy nos une como hermanos. Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti, por primera vez en la historia, lograron unir en una sola voz a las Universidades Publicas y Privadas, a los Indígenas y Ladinos, a las áreas Rurales y Urbanas, a las Organizaciones Campesinas y al CACIF, los de Derecha y los de Izquierda, al MP y la Comunidad Internacional. Un pueblo considerado pluricultural y multilingüe finalmente encontró un objetivo en común por el cual luchar.

Hoy la ciudadanía exige justicia, una justicia que está en manos de instituciones que nos han fallado. El Organismo Judicial y el Congreso de la Republica deben atender el clamor popular, el clamor de sus patrones. Me quiero tomar el tiempo de recordarle a los Jueces y Diputados que su responsabilidad es con el pueblo de Guatemala, no con ningún partido político ni mucho menos personas individuales. Les quiero recordar además que ustedes también tienen familia, hijos, sobrinos, nietos y a sus descendientes también les va a tocar vivir en este país. Está en sus manos ser recordados como héroes o como cobardes, está en sus manos el futuro de su propia sangre.

Hoy Guatemala no tiembla, late!

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR