Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Democracia y sus controles

Redacción
06 de septiembre, 2015

Esta entrada se publicará cuando no sepamos quién ha ganado.
Mucha gente piensa que la democracia se resume a la elección. La democracia es un sistema para cambiar gobernante, pero no basta con tener un sistema democrático. Sobre la democracia se deben construir una serie de instituciones, controles, pesos y contrapesos que eviten que el favorecido con el voto se convierta en un dictador respaldado por ese voto.
El valor del voto se limita al momento de la elección. Es lo que decide quién gana y quién pierde esa elección. El voto no puede ser una herramienta de opresión de los ganadores sobre todo el resto de votantes.
Esas garantías son, precisamente, las instituciones republicanas. Son ellas las encargadas de dispersar el poder, de limitar el poder y marcar las esferas fuera del alcance del poder de los gobernantes. Un sistema de elección que permite la concentración del poder hace que se creen dictaduras perfectas, a la usanza de la mexicana del PRI o bien, Repúblicas “disque” democráticas, que realizan votaciones, pero tienen un partido único.
Un sistema de elección democrático, universal, periódico, no evita que quien gobierne lo haga con aplanadoras y compadrazgos. Es así que debe explorarse la naturaleza humana para diseñar sobre los procesos democráticos, esos dispersores e incentivos correctamente.
Por ello, Guatemala require, por lo memos:
1. Un Organismo Judicial que se elija por oposición;
2. Jueces que duren lo suficiente en el cargo, garantizado, sin remoción arbitraria;
3. Verdadera garantía financiera;
4. Un Congreso que se cambie a mitad de período presidencial;
5. Gobernadores departamentales electos en lapsos distintos al presidente, con potestad de gobierno real en sus jurisdicciones;
6. Integración a las municipalidades de los mecanismos de resolución de conflictos consuetudinarios, retomando el alcalde la función de “anciano” de la localidad;
7. Cláusula de escape en el pago de tributos;
8. Posibilidad de revocación del mandato del ejecutivo, gobernadores y alcaldes;
9. Cobro y utilización local de impuestos con facultades regladas de modificación de un porcentaje por y para los gobiernos locales.
10. Reintegración de la Corte de Constitucionalidad a la Corte Suprema de Justicia.

Estas son un par de las ideas que podrían ayudar a cambiar nuestro país a modo que todos prosperemos.

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR