Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

LIDER: ¿candidatos o gobernantes?

Redacción
31 de agosto, 2015

Existe un mito sobre el comportamiento de los políticos durante el periodo de elecciones. En lo local se dice, “hay que pedirle al alcalde (o diputado) en año electoral porque dicen que sí a todo”. Dicho comportamiento tiene lógica. El político que se postula para una reelección buscará congraciarse con sus electores, aunque los tres años anteriores no haya tenido mucho contacto con ellos.

Sin embargo, si dicho mito fuera realidad, en este momento el Congreso ya hubiera aprobado el antejuicio contra el Presidente Pérez Molina, las reformas a la Ley Electoral y otras leyes importantes. A pesar de que algunas bancadas sí han dado su apoyo y votos, dos partidos en particular, LIDER y PP no han permitido que las demandas de millones de guatemaltecos se vean traducidas en acciones en el Congreso.

¿A qué se debe este comportamiento contradictorio? ¿No estaría en el interés de dichos diputados el congraciarse con los votantes?

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Podríamos argumentar que las lógicas distritales de dichos diputados son diferentes a lo que observamos en la política nacional. Podría ser que los electores de los miembros del Partido LIDER y Patriota no estén tan interesados en los temas de coyuntura, por ejemplo la reforma a la Ley Electoral.

No obstante, las masivas manifestaciones de la semana pasada en todo el país, han cambiado la visión que se tenía sobre el movimiento contra la corrupción. Pareciera que el rechazo al presidente no es exclusivo del área urbana, ni de un grupito, como él lo describía. Tanto datos de encuestas, como las manifestaciones, nos describen una Guatemala rural y urbana que desea la renuncia del hasta ahora mandatario. A pesar de ello, LIDER y Patriota se empeñan en retrasar dichos procesos, y hasta el momento, se han dedicado a cubrirle las espaldas al presidente.

Si bien no sorprende la protección que el Patriota ha dado a Otto Pérez, sí resulta irónico que el supuesto partido de oposición, LIDER, cierre filas alrededor del gobernante.

Desde mi punto de vista esto se debe a un factor fundamental: tanto Manuel Baldizón como los diputados de LIDER consideran que serán los vencedores en las elecciones generales 2015. Esta percepción (errónea) de la realidad, les hace adoptar un comportamiento de gobernantes y no de candidatos. Como resultado, aunque observan su constante descenso en las preferencias de votos, son indiferentes ante las demandas ciudadanas.

El Partido LIDER pareciera temer que la renuncia de Otto Pérez siente un precedente para su “futuro presidente”, Manuel Baldizón. La presidencia de este último estaría constante amenazada por el movimiento ciudadano, que desde ya ha mostrado un alto nivel de rechazo a su persona. Este miedo podría ser el incentivo para que LIDER apoye al deslegitimado Otto Pérez, pues quieren evitar que Baldizón en su momento corra con la misma suerte.

Si los diputados de LIDER tuvieran una mentalidad de candidatos y no de gobernantes, hubieran sido los primeros en aprovechar la caída del partido oficial, para quitar la inmunidad al presidente. No obstante, su arrogancia y miopía les ha hecho creer que no importa lo que pase, sus simpatizantes se presentarán el 6 de septiembre para darles una “indiscutible” victoria.

Sería bueno que los diputados de dicho partido reflexionen sobre sus acciones y entiendan que en política nada es constante ni permanente. El apoyo que el partido había logrado cultivar, sobre todo en áreas rurales, pareciera no ser tan estable. Su desdén a las protestas ciudadanas, así como su defensa del presidente, podrían ser factores determinantes para una derrota de LIDER el próximo domingo.

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR