Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Alternabilidad y Cambio de Gobierno

Redacción
27 de septiembre, 2015

Nuestro sistema democrático tiene varios vicios. Uno de ellos es que las autoridades se cambian todas al mismo tiempo. Este es un vicio del sistema que hace que el mismo sea un sistema electorero y no uno que permita el ejercicio de los principios republicanos de dispersión del poder.

Vemos así que los políticos hacen alianzas “coyunturales” en espera de la elección próxima. Estoy casi seguro que los cambios que se empujan en este país tienen que ver con la elección más que con la presión social que pueda darse. Por ello, conforme lo había expuesto anteriormente, tenemos dos puntos propuestos para lograr mejor dispersión del poder:

  1. Un Congreso que se cambie a mitad de período presidencial;

2. Gobernadores departamentales electos en lapsos distintos al presidente, con potestad de gobierno real en sus jurisdicciones.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

El primer punto, permite que se conformen mayorías distintas al color presidencial. Es nefasto que se tenga un Congreso alineado al presidente. Ya vimos que las manifestaciones del 27 de agosto en Guatemala funcionaron únicamente porque los diputados estaban a una semana de la elección y no declarar con lugar el antejuicio era un costo electoral muy alto. Tenían que demostrar que estaban contra la corrupción imputada o correr el riesgo de no ser reelectos.

El otro vicio es tener gobernadores que son figuras casi decorativas que nombra el presidente a dedo y responden únicamente a él. Considero que gobernadores electos es mejor a gobernadores nombrados.

Además, en ambos casos, las elecciones de diputados y gobernadores deberían ocurrir a mitad del período del presidente. Ya sea el Congreso completo o por mitad, es sano que la elección no sea juntamente con Presidente ni alcaldes. En caso de los gobernadores, es de pensar en elegirlos por elección y, a su vez, modificar sus funciones para que pueda tomar verdaderos gobiernos departamentales. Esto para acercar la Administración Pública a los ciudadanos, como para ser un contrapeso a la concentración del poder ejecutivo. Sano resulta, además, para enfocar, priorizar y hasta fiscalizar ejecuciones de los ministerios. Podría hasta ser el inicio de un experimento federal para Guatemala.

En la próxima entrega seguiremos explorando formas de mejorar el sistema republicano que tenemos.

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR