Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Delicados anacates

Redacción
27 de septiembre, 2015

El sabor del anacate, es uno de los mayores atractivos que ofrece; además resultan bien esperados, al ser ingredientes de la temporada lluviosa y se les conoce también como rebozuelo u hongo amarillo. De manera, que atrae a la vista por su colorido amarillo anaranjado y delicada forma, pero, ¿cuál es el sabor que ofrecen? resultan ligeramente picantes, mientras su aroma es afrutado o a nueces y su consistencia es fibrosa. Los más pequeños, sin tener la forma del sombrero, son los más aromáticos.

Como cualquier hongo, se debe consumir en breve después de su compra o coloque en una bolsa de papel o un recipiente sin tapa y refrigere donde se mantendrán por un par de días. Se limpian con una servilleta, para eliminar cualquier resto de tierra, sin necesidad de lavarlos o si fuera necesario pasarlos brevemente bajo el chorro y secar inmediatamente. No hace falta pelarlos, únicamente corte un poco su base, luego por la mitad y termine de limpiarlos perfectamente.

Es importante tomar en cuenta que los hongos crudos son peligrosos, aún los comestibles, por lo que siempre deberán cocinarse. Para comprender mejor las partes que conforman los hongos son las siguientes: el micelio está formado por filamentos subterráneos que normalmente son invisibles. Durante su reproducción, emergen a partir del micelio sus cuerpos fructíferos, los que son llamados hongos o setas.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Los anacates, son considerados verdaderas exquisiteces en la gastronomía, son incluidos en la elaboración de platillos sofisticados. Los condimentos que les favorecen son ajo, albahaca, perejil, pimentón o tomillo. Van bien con crema o con diversas salsas.

Combinan de maravilla con carnes, pescados, aves, pasta, vegetales y un sinfín de preparaciones, como las mismas ensaladas, donde los hongos también estarán previamente cocinados. Desde una simple preparación, salteados en mantequilla y perejil hasta otras más elaboradas con base a guisados o sofritos. Las legumbres como frijoles blancos, garbanzos o lentejas permiten incluir los anacates, otros vegetales o cubos de jamón o salchichas y resultarán platos sustanciosos o únicos para un almuerzo. De igual manera, un simple arroz al que se le agregue anacates, se convertirá en un platillo apetitoso y variado.

Para preparar una sencilla receta de pollo con anacates, corte los filetes de pollo en fajitas o prepare con las piezas grandes. Selle en aceite de oliva caliente, agregue cebolla en medias lunas a que cristalicen, adicione los anacates, mostaza y vino blanco. Condimente con sal y pimienta y finalmente espolvoree perejil picado.

Por tanto, las opciones son inmensas y con un poco de creatividad podrá disfrutar de un ingrediente de temporada.

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR